close
close
Roberto Angulo

Cinco años de la batalla entre el Sí y el No

Lo que está en juego, si no abandonamos esta batalla, es el desarrollo mismo, que podría encontrar un entorno más propicio para el cambio social.

Roberto Angulo
POR:
Roberto Angulo
octubre 07 de 2021
2021-10-07 12:23 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053cee28920c.png

La semana pasada se cumplieron cinco años del plebiscito, el mecanismo de consulta popular del acuerdo de paz que terminó en la victoria del No con el 50,2% de los votos. Algunos le echan la culpa del resultado a las mentiras de la campaña por el No, otros a la arrogancia de la campaña por el Sí; y otros señalan al huracán Matthew, que azotó a la costa Caribe el día elecciones (el huracán que secó las urnas, tituló la revista Semana de ese entonces).

Pero más que en el resultado y sus posibles razones, allí que entre el diablo y escoja, quiero enfocarme en algunas consecuencias que tuvo el hecho de haber iniciado una batalla entre los del Sí y los del No que todavía no termina.

El plebiscito disolvió matices, avivó la polarización al haber ceñido la discusión a una pregunta que solo admitía una respuesta binaria; atizó contiendas, sin duda, pero le quitó brillo al debate reduciendo el mundo a una sola controversia.

La batalla entre el Sí y el No erigió, además, una suerte de taxonomía social: la de los amigos de la paz y los amigos de la guerra. Cada bando es, según sus partidarios, el único ungido moralmente para definir lo bueno y lo justo para el país y en lo único en lo que coinciden es en que no tomar partido es inadmisible; como ocurrió en la ciudad de los bandos del carnero blanco y del carnero negro del cuento de Voltaire, cuando multaron y desterraron al protagonista después de confesarle a un lugareño que ambos carneros le eran indiferentes con tal de que su carne fuera tierna.

La batalla entre el Sí y el No trazó una línea divisoria entre los actores del desarrollo: complicó la interacción entre el gobierno nacional y los subnacionales y distorsionó la posibilidad de asociación de gobiernos y personas por motivos diferentes al de su posición en esta disyuntiva.

Lo anterior ha tenido lugar en parte porque el plebiscito contribuyó a alimentar esa idea de que son los políticos; guiados por la brújula de sus pasiones y vanidades; los principales forjadores del destino de una nación, por encima de los individuos, las comunidades y las empresas.

Y aunque los políticos intentan reciclarse cada año reviviendo las emociones de la batalla entre el Sí y el No, lo más sensato que podemos hacer es no amplificar su disco rayado. Lo que está en juego, si no abandonamos esta batalla, es el desarrollo mismo, que podría encontrar un entorno más propicio para el cambio social con los matices de la diversidad de ideas, sin la superioridad moral de los ungidos, con la posibilidad de juntarnos no solo por el color político sino también por la convergencia en otros objetivos e intereses y, sobre todo, con la convicción de que nuestro porvenir no nos lo escriben los políticos a su antojo.

ROBERTO ANGULO
​Socio fundador de Inclusión SAS
rangulo@inclusionsas.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes