MIÉRCOLES, 17 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Camilo Herrera Mora

Dicotomías

Estamos en una ‘inflación espesa’, que se demora más en bajar de lo deseado. 

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora

Los datos del gasto de los hogares no son buenos. Llevamos 8 meses de freno de gasto según lo medido por Raddar y el Dane deja ver una caída en el comercio. Lo curioso es que la confianza del consumidor de Fedesarrollo mejora e incluso la percepción de la gente sobre su propia economía medida por Invamer. ¿Qué está pasando?

Mientras las personas deben destinar más dinero a comprar cosas de uso frecuente como el mercado, dejan de comprar bienes durables como los carros y la vivienda, y a excepción de estas personas que no pudieron cumplir el sueño de comprar estos bienes, los precios de algunas cosas comienzan a bajar, incluidas las tasas de interés y el dólar, generando una sensación de mayor capacidad de compra en el mercado.

Más, esto no significa que las personas estén comprando más, sino que compran más que en 2021 y esto les parece suficiente.

En 2022 compramos de más y eso hace que si la gente compra lo mismo o un poco menos, no se sienta tan afectada. Esta es la primera dicotomía en la que estamos: porque mucha gente siente mejoras pero las ventas muestran otras cosas.

La otra dicotomía es que las empresas y el comercio no están logrando sus metas, porque asumieron que en 2023 no habría ajuste y están pagando ese análisis con inventarios de materias primas y producto final pagados, comprados y producidos a costos muy altos y con un dólar cercano a $4.500, situación que hace que no sólo no cumplan en ventas sino que su rentabilidad este aún muy debajo de 2019, haciendo que sea casi imposible sacar promociones al mercado.

Estas dos dicotomías (gente comprando menos y feliz; empresarios y gobierno infelices gastando más de lo que van a vender) ponen a nuestro mercado en un ciclo de freno importante, que se suma al inducido por el centenario Banco de la República para frenar la economía, que nos lleva a esperar que los precios bajen primero que los costos acumulados, reduciendo márgenes y causando una escasez de promociones, liquidaciones y ofertas en el mercado, porque simplemente es casi imposible bajar más los precios.

Muchos pueden pensar que, si baja el dólar, el precio de los insumos a nivel mundial y ceden las tasas de interés, producir será más barato; sin embargo, esto sólo pasa si las empresas comprar las cosas el mismo día que las producen y las venden, lo cual no es lo más común, ya que dependemos de cosas que debemos comprar hasta seis meses antes, a las tasas y tipo de cambio del momento.

Por eso, estamos en una “inflación espesa”, que se demora más en bajar de lo deseado: porque los costos que hoy vemos bajar sólo bajarán los precios en por lo menos seis meses. Mientas la gente se siente mejor.

CAMILO HERRERA MORA
Fundador de Raddar

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes