Germán Umaña Mendoza
Columnista

Diario de un privilegiado

No me alcanzará lo que me queda de vida para ver a la cara tanta miseria y pagar a la sociedad el haber disfrutado de tantos privilegios.

Germán Umaña Mendoza
POR:
Germán Umaña Mendoza
junio 03 de 2020
2020-06-03 10:57 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Lo primero que hago a las 3:00 de la madrugada es analizar las estadísticas sobre el comportamiento del covid- 19. Ya elaboré mi propio sistema estadístico: primero analizo el número de fallecidos y el porcentaje de utilización de camas UCI, si la relación no pasa de 40% me quedo tranquilo por un día más, puesto que en un caso extremo todavía nos podrán conectar a un respirador.

El segundo dato es fundamental: si crecen los recuperados con respecto a los infectados quiere decir que hay un aumento en la inmunidad del rebaño y, finalmente, analizo el indicador de número de fallecidos en relación con los infectados. En Colombia continua alrededor del 3%, lo que quiere decir que de 100 personas 96,5 se salvan, la muerte se concentra en los ancianos, los enfermos y los pobres.

A las 4:00 a.m. tomo tinto, lavo la loza y barro la cocina. A las 5:00 escribo los artículos para Portafolio y chequeo los objetivos de Teletrabajo. Ya domino “Zoom” y cada dos días reúno mi grupo de trabajo y creamos mucho más que cuando nos veíamos todos los días, nadie llega tarde y es sencillo establecer objetivos conjuntos y seguimiento a las tareas.

Mientras tanto oigo noticias y diariamente me cuentan del asesinato de otros líderes sociales, que entraron militares norteamericanos sin permiso del congreso, me repiten cifras de lo gastado y lo financiado, sobre las chuzadas y sus destinatarios, sobre la delegación de las medidas del gobierno en unos alcaldes cuyo único dilema es controlar los muertos o reactivar la economía. A las 9:00 a.m, estoy con los “pelos de punta”.

Aspiro el apartamento, tiendo camas y me visto como si fuese a salir pero no salgo. De acuerdo con la definición del gobierno y los epidemiólogos no soy todavía “viejito”, pero por voluntad propia me he aislado. Los adultos mayores somos responsables, sobre todo cuando no estamos en la miseria y se tiene que salir a la calle es por necesidad, no por maldad.

De 10:00 a.m. a 1:00 p.m ejerzo mi oficio. Todos los días aumenta la pobreza, la proletarización de las clases medias, el desempleo formal, los informales son el mayor foco de la tragedia, salen a la calle para buscar el sustento y exponerse al contagio, los empresarios se endeudan para mantener su actividad productiva.

Revive el Keynesianismo, el papel del estado, las preguntas sobre el porqué en tiempos de bonanza no ahorramos, sobre quienes pagarán la recuperación y si el objetivo será el de disminuir la brecha de desigualdad.

En la tarde continuo con el Teletrabajo o la reflexión. Mis “juventudes acumuladas” me permiten ser realmente productivo.

A las 6:00 de la tarde me enfrento al dilema que se presenta entre ver en televisión la información gubernamental o “Big Bing Theory”, casi siempre me inclino por lo segundo. Vuelvo a lavar loza. Después de los noticieros me duermo y sueño con recuperar la libertad.

Lo cierto es que al final de esta situación, no me alcanzará lo que me queda de vida para ver a la cara tanta miseria y pagar a la sociedad el haber disfrutado de tantos privilegios.

Germán Umaña Mendoza
Profesor
germanumana201@hotmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes