Cooperación internacional, la clave ante la post-crisis de la pandemia

Se requiere evaluar y analizar las necesidades de los países más vulnerables para su atención. Análisis. 

Coronavirus

 Se debe garantizar una financiación adecuada para superar la pandemia y proteger a las personas

Archivo particular

POR:
Portafolio
julio 09 de 2020 - 03:04 p.m.
2020-07-09

Para poder regresar a la nueva normalidad global y superar una de las crisis más complejas y diferenciadas que ha sufrido la humanidad, se requiere más que nunca procesos innovadores y de fortalecimiento de la cooperación internacional, teniendo en cuenta, que la solución a la pandemia global, implica que si el virus no se erradica en todos los países, todos los países perderán, porque existiría el potencial de que el virus aparezca de nuevo.

(El asedio de los precios del petróleo). 

En este contexto, la cooperación internacional se convierte en un elemento fundamental que requiere de medidas coordinadas para contrarrestar la pandemia viral y las consecuencias económicas y sociales en los países desarrollados y en desarrollo, lo cual necesita de capacidad financiera para gestionar recursos de los planes de intervención, lograr cambios sociales positivos después de la crisis, reducir o tener consciencia de las fragilidades globales y puede surgir un mayor multilateralismo y una gobernanza global responsable acompañada de políticas redistributivas inclusivas.

(La necesidad urgente de los estímulos financieros). 

La cooperación internacional requiere evaluar y analizar las necesidades de los países más vulnerables a través de la cooperación para el desarrollo, donde se deben analizar los siguientes elementos:

- La situación actual implica cambios en las relaciones internacionales y la cooperación para el desarrollo, que mantendra su alta competitividad, una paradoja entre la creciente demanda de mayor y mejor cooperación, y la disminución de la voluntad de la comunidad internacional para actuar colectivamente.

- En términos generales, la acción colectiva de la comunidad internacional (por ejemplo, soluciones multilaterales) es adecuada para hacer frente a la crisis de salud mundial. Los grupos de interés de salud pública reconocen que es fundamental seguir con un enfoque de "eslabón más débil" (es decir, la situación de salud pública mundial depende de los países con mayor capacidad). Por lo tanto, las soluciones multilaterales funcionan naturalmente. Sin embargo, en un contexto global, donde un número significativo de gobiernos compiten explícitamente para maximizar las ganancias nacionales, la creación de estrategias de ganar-ganar a través de enfoques multilaterales se vuelve considerablemente más difícil de lograr y se da prioridad a la cooperación bilateral.

- Es importante definir entre recuperación económica rápida versus recuperación inteligente. La gestión de las consecuencias socioeconómicas de la pandemia podría conducir a compensaciones percibidas entre "mejor recuperación" y "victorias rápidas". Sin embargo, se requiere un esfuerzo masivo de recuperación socioeconómica. Diferentes grupos de interés están en el proceso de establecer planes para mitigar las consecuencias negativas y trabajar en procesos de recuperación a mediano y largo plazo, lo que requiere recursos financieros, que pueden ser invertidos por varios países de la OCDE hasta cierto punto. Además, muchos otros países (especialmente los países de bajos ingresos) necesitarán un apoyo externo significativo a través de la cooperación al desarrollo en finanzas, tecnologías y conocimiento. Ademas, la búsqueda de victorias rápidas podría descuidar y anular las prioridades fundamentales del desarrollo sostenible y el cambio climático. Por lo tanto, la cooperación internacional debe comenzar con un enfoque de "recuperación inteligente" desde el principio. La cooperación para el desarrollo, durante la pandemia y sus secuelas, se ha presentado con la oportunidad de construir un mejor enfoque para la "recuperación inteligente", que no reproduzca los patrones insostenibles del pasado teniendo en cuenta la agenda 2030 y sus 17 objetivos de desarrollo sostenible.

- Las medidas que tomen los países deben asegurar que son necesarias y proporcionadas, perseguir propósitos legítimos, ser limitados en el tiempo, no discriminatorios y respetuosos del derecho internacional, incluido los derechos humanos. Adoptar un enfoque con perspectiva de género será esencial. Tener en cuenta que la dignidad y los derechos humanos deben permanecer en el centro de la respuesta a la crisis, y que las respuestas deben ser holísticas y centrado en las personas, de acuerdo a la comisión de derechos humanos.

- Se debe garantizar una financiación adecuada para superar la pandemia y proteger a las personas, con especial atención a los más vulnerables, lo cual requiere ayudar a países cuyas economías están en mayor riesgo debido a la pandemia y para mejorar la resiliencia. En este punto, es clave definir nuevas estrategias de cooperación internacional que se focalicen en la salud y estrategias de recuperación efectivas que promuevan desarrollo sostenible.

Estos elementos evidencian que sólo construyendo un mundo más sostenible y resiliente a través de una cooperación internacional innovadora se podran superar las amenaza para la humanidad, que requiere de un aprendizaje de los errores actuales, enfrentar las amenazas en unidad y solidaridad, en cambio de dividirse y centrarse en sí mismo.

Clara Inés Pardo Martínez
Post-doctora. Profesora de la Escuela de Administración Rosario GSB y del Centro de Estudios para la Competitividad Regional – Score de la Universidad del Rosario.

Recomendados

  • INTERNACIONAL
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido