Aislado, San Andrés pierde $98.000 millones cada mes

Estudio de Banrep sugiere este como el peor escenario, en el que el 60% de los ocupados permanecen en confinamiento. 

San Andrés

Los costeños están pidiendo volver a su lugar de origen en Cartagena o Santa Marta, mientras que los nativos prácticamente viven de la pesca. 

Archivo particular

POR:
Portafolio
julio 07 de 2020 - 11:03 p. m.
2020-07-07

Si bien con la crisis del coronavirus la economía de todo el país ha resultado fuertemente golpeada, algunos departamentos se encuentran en estado crítico. Es el caso de San Andrés, que depende en un 90% del sector turístico, uno de los más afectados en la emergencia y, posiblemente, de los últimos en reactivarse.

(Las basuras ahogan a la isla de San Andrés). 

“Los comercios redireccionaron hace varios años toda la mercancía y la atención hacia los turistas. Los restaurantes, los hoteles, las personas individuales que tenían trabajadores independientes, toda la economía local está hacia la atención el servicio de los visitantes”, asegura Liza Hayes, secretaria de Hacienda de la Gobernación.

Y es que un estudio sobre el impacto económico regional de la covid-19 en Colombia del Banco de la República, publicado en mayo, sugiere que San Andrés, junto con Antioquia, Boyacá, Santander y Valle del Cauca son los departamentos más impactados por el aislamiento.

En el peor de los escenarios previstos por la entidad, con un 60% de los trabajadores en confinamiento, las pérdidas en San Andrés en un mes serían de $98.000 millones, siendo el sector servicios el de la mayor reducción de ingresos con $95.000 millones (97,1%), seguido de la manufactura (1,4%), agricultura (1,3%) y minería (0,1%).

(Transporte público para San Andrés sería eléctrico). 


“Esto nos está perjudicando mucho, pues ya debemos las administraciones de los edificios y al no pagar esto no se les puede cancelar a los porteros y a las señoras del aseo”, afirma Indira Modero, administradora de tres apartamentos desde hace más de 7 años en la isla. Además, agrega que los costeños que viven en la isla están pidiendo volver a su lugar de origen en Cartagena o Santa Marta, mientras que los nativos del archipiélago prácticamente viven de la pesca.

De igual forma, las finanzas departamentales también se han visto muy golpeadas, entre otras cosas por el cierre del aeropuerto con el que la Gobernación dejó de recibir los ingresos de las tarjetas de turismo. “Si bien venimos con un balance de casi $140.000 millones más otros recursos adicionales que nos alcanzaron a entrar hasta febrero, eso no va a ser suficiente para dinamizar la economía local”, destaca la secretaria de Hacienda.

Según los datos suministrados por el Departamento de Prosperidad Social, 2.447 personas se beneficiaron en San Andrés con el primer cobro de Familias en Acción (98%), el cual tuvo una inversión de $576.398.350; mientras que en el segundo el alcance fue del 83% (2.059 familias) con una inversión de $578.706.050.

Respecto a Jóvenes en Acción, fueron 215 los beneficiarios (94,3%) en la primera entrega y 225 en la segunda (89,6%), con una inversión de $126.168.000 y $172.872.000, respectivamente.

PANORAMA EMPRESARIAL 

Con una población de 61.280 habitantes (55.291 en San Andrés y 5.989 en Providencia), el departamento se encuentra sumido en una incertidumbre total por la emergencia del coronavirus y las empresas que allí están ubicadas son una prueba de ello.

Luego de 20 años de experiencia en el sector, los hoteles Portobelo pasaron de vender a principios del 2020 una suma de $1.492 millones, a tener cero ingresos para la segunda mitad del año. Lucy Álvarez, gerente financiera de la empresa, asegura que la nómina se redujo de 125 trabajadores a 55, y la ocupación que comenzó con 82% ahora es cero. Como consecuencia, la compañía tuvo que acogerse al subsidio de la nómina con un crédito de $340 millones.

De acuerdo con la Cámara de Comercio de San Andrés, a finales de junio 163 empresas cesaron por completo su actividad económica, 93 de ellas dedicadas al turismo y 70 almacenes que entregaron sus locales, lo que representó el desempleo para 2.420 personas.

La entidad resaltó que el 18% de los comercios cerraron sus puertas y un 82% tiene expectativas de reanudar operación en el mediano plazo.

“Estamos sobreviviendo con los ahorros y con préstamos que nos ha hecho la banca, pero la de primer piso. En junio ya nos tocó suspender contratos a 3 meses, sin remuneración. Para esta época, la isla era a reventar, no le cabía un pasajero, con una ocupación del 95 al 100% que hoy es cero”, manifiesta Julio García, gerente y propietario del hotel Portofino.

Como reitera Indira Moreno, la isla solo vive del turismo y la mayoría de los locales se encuentran cerrados. “Todas las señoras que trabajan en las perfumerías, en los almacenes de muebles, sábanas y televisores las han sacado”, dice.

Ante esta situación, la Gobernación y distintas entidades vienen trabajando en diferentes estrategias. “Vamos a tener una reunión con Bancoldex, ya tuvimos una con la representante regional y queremos solicitar un crédito del programa San Andrés Responde para que los empresarios tengan un alivio financiero, tributario y crediticio”, aseguró Sebastián Ospina, secretario de turismo de la isla.

No obstante, es importante resaltar que en medio de la emergencia, el archipiélago espera la aprobación para iniciar con el piloto del aeropuerto que, junto con el de Río Negro en Medellín, estarían entre los primeros en realizar las pruebas. Además, la Secretaría trabaja en el piloto para la reapertura de playas y se ha desarrollado un conjunto de jornadas de embellecimiento y aseo durante la temporada que llevan sin visitantes.

María Camila Pérez Godoy
camgod@eltiempo.com

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido