close
close
Mario Hernández Zambrano

Detalles, no tan solo detalles

El jefe del Estado es el director de la orquesta y es nuestra costumbre juzgarlo por todo y más en el caso de Duque.

Mario Hernández Zambrano
POR:
Mario Hernández Zambrano
diciembre 13 de 2021
2021-12-13 07:20 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

Se usa en todo y para todo... un refrán popular para justificar y explicar el por qué algo salió mal cuando se cree que el discurso general es el acertado. En la familia, el cine, los gobiernos, el deporte, la gerencia y el trabajo y al descubrirse los grandes crímenes, aparentemente perfectos, finalmente su autor va a prisión y ahí se descubre el por qué: “El diablo está en los detalles” es la máxima, aunque, para ser rigurosos, debería decirse “el diablo se esconde en los detalles”.

Es muy común entre los tecnócratas públicos y privados, que utilizan lenguaje sofisticado para exponer las teorías oficiales o gerenciales, sobre las que logran tener el consenso general y ser aplaudidos, pero nunca se acordaron que ejecución implica seguimiento y están llenos de pequeñas cosas que pueden echar por la borda todo lo estudiado y planeado. Los ejemplos pululan y todos tienen datos específicos.

Pues si. El diablo ha aparecido en uno de los trámites que se ha vuelto rutinario en el país: la expedición del pasaporte, que a decir verdad parecía un asunto superado, luego de muchos años de humillantes colas en unas burocratizadas oficinas de la cancillería, que luego se superaron. Quizá ese con el del llamado Certificado Judicial llegaron a ser una pesadilla para muchos ciudadanos. Gracias a Dios este último desapareció por el mundo virtual y el avance técnico en el tema de los pasaportes era evidente ya fuera por la vía personalizada o la virtual.

Por eso no se logra entender el por qué han regresado las grandes colas para obtener el pasaporte,
de acuerdo con las imágenes de los medios de comunicaciones, seguidas de las justificadas protestas de los ciudadanos. Y no se debe agregar mucho: la responsabilidad es del gobierno y en particular de la Cancillería, en el entendido que es una de las acciones concretas de la relación de ese Ministerio con los ciudadanos y no vale justificación alguna dado que antes funcionaba bien y no ha ocurrido catástrofe para que no siga siendo así.

Según la Cancillería, se presentan represamientos en estos trámites debido a la “alta demanda de pasaportes” que se registró a causa de la pandemia. ¡Chimbo! como lo dicen en un programa radial de humor. Y entonces ¿porqué no se planeó y anticipó el previsible problema incluyendo la inducción para el uso de la plataforma virtual?

En Colombia existen muchos trámites odiosos e innecesarios que atormentan la vida de los empresarios y los ciudadanos de a pie, pero eso no justifica el tema de los pasaportes. Basta con estar involucrados pasiva o activamente en un proceso judicial, por mínimo que sea, para comprobarlo con rabia, sin ir al extremo de decir que todo funciona mal o que el gobierno está impidiendo que los colombianos salgan del país, lo cual es malintencionado.

El jefe del Estado es el director de la orquesta y es nuestra costumbre juzgarlo por todo y más en el caso de Duque, pero el equipo de gobierno va más allá y tiene a coequiperos que arrancan en los Ministros, quienes deben trabajar para que al gobierno y al presidente les vaya bien. Es su tarea primordial sin nada más que agregar.

MARIO HERNÁNDEZ
​Empresario exportador

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes