Publirreportaje

La investigación científica universitaria hacia un producto innovador

University spin offs: from science to entrepreneurship – impulso académico a la innovación y el avance en Bélgica

EMBAJADA DE BELGICA

Johan Sebastian Eslava, Catalina Robles, Michel Morant y Valentine de Roubaix.

POR:
CONTENIDO PATROCINADO
diciembre 10 de 2019 - 11:17 a.m.
2019-12-10


Documento sin título

Para entender cómo surgen las iniciativas spin off, el Dr. Michel Morant resaltó las que él considera las tres misiones de las universidades: educación, investigación y servicio a la sociedad.

En los procesos de educación los principios de la transmisión de conocimiento requieren una constante actualización. Este proceso debe desafiar la generación de ideas con mentes dispuestas a enfrentar problemas globales rompiendo con viejos paradigmas y haciendo propuestas innovadoras. En procesos de investigación es necesario aumentar el cuerpo de conocimiento ampliando el alcance de los experimentos, tanto en fenómenos físicos como en los sociales. En servicios a la sociedad y como cuestión relevante, se habla de la descentralización de la ciencia para hacerla accesible a todos.

El rol de la universidad en la actualidad merece una reconfiguración y debe incluir como uno de los pilares fundamentales la transmisión de conocimiento al mercado, a las sociedades, mediante la transformación del descubrimiento o del hallazgo resultado de una investigación en un producto para el goce de los ciudadanos.

Es el modelo de innovación abierta el gestor de las spin off en los 90 y el intercambio de conocimiento entre diversos actores con resultados apreciables permite concluir que la idea del científico encerrado en un laboratorio trabajando en solitario es obsoleta y que en su lugar se deben impulsar investigaciones colaborativas desde las universidades.

De acuerdo a esto, Morant enfatiza que la ciencia tiene como principal objetivo, sobre todo, entender las dinámicas de la realidad lo que impone la necesidad de adaptarse a ellas logrando la transformación de la sociedad.

Bajo ese orden, hace una distinción fundamental de la noción de descubrimiento y la de innovación con un ejemplo: “un descubrimiento no es innovación per se. Por ejemplo, el descubrimiento de un exoplaneta no es el resultado de un proceso tendiente a la innovación sino algo descubierto simplemente”, agregó.

La innovación en cambio, implica una novedad que nace de la actualidad, y retoma el ejemplo: “para llegar a estudiar ese exoplaneta fue necesario algo más que detectara el tránsito de éste alrededor de su estrella. En ese sentido un software, sería una herramienta innovadora”, comentó Morant.

La innovación no se produce cuando se considera la investigación, como un objeto aislado al que llegan por caminos separados los contratos de empresas, el financiamiento público y las infraestructuras de investigación.

Las Spin Off a partir de la experiencia en Bélgica

Habiendo entrado en contexto, es importante tener en cuenta que las spin off son empresas resultado de procesos de producción de conocimiento y de investigación cuyos hallazgos o resultados han impuesto a los países la necesidad de implementar políticas públicas que promuevan dicha práctica.

Bélgica es uno de los mejores ejemplos de ello y las cifras de Spin Off continúa en constante aumento. El Estado, la Universidad y el Sector Privado de vieja data han destinado recursos importantes para su implementación. En ese pequeño país de Europa, cuyas universidades siempre figuran en los más importantes rankings de excelencia académica, los estudiantes no solo se forman como profesionales sino que sus investigaciones desde la academia han impactado muy positivamente en la sociedad, gracias a la convergencia de recursos y herramientas puestas a su disposición.

La ciudad de Lieja, en la región Valona de Bélgica (sur del país, de habla francófona) actualmente es uno de los mejores ejemplos de cómo la investigación colaborativa desde los años 90 ha innovado en temas como la energía verde, pasando por biotecnología, tecnología de la imagen, parques de ciencia, museos, incluyendo la investigación aeroespacial.

El rol de la Universidad de Lieja ha sido fundamental para identificar e implementar procesos de innovación después de la crisis industrial de los años 80. Las spin off, surgieron, se desarrollaron y se implementaron gracias a un apoyo financiero de las autoridades y la implicación de varios actores del mundo académico y empresarial.

Su éxito puede explicarse en 4 fases:

Fase 1: hacer la universidad asequible. Esto gracias a la interfaz empresarial de la universidad fundada en 1989, en pro del servicio a la comunidad para ser partícipes activos en la economía local, con actividades como: días de laboratorios abiertos a las compañías.

Fase 2: comercialización de resultados mediante la implementación de la innovación abierta.

Fase 3: refuerzo de investigación parcial. Creación por parte del Gobierno de los 6 polos de competitividad.

Fase 4: aumento de las industrias creativas, tecnologías digitales, filosofía del aprender haciendo, con el fin de ampliar los procesos de innovación.

El Gobierno de Bélgica apoyó el primer programa de Spin off financiando un investigador durante dos años para desarrollo de tecnología y reconocer el mercado; ofreció apoyo financiero para la presentación de patentes y financiación de proyectos de prueba de concepto para validarlo en conceptos más reales. El Gobierno del país invierte un 2.5%. del PIB en investigación.

Altissia, Spin Off belga

Valentine de Roubaix, Directora Regional de la spin off Altissia de la (universidad Católica de Lovaina) dedicada a los idiomas, comentaba que todo surgió como idea de un profesor del centro de idiomas de la universidad en 2005, quien motivado por el auge del internet decidió comercializar sus clases.

“Este profesor tenía acceso a talento humano, al componente pedagógico y al tecnológico. Puso todo esto en conjunto y se creó una empresa con base en una plataforma de enseñanza de idiomas. Pero paradójicamente fue el director del centro de idiomas quien se convirtió en el CEO de la empresa, no él”, acotó.

En el 2009 hubo un manager buyout: es decir, este centro de idiomas empezó a consolidar un equipo de management, reuniendo gente de dentro y fuera de la Universidad. Hoy en día Altissia tiene 150 empleados, está presente en los cinco continentes, incluida Latinoamérica, trabaja con un número importante de universidades y tiene 5.000.000 millones de usuarios.

De Roubaix expresó que la visión se perdió en algún momento, pero valoraron el componente global en los idiomas haciendo de la tecnología un puente con el público. Sin embargo, esta característica no los despojó de su credibilidad académica.

El panorama en Colombia

Para Michel Morant, las spin off potencialmente exitosas en el contexto colombiano podrían ser las basadas en nutrición, agricultura, y alguna en particular en pro de la salud femenina y cita como ejemplo a Mithra (originada en la Universidad de Lieja), que provee productos de quinta generación de anticonceptivos de consumo oral (Estelle) y (PeriNesta) para perimenopausia.

Pero, ¿cómo se involucran las facultades de ciencias humanas y sociales en estas iniciativas? Johan Sebastian Eslava, Director de Innovación de Colciencias aclaró que “en estos momentos nos hemos enfocado en la convocatoria de spin off para proyectos resultantes de trabajos de investigación en universidades en todas las áreas de conocimiento. Cuando hablamos de tecnologías no excluimos ninguna modalidad de iniciativa.

En Colombia la Ley Spin off aprobada por el Gobierno en 2017 gracias al impulso de Colciencias, estamento que iniciará su transición a Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación próximamente, servirá como vector de desarrollo de esta práctica ya exitosa en Bélgica y que toma fuerza en algunos países de América Latina.