close
close

Contenido Patrocinado

Mejore la relación con su corazón, consiéntalo

Optar por hábitos saludables y controlar factores de riesgo puede regalarle años de vida.

Sanofi

Sanofi Cuida Tú Corazón

POR:
contenido patrocinado
septiembre 28 de 2021 - 04:10 p. m.
2021-09-28

Mantener una dieta balanceada, realizar alguna actividad física, evitar el consumo de tabaco, combatir el estrés y controlar su peso son algunas acciones que le permitirán mantener sano su corazón y disminuir las posibilidades de sufrir una enfermedad cardiovascular, principal causa de muertes en el mundo.

Y es que este pequeño órgano que late cerca de 100.000 veces al día, bombeando alrededor de 7.000 litros de sangre (cuando está sano) requiere que le prestemos atención, pues es el órgano más importante del cuerpo, del cual depende todo nuestro organismo, de ahí la importancia de cuidarlo y mantenerlo sano para evitar complicaciones futuras.

Una de las mejores herramientas para hacerlo es la prevención, más aún a raíz de los impactos que ha traído consigo la pandemia y que ha dejado a más de 500 millones de pacientes con dolencias cardiovasculares a escala mundial, con altas posibilidades de desarrollar complicaciones graves por la COVID-19.

Dele corazón a su vida

De acuerdo con la doctora Etna Liliana Valenzuela, gerente médico de Sanofi, la mayoría de estas complicaciones y enfermedades cardiovasculares son en su mayoría prevenibles o controlables, teniendo en cuenta que su inicio está relacionado con el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo y con el estrés, entre otros factores de riesgo.

¿Qué hacer? La especialista recomienda cuatro acciones fundamentales: una, mantener una dieta balanceada, es decir, incluir los diferentes tipos de alimentos (proteínas, grasas y carbohidratos) que, además, sean ricos en vitaminas y minerales, como las frutas y los vegetales. Asimismo, evitar el consumo de bebidas azucaradas como gaseosas, jugos artificiales y alcohol.

Es aconsejable consumir al menos cinco (5) porciones de frutas y vegetales frescos, y preferir preparar la comida saludable en casa.

Dos, evitar el sedentarismo, es decir, realizar actividad física intensa o moderada como jugar, caminar, subir escaleras, bailar, por lo menos 30 minutos al día, cinco veces a la semana, prefiriendo caminar y preferir para desplazarse la bicicleta a hacerlo en carro.

¡Todo cuenta!

Tres, eliminar el consumo de tabaco. Estudios han demostrado que luego de cinco años de dejar de fumar, el riesgo de enfermedad coronaria se reduce un 39%; mientras que, a 15 años, el peligro de padecer de una Enfermedad Cardiovascular (ECV) es similar al de una persona no fumadora.

Cuatro, combatir el estrés, con un buen balance entre la vida laboral y personal, haciendo ejercicio, o practicando actividades como el mindfulness. Está demostrado que un aumento en la tensión emocional es riesgoso para el corazón. Mejor, ¡relájese!

Controlando factores de riesgo

Además de los cuidados preventivos, expertos señalan la importancia de reconocer los signos de alerta y factores de riesgo causantes de las ECV como la hipertensión, los niveles de colesterol, la diabetes, la obesidad, la frecuencia cardiaca (que normalmente en reposo oscila entre 50 y 100 latidos por minuto), el tabaquismo, ya que, según la Fundación Mundial del Corazón, los fumadores tienen tres veces más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular que el resto de la población; el sedentarismo ( la inactividad física o falta de ejercicio se considera uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular).

Aunque también existen los factores de riesgo no modificables, es decir, aquellas condiciones particulares de cada persona como pueden ser factores hereditarios, genéticos o la predisposición a padecer una enfermedad, que, aunque no se pueden cambiar, sí se pueden controlar.

Además, la doctora Valenzuela recomienda estar alerta ante “señales como la pérdida del conocimiento, sudoración fría, debilidad o fatiga, adormecimiento u hormigueo en los brazos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, maxilar inferior, hombro, espalda, estómago, mareos y náuseas. De esta manera, será posible acudir al médico y recibir diagnóstico y tratamiento oportuno y así evitar complicaciones”.

Complicaciones que pueden dar indicios de padecer hipertensión arterial, arritmias, insuficiencia cardiaca, infartos de miocardio o enfermedad cerebrovascular, que son las condiciones más comunes del corazón.

Por eso, es vital entender que está en sus manos ayudar a mantener un corazón más sano, comprender que empezar por hacer pequeños cambios en sus rutinas puede significarle no solo más años de vida, sino mejores años de vida.

Destacados

  • CONTENIDO PATROCINADO
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido