Al año, 20.000 colombianos estudian las carreras del futuro

El país debe ofrecer programas de acuerdo con lo que el mercado está demandando.

Sebastián Barrientos

Sebastián Barrientos, director del foro, explicó las ventajas de la formación para los empleos actuales.

Archivo particular

POR:
Portafolio
febrero 22 de 2019 - 06:09 p.m.
2019-02-22

La revolución digital hace parte de todos los aspectos de la actualidad, las nuevas tecnologías están para mejorar la calidad de vida y el desempeño de los profesionales y empresas.

Según la OCDE, Colombia es uno de los pocos países donde la enseñanza básica no está bajo los parámetros universales, pese a que el Gobierno destina a la educación el 6,2% de su Producto Interior Bruto (PIB), por eso es importante que el país empiece a ofrecer carreras que se adapten al mercado internacional.

(Cinco carreras con mejores oportunidades laborales para 2025). 

Actualmente, la demanda de profesionales está en áreas relacionadas con robótica, tecnologías de la información y comunicación, y demás desarrollos tecnológicos como la elaboración de aplicaciones, software y videojuegos.

Para que los colombianos puedan acceder a universidades que tienen estos programas, más de 20 instituciones especializadas en estudios en el exterior, estarán presentes en el foro +Superior Education Forum que se llevará a cabo los días 21 y 23 de marzo, en Medellín y Bogotá, respectivamente, de acuerdo con Sebastián Barrientos, director del evento, así los interesados estarán más cerca de las opciones en pregrado y posgrado para exterior, así como las carreras más demandadas en el mundo.

¿Cuál es el panorama en el país para las carreras del futuro?

Lo que nosotros vemos es que hay una gran cantidad de universidades en el exterior que si están ofreciéndoles a los colombianos oportunidades de preparación al futuro, carreras que ya son demandadas y que tienen un amplio aspecto de crecimiento a nivel global.

No solo hablamos de programas o de carreras sino de áreas, todo lo que es blockchain, Big Data, internet de las cosas, gaming, robótica y drones aplicada a programas tradicionales.

Por ejemplo la administración agropecuaria pero con drones y con análisis de datos para hacerlo de forma eficiente.

Colombia debe decidir si quiere hacer parte de esta revolución y aportar con cambios puntuales al sistema educativo que no está lejos de la realidad sino que hace parte del presente.

¿De dónde son estas escuelas?


Vienen universidades de Australia, Inglaterra, Canadá, Estados Unidos, Holanda, donde estos programas son líderes y por eso los colombianos puede ir a aprender con toda la confianza.

¿Cuáles son entonces las carreras del futuro?

En el área de la ingeniería de sistemas, está la ingeniería en IT o en sistemas de Comunicación. Tenemos una gran oferta y demanda en los temas de la ciencia del Big Data, en el análisis, que están de la mano pues una es la recolección y el otro de la priorización de la información.

En el caso de los videojuegos o el gaming, tenemos diseño de juegos, producción y dirección.

(¿Cuáles son las carreras del futuro?). 


Para inteligencia artificial tenemos carreras de administración y ciencia interna con el énfasis para el uso de esta área.

Todo esto lo que lleva es a que los estudiantes cambien de mercado y vean opciones afuera, pues la academia nacional no está lista ni ofrece los programas que se quiere, así es como muchos los cerebros que se fugan del país.

¿Cuántos colombianos salen al año para estudiar estas carreras?

Al año, por la misma necesidad y por buscar preparación para el mercado laboral actual, más de 20.000 colombianos estudian afuera las carreras del futuro, es más estas capacidades ya son demandadas en el país y no los estamos formando.

¿Qué debe hacer la academia en Colombia o el Gobierno entonces?

Yo siento que lo que se debe hacer es establecer una comunicación con el sector productivo nacional, ya sea privado o público y estudiar con ellos lo que la industria está demandando, pues se está demandando una cantidad de profesionales que no se han formado.

La otra parte es que se requiere un sistema renovado porque el actual es obsoleto, desde la forma en que se está enseñando, los métodos, las herramientas y los vinculos con sus pares en el extranjero.

El tercer tema es la investigación que se está haciendo y su uso y aplicación, ahí se requieren más recursos y está no es una falencia de las universidades sino del Gobierno y también ahí se debe pensar en las alianzas para obtener buenos resultados.

El modelo más avanzado en esto es Canadá, ellos cada seis meses hacen una revisión de su sistema académico, miran lo que demanda el sector productivo, la formación que se requiere, se establece el programa, con un orden claro para que la producción de estudiantes impulse el futuro industrial del país y su crecimiento.

En Colombia solo estamos produciendo estudiantes en cadena como si fuera el siglo pasado y solo con un cambio neurálgico se podrá tocar las fibras del pais y de la región en general.

¿Cuántos profesionales estamos perdiendo entonces?

El año pasado salieron 50.000 estudiantes a estudiar al extranjero, de esos 20.000 se fueron a formarse en educación superior, llámese pregrado o posgrado.

Hay otros 23.000 que están estudiando programas de idiomas y los demás se forman con cursos, hacen estudios no profesionales o los hacen específicos.

Hay países que tiene mejores tasas que otros, por ejemplo, más del 70% de los estudiantes colombianos que llega a Australia no se devuelve al país, sino que se vuelve a matricular para no volver o se forma para seguir trabajando allá.

El año pasado más de 21.000 colombianos se fueron para Australia a formarse, luego sigue Canadá y Estados Unidos, eso depende el nivel de estudio que se busca.

Uno podría decir que entonces al año el número de cerebros fugados en Colombia está en 15.000, no es que esté mal formarse fuera del país, la gran pérdida es que no vuelvan o no reintegrarán ese conocimiento en nuestra nación y nuestra industria no se beneficiará de ellos.

Tenemos que hacer a Colombia atractiva en este aspecto y no ser un exportador de profesionales.

Siga bajando para encontrar más contenido