La necesidad urgente de los estímulos financieros

Experto señala que se va haciendo imprescindible un estímulo fiscal para que el gobierno impulse la economía.

El gasto público en educación es de alrededor del 5 % del PIB.

Lo imprescindible es hacer efectivos los estímulos anunciados. 

Archivo particular

POR:
Portafolio
julio 06 de 2020 - 04:19 p.m.
2020-07-06

Tal y como sabemos ahora, y ya se había anticipado, al reconocerse el comportamiento exponencial de la pandemia, las cifras de contagio y muertes no sólo acechan y se mantienen en alza, lo peor: parecen próximas a desbordar las capacidades de atención en salud del país. Aunque es prudente y se hace racional aprender de los errores, es tiempo de darse cuenta de que no existe dualismo de “juego cero” entre salud y economía.

(¿Por qué el covid – 19 no es una crisis como las demás?). 

Se trata de dos caras del fenómeno y es evidente que, si las cosas en Colombia se salen de control en la salud, esto es un golpe a la economía. Pero también, por otro lado, si se abren imprudentemente, las actividades económicas ahora, tenemos el grave riesgo de haber perdido lo que ganamos estando en confinamiento relativamente generalizado.

Si este último fuera el caso, nos quedamos en el peor de los escenarios y con tendencias negativas: mal en la economía producto de la primera etapa del encierro, y con los resultados exponenciales, a galope tendido, en el incremento de contagios y muertes.

(¿Indemnización por “aburrirse en el trabajo”?). 

Lo que se va haciendo imprescindible ahora es el estímulo fiscal. Que el gobierno impulse la economía. Esto es algo que vamos aprendiendo ya con la pandemia. Hasta hace poco, los economistas gustábamos pensar que los mercados se autorregulaban y que esos mismos mercados resolvían todos los problemas. No es así exactamente. Esto es una discusión para largo y muy necesaria. Pero ahora se requieren de esos estímulos.

Eso es precisamente lo están haciendo las economías más desarrolladas, las que nunca creyeron totalmente las fábulas de que los mercados resolvían todos los problemas. Desde Estados Unidos -a pesar del actual mandatario- hasta Alemania, pasando por Países Bajos, Bélgica y Francia, se están promoviendo estímulos a las empresas.

En Colombia el gobierno ha anunciado varias veces un monto de estímulo total de unos 117 billones de pesos. Se tienen planes y programas. Hasta allí todo bien. Se está gobernando expeditamente por decreto. Eso significaría un total de egresos de un 10 ú 11 por ciento del producto interno bruto (PIB). Sin embargo, lo que se ha hecho efectivo en realidad, y ya con más de tres meses de pandemia, es sólo un 2 por ciento del PIB.

Lo imprescindible es hacer efectivos esos estímulos. Hacer que las pequeñas y medianas empresas, que la población más vulnerable tenga en realidad esos respaldos y apoyos, incluyendo préstamos en condiciones favorables. Es hora de salvar los muebles en medio de esta inundación que nos afecta a todos.

Giovanni E. Reyes
Ph.D. University of Pittsburgh/Harvard
Profesor Titular y Director Académico de Pregrados de Administración de la Universidad del Rosario.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido