close
close
Carlos Enrique Cavelier

¿Cheques en blanco?

En Colombia hay que preguntarse las razones por las cuales las organizaciones o las personas financian a los partidos o a sus miembros.

Carlos Enrique Cavelier
Coordinador de sueños de Alquería
POR:
Carlos Enrique Cavelier
noviembre 16 de 2021
2021-11-16 11:50 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/08/12/61154ee86e59a.png

Hace unas semanas Juan Ricardo Ortega compartió en un trino un artículo muy crítico de 'The Guardian' sobre qué tipo de políticas estaban financiando las compañías norteamericanas al apoyar a los partidos y congresistas de su escogencia.

En Colombia, en contraste, hay que preguntarse las razones por las cuales las organizaciones o las personas financian a los partidos o a sus miembros que se postulan para las corporaciones públicas o a la presidencia.

Es posible que haya tres tipos de razones. La primera seguramente la mayoría de esos dineros van a financiar los propios intereses económicos de los donantes. Segundo, está también la razón que esos dineros financien una forma de pensar o de actuar parecida a la del donante; es un intermedio entre ‘mis intereses’ y ‘lo que yo creo’.

Y tercero, probablemente la más atípica y la propia de los transparentes, los todavía ingenuos, sea apoyar, independientemente de los intereses, “lo que más le convenga al país”, el argumento del periódico inglés. En ese sentido, está última motivación parece ser muy loable, pero ¿podría ir más allá?

Cuando empieza una relación de cualquier tipo, se debe establecer un contrato de trabajo. Curiosamente esto lo aprendí en un seminario sobre pedagogía como profesor en Uniandes: el primer día, con la entrega de la descripción del curso, se debe entregar ese contrato de trabajo a los estudiantes: que podían esperar de mí, que esperaba yo de ellos, clase por clase, examen por examen; así se minimizan los desacuerdos. No hay razón para que nunca deje de ser así en el trabajo, pero tampoco en la financiación de las campañas electorales -que deben existir muy claramente en las razones una y dos...

Pero dejando atrás los mezquinos intereses personales y de contratos estatales que demuestran la total ausencia de transparencia y conciertan con la corrupción, debemos preguntarnos ¿cuál es su agenda de campaña, señor candidato? ¿Qué proyectos de ley va a impulsar? ¿Qué ideas firmes va a apoyar? ¿Cómo es su visión de futuro del país?

Cómo nos decía un amigo hace unos días y retomando el artículo de 'The Guardian', ¿hasta cuándo las empresas transparentes le deben seguir girando cheques en blanco a los políticos? ¿Dónde están sus posiciones ante las grandes reformas de verdad? ¿Ante la tributación de personas vs las de las empresas, ante las herencias? ¿Ante las de pensiones? ¿Ante la contratación pública a dedo de alcaldes y gobernadores y extensas investigaciones fiscales y penales a los patrimonios de los políticos y a sus amigos testaferros? ¿Ante el gasto público que reverse el coeficiente Gini? Para hacer cada día nuestra sociedad más viable!

La Carta Magna no surgió por accidente en 1215; surgió por estas mismas inquietudes. Pero como ciudadanos pagadores desde el IVA hasta renta o donantes de campañas desde las Vakis (ojalá cada día mayores) y las empresas esos contratos hay que establecerlos y hacerlos cumplir.

CARLOS ENRIQUE CAVELIER
carlosenriquecavelier@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes