Comprometidos a combatir el hambre en Latinoamérica

En el Día Mundial de la Alimentación, el gerente general de la región Pacífico de Kellogg's, reflexiona sobre los retos globales en esta materia.

alejandro ortega

Alejandro Ortega

En el corto plazo Kellogg’s espera reportar un crecimiento a doble dígito en Colombia.

POR:
CONTENIDO PATROCINADO
octubre 15 de 2020 - 06:03 p. m.
2020-10-15

¿Cómo enfrentan el desafío de aportar a la lucha contra la desnutrición?
Para nosotros esto es un reto monumental. Siempre hemos sido una compañía enfocada en reducir los índices de desnutrición en los más de 180 países donde tenemos presencia. Por eso nos hemos esforzado, por un lado, en la reducción de desperdicios en nuestro proceso de manufactura y por el otro, en la donación de alimentos, una de nuestras grandes vocaciones que hemos materializado con el programa Mejores Días.

¿En qué consiste esta iniciativa corporativa?
Kellogg's es una empresa que, desde que fue creada por su fundador el señor Will Keith Kellogg, tuvo siempre claro que el dinero está para invertirlo en la gente. Desde entonces, hace poco más de 110 años, la organización ha destinado sus recursos a sus empleados y a las comunidades donde actúa.

Tenemos una vocación muy fuerte de hacer voluntariado y también por emprender acciones de filantropía que buscan mejorar los indicadores de nutrición de las poblaciones. ‘Mejores Días’ es nuestro programa de Responsabilidad Social Empresarial que hemos fortalecido a lo largo de diez años.

¿Cuáles son las metas que se han propuesto en el mediano plazo?
Nos hemos propuesto reducir el desperdicio orgánico en un 50 por ciento en todas las plantas alrededor del mundo, y donar alimentos para 375 millones de personas necesitadas a través de donaciones de alimentos en la próxima década. Nuestro propósito es cuidar el medio ambiente e impulsar el bienestar.

Respecto al cuidado del medio ambiente, ¿qué acciones destacaría?
Estamos comprometidos con reducir la huella de carbono de nuestro proceso productivo, por eso, entre las acciones que hemos implementado está la reutilización del 100 por ciento del agua que usamos en nuestras instalaciones y seguimos avanzando en nuestro objetivo de reducción de 30 por ciento para el 2030, en regiones de alto estrés hídrico.

A lo largo de la región latinoamericana, entre 2018 y 2019, redujimos en un 15 por ciento nuestros residuos totales, equivalentes a 345.000 kg. Esto, a través de la promoción de programas de administración de remanentes. También disminuimos el uso de energía en un siete por ciento en los últimos cinco años. Esperamos reducir el 45 por ciento de emisiones de gases de efecto invernadero para los próximos diez años.

¿Qué representa para Kellogg’s el Día Mundial de la Alimentación?
No existe mejor día para volver a reafirmar lo que somos como empresa que el Día Mundial de la Alimentación. Nuestra convicción es alimentar a la humanidad, de ahí que esta fecha sea especial para nosotros y queremos celebrarlo reafirmando nuestro compromiso con las comunidades de los países en donde estamos.
Durante este mes reflexionamos ante los datos que se comparten, a través de instancias internacionales como la FAO, donde se estima que, a finales del 2020, cerca de 130 millones de personas en el mundo sufrirán de hambre. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿cuál es la fórmula para mitigar este fantasma que ronda con más fuerza por estos días? Si bien existe un reto enorme a nivel mundial de crear acciones a favor de la comunidad para la reducción de los índices de desnutrición, la seguridad alimentaria se ha convertido en uno de los mayores desafíos para muchas empresas.

¿Cuál es la respuesta de la empresa a este interrogante?
En Kellogg’s creemos que la disminución de desperdicios y la donación de alimentos son dos rutas clave en la erradicación de este problema. Estamos comprometidos con las familias latinoamericanas y siempre con la intención de seguir sumando a la sociedad a través de causas sociales, emprendiendo acciones que puedan mejorar el día de la gente. Es por ello que nos hemos comprometido con ayudar a tres mil millones de personas a tener mejores días para fines de 2030.
Estamos comprometidos en ayudar a erradicar el hambre en Colombia y todo Latinoamérica, luchar contra el cambio climático y garantizar que haya suficientes alimentos nutritivos disponibles para todos, trabajando en toda nuestra cadena de suministro para reducir los desechos de la granja a la familia.

¿Esto los ha llevado a reforzar sus programas de donación de alimentos?

De acuerdo con un reciente informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), a raíz de la pandemia, 1.6 millones de colombianos dejaron de consumir tres comidas diarias, lo que ha llevado a empresas como Kellogg’s a fortalecer la donación de alimentos a familias vulnerables.

Como parte de nuestro compromiso con la nutrición y salud de los más necesitados, en el último año entregamos, a través de siete bancos de alimentos, más de 3.6 millones de porciones de productos en Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala y México.

¿Cómo se ha consolidado Kellogg’s en Colombia tras 60 años de presencia?
Hemos visto en Colombia un gran aliado y cuando pensamos en abrir nuestra oficina Pacífico no pudimos escoger ningún otro país. La apertura que tenemos desde el mismo Gobierno, la facilidad para generar negocios y exportar, lo convirtió en el candidato perfecto.
Antes éramos la Región Andina, hoy hablamos de Región Pacífico y desde Colombia, se maneja todo el negocio de América del Sur, excepto Brasil. Son ocho países que abastecemos en buena medida con producto manufacturado aquí.

¿Qué proyecciones de crecimiento tiene la empresa en el corto plazo?
Estamos apostando a duplicar el tamaño de nuestro negocio en la región para los próximos diez años. Tenemos planes muy ambiciosos basados fuertemente en la capacidad que desplegamos desde Colombia. En el corto plazo vemos un crecimiento de doble dígito en el país, no solo por el consumo local, sino por la exportación que hacemos y lo que representa para nosotros tener suministro de materias primas locales.

¿Cómo se ha fortalecido esa relación con el campo colombiano?
En las comunidades agrícolas en las que participamos también compartimos técnicas de labranza sustentable, promoviendo prácticas que tienen un mejor impacto ambiental y que permiten la coexistencia del agro con la flora y la fauna local. Esto nos permite continuar en nuestra búsqueda por establecer cadenas productivas a través del Ministerio de Comercio y el Ministerio de Agricultura, para tener un mejor flujo de materias primas colombianas en nuestra empresa.

Recomendados

  • CONTENIDO PATROCINADO
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido