Publirreportaje

En la ruta de la transformación digital

El Puerto de Barranquilla quiere convertirse en un “puerto inteligente”, una tendencia que propende por el uso de tecnología.

1

La inversión en transformación digital del Puerto asciende a la fecha a $24.554 millones.

POR:
CONTENIDO PATROCINADO
junio 26 de 2020 - 06:09 p.m.
2020-06-26

Desde hace siete años, el Puerto de Barranquilla inició un proceso de transformación digital con el fin de tener un entorno más colaborativo, ágil y automatizado. Esta decisión no solo ha mejorado el flujo de procesos al interior de la terminal, sino que le ha permitido asumir con mayor flexibilidad la coyuntura económica a causa de la pandemia global.

Dentro de los proyectos que se adelantaron está la implementación de Internet de la Cosas para identificar en tiempo real las condiciones de la maquinaria y mejorar la disponibilidad de la misma; la implementación de facturación electrónica, fortaleciendo además la seguridad informática del Puerto y el análisis proactivo de oportunidades comerciales mediante una plataforma de ‘Business Intelligence’.

Con un flujo de más de 3.000 clientes, el volumen de información es alto, lo que implica que la confiabilidad de los datos y su seguridad son dos de las principales apuestas de la empresa. Los más beneficiados han sido los procesos de cara a la operación, ya que son los que en su mayoría están automatizados en este momento.

2

René Fernando Puche, presidente del Puerto de Barranquilla.

“Cambiamos todo el software operativo; hoy el 100 por ciento de nuestros procesos se pueden hacer a través de Internet y entre estos tenemos el anuncio y programación de buques o motonaves, liberación y bloqueo de mercancía, reservas de ‘booking’ y de citas para recoger o dejar carga, en el caso de los transportadores”, explica René Fernando Puche, presidente del Puerto de Barranquilla.

Según él, el mayor reto fue desaprender lo que ya sabían luego de venir haciendo las cosas de la misma manera durante muchos años, así como involucrar a todos sus grupos de interés. “No fue fácil y tardamos un año en este proceso; pero gracias a nuestra tenacidad y perseverancia, somos un puerto ejemplo en el país por la tecnología que tenemos a disposición de la gente”, agrega Puche.

Para los colaboradores el mayor desafío fue apropiar el cambio, para lo cual se ejecutó un programa de capacitación que incorpora esta nueva manera de trabajar en su cultura, haciendo sus tareas de forma más eficiente.

UNA DECISIÓN VISIONARIA

Nadie esperaba un 2020 como el que ha transcurrido, sin embargo, dado que la transformación digital en el Puerto de Barranquilla es un hecho desde hace un año, la pandemia del Covid-19 no puso a tambalear su operación ni les hizo perder continuidad.

“La digitalización de nuestros procesos nos ha ayudado a garantizar la seguridad de los usuarios en este momento, además de tener una operación continua que no tuvo inconvenientes durante la coyuntura, porque ya veníamos preparados en ese sentido. Nuestro objetivo es convertirnos en un ‘Smart Port’, que tenga procesos que dependan menos de la presencialidad y el papel”, afirma el alto ejecutivo.

Pero además de la posibilidad de contar con procesos 100 por ciento digitales y remotos, también se emprendió desde marzo todo un protocolo de bioseguridad diferenciado por grupos de interés, a fin de garantizar el bienestar de todas las personas que interactúan dentro de la sociedad portuaria.

“Tenemos acciones específicas orientadas a motonaves, usuarios, transportadores y empleados. El propósito era seguir operando porque nos concierne la gran responsabilidad de abastecer al país de insumos y de alimentos y tenemos un rol muy importante en la economía barranquillera de las empresas dedicadas a los mercados internacionales. El desafío inicial fue trabajar en conjunto y establecer los protocolos necesarios para seguir operando de manera segura”, señala el presidente del Puerto de Barranquilla.

La clave del éxito radicó en la comunicación y el trabajo en equipo, herramientas que han permitido un relacionamiento efectivo con sus diferentes públicos, con quienes han podido estrechar los lazos de confianza que por años han construido y seguir trabajando juntos para lograr que las operaciones continúen de manera satisfactoria.

“La comunicación ha sido clave. Lo que hemos hecho es estar en permanente contacto con nuestros grupos de interés a través de los canales que teníamos abiertos, pero también hemos utilizado chats, videos y animaciones para hacer pedagogía, para que las medidas se cumplan”, dice.

PERSPECTIVAS Y PROYECCIONES

Acerca del balance de este primer semestre de 2020, Puche asegura que es intermedio hasta el momento. “Cuando inició la crisis la carga con destino a Colombia ya estaba en camino o solicitada por los clientes, eso hizo que marzo y abril fueran relativamente normales en volúmenes y flujo de carga hacia el Puerto de Barranquilla. Sin embargo, a partir de mayo sí empezamos a percibir el impacto del Covid-19; sabemos que esto tendrá un efecto en la movilización de la carga”.

Lo anterior ha hecho que la gestión se concentre en buscar eficiencias para mantener el bienestar de su gente y para que el equipo conserve sus condiciones laborales mientras el Puerto continúa operando y sobrellevando la situación hasta que finalice. Cabe recordar que al ser un terminal portuario multipropósito depende del dinamismo de una industria en sectores muy diversos.

“En ese sentido nuestras perspectivas son ambiguas porque cada sector tiene una realidad diferente. Esperamos que el Gobierno desarrolle estrategias para incentivar la reactivación económica de la industria en general y que nosotros continuemos con el rol activo dentro de sus operaciones”, concluye el presidente del Puerto de Barranquilla.

Para más información visite nuestra página web www.puertodebarranquilla.com

Recomendados

  • CONTENIDO PATROCINADO
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN