Parámetros para modernizar el transporte vertical

La actualización de los elevadores es indispensable para prolongar su vida útil con mayor seguridad, mejor desempeño y más eficiencia.

ESTILO

ESTILO

ESTILO

POR:
CONTENIDO PATROCINADO
octubre 31 de 2019 - 02:29 p.m.
2019-10-31

Los ascensores, escaleras, rampas mecánicas, entre otros, deben someterse a una rutina constante de mantenimiento para garantizar su adecuada función, retroalimentar con las fábricas frente al comportamiento del equipo electrónico y monitorear qué tipo de reposición requieren.

Sin embargo, no muchas edificaciones le dan la suficiente importancia a este aspecto, como tampoco a la actualización de sus equipamientos de transporte vertical, cuyos componentes electrónicos se van quedando obsoletos con el paso del tiempo, incluso al punto de dejarlos por fuera de servicio.

Como la vida útil de un elevador y su máximo nivel de eficiencia es de alrededor de 15 a 20 años, es recomendable pensar en su modernización al cumplirse este periodo, cuando los equipos no cuenten con el nivel de desempeño óptimo, o sus fallas sean muy constantes. Las nuevas tecnologías no solo son mucho más eficientes, sino también más sostenibles en términos energéticos y ambientales.

“Existen desde soluciones básicas hasta otras más complejas que implican la renovación completa del equipo cuando se presenta una obsolescencia en sus sistemas de seguridad y funciones, o las fábricas sacan de producción repuestos y componentes de tecnología anticuada”, explica Milena Sánchez, gerente comercial SEB de Estilo Ingeniería.

Entre las bondades de la modernización del transporte vertical están un mayor ahorro de energía, la actualización frente a los cambios en seguridad, el cumplimiento de las normativas vigentes, un mejor confort de viaje y el adecuado abastecimiento de los repuestos vigentes. Pero ante todo, modernizar significa prolongar la vida útil del elevador.

“Es importante que las administraciones vean en la modernización una inversión. Otro de los factores que favorece es la seguridad. Los equipos de nueva generación están conectados a un sistema que arroja estadísticas de funcionamiento, y permite un mayor control, dando cumplimiento además a normas como la N8120, y la NTC 5926”, señala Roimán Marín, gerente de operaciones del área de modernizaciones e instalaciones de Estilo Ingeniería.

ESTILO

ESTILO

ESTILO

QUÉ TENER EN CUENTA
Al ser los ascensores el segundo medio de transporte más utilizado en el mundo, exigen un mantenimiento muy especializado y personal altamente entrenado dada la responsabilidad de transportar personas con seguridad. Resalta Marín que “un ascensor de un edificio de oficinas realiza no menos de 700 viajes al día, lo cual implica que sus componentes permanecen en constante operación con un desgaste bastante alto”.

Por ende, al momento de considerar una revisión es recomendable revisar los antecedentes de la empresa que desarrollará el proyecto, evaluando su experiencia, así como la idoneidad de quienes manipulan los equipos, pues gran parte de los accidentes en elevadores se asocian a fallas humanas.

Al mismo tiempo, todo el proceso de instalación y desmonte de los ascensores debe ser bien planificado, para que los habitantes y visitantes de la propiedad horizontal no sufran mayores afectaciones. "Buscando minimizar los impactos, Estilo Ingeniería, la empresa más avanzada en modernizaciones de Colombia, cuenta con un área especializada en modernizaciones, personal con especialización técnica y un equipo de gerencia de proyectos que brinda acompañamiento y asesoría, así como herramientas especiales que absorben el ruido o las partículas de polvo que se generan en el edificio durante la modernización", manifiesta Marín.

Documento sin título

UN CASO EXITOSO

En el emblemático edificio Carrera Séptima PH., (Edificio Los Venados de Bogotá) Estilo Ingeniera implementó una satisfactoria intervención de modernización, en el cual no solo se logró la instalación de nuevos equipos de última tecnología en tiempo récord, sino que también en su proceso contempló planes parciales, estudios, campañas y diferentes acciones que ayudaron a mitigar los impactos, escombros, ruido, entrada y salida de materiales durante la obra.

“Los ascensores que teníamos anteriormente eran de 1992, con una tecnología obsoleta. La programación no era la indicada, por lo cual sus tiempos de respuesta eran altos. El consumo también porque tenían unos motores altísimos y el servicio posventa no era el mejor, ni el más especializado. En el proceso de cambio tocaba hacer un proyecto impecable para que las personas no se vieran afectadas durante su ejecución”, explica Luis Carlos Sabogal, representante legal de Edificio Carrera Séptima P.H. (Los Venados).

Comenta que el montaje de los equipos se hizo sumamente rápido, cumpliendo las expectativas. “Estilo Ingeniería lo hizo muy bien, nos ofrecieron unos equipos de última tecnología, con programación de llamada anticipada, y cuentan con monitorización en línea para prever cualquier tipo de mantenimiento que se requiera. No solo son más rápidos, sino también más eficientes: hemos tenido un ahorro comprobado del 42 por ciento de lo que gastaba el anterior sistema. Además, la empresa genera confianza con su personal altamente calificado”.

Siga bajando para encontrar más contenido