Economía

Agro y finanzas jalonaron la recuperación de las regiones

En los principales departamentos del país, el tercer trimestre marcó el ritmo de reactivación para la industria, la construcción y el comercio. 

Agro

Archivo

POR:
Portafolio
diciembre 15 de 2020 - 09:30 p. m.
2020-12-15

Luego de una caída histórica de la economía nacional, el tercer trimestre ha marcado una reactivación significativa, sobre todo de la producción industrial, las actividades agrícolas y del sector financiero. Sin embargo, el empleo sigue prendiendo las alertas en todas las regiones.

(Lea: Coronavirus agudizaría los viejos problemas del campo)

Eso evidencian ocho boletines del Banco de la República, que hacen una revisión de cómo le ha ido a las economías del mismo número de regiones en el tercer trimestre, y que dan una foto panorámica de la forma en que se está recuperando el país después de una contracción histórica de 15,7% del PIB en el segundo semestre.

(Lea: Lanzan gran acuerdo para el desarrollo integral del campo)

Los informes estudian el desempeño del nororiente (Arauca, Boyacá, Norte de Santander y Santander), Bogotá y Cundinamarca, el Caribe (Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena, San Andrés y Providencia, y Sucre), el suroriente (Amazonas, Casanare, Guanía, Guaviare, Meta, Vaupés y Vichada), el Eje Cafetero (Caldas, Risaralda y Quindío), noroccidente (Antioquia y Chocó), Centro (Caquetá, Huila y Tolima) y el suroccidente (Cauca, Nariño, Putumayo y Valle del Cauca).

En esas regiones salta a la vista que el levantamiento gradual y total de las restricciones llevó a que los sectores que tenían limitaciones para operar lograran retomar algunas de sus actividades, lo que hizo que la caída del PIB nacional en ese periodo fuera de 9%. Eso sí, el desempeño se ha dado de forma desigual por todo el país.

Como denominador común de la recuperación de esas zonas, se ve que el sector agrícola y el financiero han jalonado buena parte de la recuperación regional y, en menor medida, se ven algunos brotes verdes en las actividades relacionadas con construcción, transporte y comercio.

Por ejemplo, en Bogotá la mayoría de los sectores registraron menor caída con tendencia a la recuperación, en los que se destacó la construcción y las exportaciones. Según el Banco de la República, el comercio minorista reportó un crecimiento anual particularmente en Cundinamarca, al igual que en su industria al final del trimestre.

Algo similar se vio en el suroriente y en el suroccidente, en donde se observó que hubo mejores desempeños en las captaciones y colocaciones financieras y en la construcción.

Según el centro de estudios económicos del BanRep y datos del Dane, el área aprobada para construir en el suroriente subió 19,7% en el tercer trimestre y en el suroccidente 12,1%.

“En línea con la reactivación del sector en el periodo, el mayor área en proceso junto al reinicio de obras paralizadas, impulsaron la demanda por cemento gris en la región, especialmente para construcción de vivienda”, subrayó el informe.

El Eje Cafetero, por su parte, tuvo un aumento de la actividad agrícola, industrial y de transporte, el sector financiero y las remesas recibidas de trabajadores del exterior. Pero, al contrario de lo que se vio en otras zonas, la construcción y la actividad comercial tuvieron reducciones.

Dentro del análisis que hace el Emisor también está el Indicador Mensual de la Actividad Económica (Imae), que para estos reportes se hizo solo para el noroccidente y el suroccidente. De acuerdo con eso, la economía de Antioquia en el tercer trimestre tuvo un retroceso de 3,6%, ajustado por estacionalidad, lo que representó una recuperación de 13%, mientras que en el dato nacional hubo un alza de 8,7%.

“Este impulso se produjo gracias a la reapertura de varias ramas de la producción, la flexibilización en restricciones de movilidad y la recuperación paulatina del consumo, especialmente de bienes durables y algunos servicios”, resalta el informe.

Para el caso de Valle del Cauca, la economía tuvo una caída peor que la de Antioquia, con 6,5%. Eso sí, se ve que la recuperación con respecto al trimestre anterior fue de 11,6%. Ese desempeño, dice el análisis, tiene que ver con que diez de las 12 variables del Imae estuvieron en rojo y solo construcción y el sector financiero terminaron en verde, como se ha detallado en otras regiones.

EL PROBLEMA DEL DESEMPLEO

Ahora bien, mientras se ve que cada región tiene unas mejoras en sus indicadores económicos, según los distintos efectos de la pandemia en sus actividades productivas, la recuperación del empleo se ha vuelto la mancha de esa reactivación.

Precisamente, en los ocho análisis que hizo el BanRep se resalta que en todas las regiones el empleo es de los indicadores que sigue en rojo y, para el caso de algunas zonas, se ha profundizado incluso más que en el segundo trimestre.

Por ejemplo, la región central concentra gran parte de las urbes que tienen el mayor desempleo del país. En el trimestre móvil de julio a septiembre, Ibagué, Florencia y Neiva alcanzaron una tasa de desocupación de 27,5%, 27,2% y 26,4% respectivamente, lo que es superior al indicador de las 23 principales ciudades, que cerró en 21%.

Para José Ignacio López, director de investigaciones económicas de Corficolombiana, “el foco de la recuperación debe estar en el mercado laboral. Por eso es tan importante que se discuta más cómo recuperar el empleo femenino. Se deben discutir cosas como reabrir los colegios públicos, para reactivar la mano de obra femenina, que está realmente en una situación difícil”.

A la situación del empleo femenino se le suma que la recuperación de los puestos de trabajo se ha dado sobre todo en los informales o los que son por cuenta propia, lo que configura una preocupación adicional para analistas.

INFLACIÓN, A LA BAJA

En los informes del Banco de la República también se vio que en la mayoría de las regiones la inflación se mantuvo a la baja, a excepción del Eje Cafetero y el noroccidente.
Según el análisis, Manizales y Armenia mostraron una estabilidad de la inflación, con un aumento 2,31% y 2,55%, respectivamente. Sin embargo, frente a septiembre del año pasado, se vio un aumento anual.

“Comparado con los demás territorios de Colombia, Pereira se ubicó en el quinto lugar entre las ciudades con mayor inflación del país, y Armenia y Manizales estuvieron en el octavo y noveno puesto respectivamente, todas por encima del resultado total nacional”, dicen.

Asimismo, para el caso de Medellín y Valle de Aburrá, la inflación anual durante el tercer trimestre mostró un ligero repunte frente al cierre de junio, más cerca de la meta definida por el BanRep, con 2,68%.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido