Roberto Junguito
Columnista

Desempleo en Colombia

La idea de convocar una Misión de Empleo de alto nivel es atractiva, con el fin de identificar las políticas laborales más adecuadas.

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
marzo 04 de 2020
2020-03-04 09:44 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

Tal como lo señala el reciente informe de la Misión del Fondo Monetario a Colombia, entre los riesgos económicos que enfrenta la economía colombiana en el año en curso, cabe, en primer lugar, resaltar aquellos que provienen de la economía mundial y que pueden tener un efecto adverso en nuestro país.

Entre los posibles desencadenantes externos se deben contemplar las posibilidades de una reanudación de las tensiones comerciales a nivel global o un brote más generalizado y prolongado del Coronavirus.

 El impacto del Coronavirus se ha traducido desde la última semana de febrero en una caída de las bolsas de valores del mundo; en particular, en las de EE. UU.; en un desplome de los precios del petróleo y en la devaluación de las tasa de cambio frente al dólar, la cual alcanzó su nivel histórico más alto en el caso colombiano.

Pero, ante todo, los grandes riesgos aparecen en el frente del empleo y, en particular, en la posibilidad de un mayor deterioro de las condiciones del mercado laboral. Preocupa especialmente el aumento del desempleo en ausencia de un marco de políticas salariales coherentes, y la incertidumbre frente al contenido que debería tener una reforma laboral integral. Sin duda, el desempleo es el principal problema económico de Colombia.

La tasa de desempleo en enero del 2020, como lo indicó el DANE hace algunos días, fue 13,0% a nivel nacional 0,2 puntos porcentuales p.p. más que la del mismo mes de 2019 (12,8%). En enero de 2020 la población ocupada fue 21,5 millones de personas en el total nacional, 105 mil personas menos que en el mismo mes de 2019.

Los centros poblados y rural disperso aportaron a esta reducción -0,8 p.p. que corresponde a 174 mil personas ocupadas menos; otras cabeceras también aportaron -0,8 p.p. (-167 mil personas). Por su parte el indicador para las principales 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 12,9%, menor en 0,8 puntos porcentuales que la de enero del año pasado (13,7%) pero significativamente elevada en términos comparativos internacionales.

Según la revista The Economist, que lleva los indicadores económicos para las principales economías del mundo, la tasa de desempleo del país es una de las más elevadas. Solo le superan Grecia, España, Italia, Turquía, Argentina, Brasil y Sur-África países que han enfrentado problemas severos en su actividad económica.

Por lo tanto, resulta esencial adoptar medidas para atacar el desempleo. Quizás, entre estas, lo más importante es consolidar una política macroeconómica dirigida a acelerar la tasa de crecimiento de la economía. Trabajos recientes de Fedesarrollo indican que solo logrando tasas de crecimiento económico superiores al 3,4% anual se logra estimular el empleo y reducir la tasa de desocupación en el país

. A esto habría que agregar que resulta particularmente fundamental promover el crecimiento del sector agropecuario que ha venido estando rezagado, dado que es precisamente en las zonas rurales donde se vienen evidenciando los principales aumentos del desempleo. También resulta clave adoptar políticas salariales coherentes con el propósito de reducir el desempleo.

La idea de convocar una Misión de Empleo de alto nivel como las organizadas por el Presidente Lleras Restrepo con la OIT y el Presidente Betancur con el Banco Mundial es atractiva con el fin de identificar las políticas laborales más adecuadas. Estamos seguros de que el nuevo Ministro del Trabajo apoyará estas iniciativas.

Roberto Junguito
Exministro de Hacienda.
roberto.junguito@gmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes