Columnista

Diarquía eterna

El ideal de una unidad política bajo la libertad se ha convertido en una obsesión de los militares y políticos que han escrito la historia.

POR:
agosto 29 de 2019
2019-08-29 10:42 p.m.

El siete de agosto de 1819, en Boyacá, se enfrentaban aquellos que utilizaban morriones azules contra los de sombrero de paja. Esa batalla significaría para los “rebeldes” del imperio español, el punto crítico que finiquitaba tres siglos de sometimiento ante las leyes de la monarquía española.

La Nueva Granada, cansada de la manera como se cobraban las alcabalas, concepto incólume en la historia de la economía de la humanidad, comienza a hacerse notar ante la debilidad de un imperio que cada vez era más descentralizado en términos políticos.

La victoria de las tropas de Bolívar sobre Barreiro, gestarían la conformación de estados independientes americanos en los que, cada uno, imploraba leyes de orden mientras que internamente las disputas por el poder se hacían más notables.

Toda esta puja, hizo que Nariño denominara La Patria Boba a aquella que, durante un periodo extenso la crisis política interna, la sufriera los poco más de cuatro millones de personas que vivían en el país en esa época.

El ideal de una unidad política bajo la libertad se ha convertido en una obsesión de los militares y políticos que han escrito la historia, sin embargo, se han encontrado con vertientes opositoras, que buscan estar en divergencia con las ideas del otro.

Así, los Carracos siempre estuvieron enfrentados a los Pateadores quienes más tarde serían los Federalistas contra los Centralistas, o las Casacas contra los Godos y finalmente los Liberales contra los Conservadores, concepto que ya hoy en día en nuestro gobierno democrático, aparece por un lado como ideas del ‘estado’ y por el otro como ideas opositoras.

Todo esto surgiría entre la discrepancia filosófica que había entre Bolívar y Santander, cuando el primero lo que quería era un gobierno centralizado en búsqueda de una sola unidad, el segundo veía esto como una dictadura peor a la que imponían los reinados.

En 1859, Charles Darwin publica su obra ‘El origen de las Especies’ en la que explica que el hombre, por medio de la práctica de la selección natural, busca en la mayoría de casos que su evolución biológica descendente sea entre los seres de su misma especie en términos de supervivencia e individualidad y complementa, que la ignorancia del ser humano es tan grande que nunca permitirá cambiar este orden, es decir, que nunca estaremos preparados para aceptar seres que piensen diferente o que sean diferentes.

Sin embargo, el ruso filósofo, anarquista y activista político Pedro Kropotkin en el año de 1902 publica una obra llamada ‘El Apoyo Mutuo’, en la que antagoniza los pensamientos de Darwin demostrando cómo, animales de diferentes especies se unen y trabajan en equipo para sobrevivir a condiciones extremas.

A propósito del bicentenario de la Batalla de Boyacá, ¿Aún seguimos siendo Centralistas o Federalistas?, ¿O será que aún somos Realistas? ¿Será que como dice Darwin somos individuales o colectivos como lo propone Kropotkin? ¿Será que ya no nos importa tanto ser del uno del otro o será tal vez que en nuestro país gobiernan los del uno y los del otro? ¿Es decir, será que tenemos una diarquía eterna?

Luis Felipe Chávez Giraldo
Historiador
lfch1978@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado