Analistas piden una reforma laboral integral para reactivar el empleo

En agosto, la tasa de desocupación del país se ubicó en 10,8%, siendo el nivel más alto para este mes en los últimos nueve años.

Desempleo juvenil fue de 14%
POR:
Portafolio
septiembre 30 de 2019 - 09:34 p.m.
2019-09-30

La destrucción de más de medio millón de empleos en agosto pasado, frente al mismo mes del 2018, colmó la paciencia de más de uno.

Gremios, analistas y expertos coincidieron en que solucionar este frente debe ser la prioridad del gobierno de Iván Duque, luego de que el Dane revelara que la tasa de desempleo fue de 10,8% en agosto, es decir, 1,6 puntos porcentuales más que un año atrás.

(Dane revela el informe del mercado laboral correspondiente a agosto). 


El panorama del mercado laboral tiene tanto de largo como de ancho, pero se resumiría en tres factores: se están destruyendo cada vez más plazas de trabajo, no se están creando puestos nuevos y en Colombia pareciera haber dos países en materia de ocupación.

PIDEN INTERVENCIÓN 

Así lo dijo Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, quien afirmó que “hay un enorme contraste en el desempleo urbano. Es como si existieran dos Colombias, una de una tasa de desempleo superior al 14% como en Cúcuta, Armenia, Quibdó, Riohacha, Florencia y Valledupar; y un país con desempleo de un dígito como Cartagena, Pereira, Barranquilla y Bucaramanga”.

Cabal fue más allá y agregó que urge debatir acerca de una reforma laboral: “Creemos que es momento de sentarnos a construir futuro en la solución al desempleo en una iniciativa liderada por el Gobierno y concertada con las centrales obreras, empresarios y la contribución de la academia y la dirigencia política”.

La propuesta busca solucionar una realidad y es que en agosto, 2,6 millones de personas reportaron estar desocupadas en el país, aun cuando las tasas de crecimiento del PIB, la inversión extranjera y la confianza empresarial vienen en aumento.

Las razones detrás de este fenómeno estarían dadas por una mezcla de crecimientos menores al potencial y al alza hecha del salario mínimo este año. Así lo cree Sergio Clavijo, presidente de Anif, quien anotó que en el país hay “un bajo crecimiento, una pobre absorción de la mano de obra y errores al asignar exagerados reajustes en el mínimo en los últimos años, superando en 3% la regla universal (que dicta que el alza debe darse por inflación más productividad)”.

(Empleo: prioridad 1A). 


Por su parte, Stefano Farné, director del Observatorio del Mercado de Trabajo de la Universidad Externado, opinó que “estos factores, en efecto, pueden explicar la menor desocupación, pero no tienen un mayor sentido, porque el aumento del mínimo se dio en enero, pero solo desde abril se calificó como malo”. En su concepto, el nudo del mercado laboral tiene que ver no con el mayor desempleo, sino con la menor ocupación.

“Es decir, se están destruyendo puestos por diferentes aspectos, pero no hay una razón particular que dé cuenta de por qué desde abril se disparó la desocupación en Colombia”, concluyó.

La explicación estadística de este fenómeno la dio Juan Daniel Oviedo, director del Dane, quien detalló que “hay variaciones estadísticamente significativas de la población desocupada, los inactivos y la caída de los ocupados”.

Si se mira por regiones, Oviedo explicó que de la caída de 2,5 puntos porcentuales, 2,1 puntos los representan pequeños municipios del país y las zonas rurales de Colombia, “en donde vemos que cambió el perfil de la mano de obra, además que disminuyó la población ocupada con bajo capital humano y hubo una salida importante de las mujeres en la ocupación”.

Además, señaló que si bien en la construcción aumentaron los empleados en cerca de 200.000, en la industria se registraron 288.000 personas menos con empleos. Este diario consultó con los ministerios de Trabajo y Comercio, Industria y Turismo, pero no obtuvo respuesta. En contraste, Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, dijo que es vital que el país se ponga a tono con las nuevas tendencias del mercado laboral.

EXAMEN DEL GOBIERNO 

“América Latina tiene un desempleo de un dígito y nosotros ya nos quedamos en dos. Esto revela una ausencia institucional en muchas ciudades y sectores, pero también da cuenta de que el país tiene un rezago económico muy fuerte, porque si crece la economía y no los puestos de trabajo, es porque la recuperación económica no ha tenido el músculo para traducirse en mayores empleos”, añadió Jaramillo.

Para lograrlo, agregó, se deben aumentar las políticas de empleos, dar incentivo a la formalidad, y rediseñar el marco institucional y de intervención laboral, “porque, además, se viene el trabajo del futuro, que es más complicado, ya que implica automatizacióny robotización, que muy seguramente tocará a Colombia, pero no nos estamos preparando con suficiencia”.

(¿Qué hacer para reactivar el empleo? Expertos sugieren). 


Farné, por su parte, cree que las políticas del Gobierno son calcadas a las del expresidente Álvaro Uribe, es decir, “están enfocadas en darles beneficios a las empresas para que inviertan y aumenten su productividad, y por esta vía crezca el empleo. En contraste con Juan Manuel Santos, cuya administración bajó los costos laborales y así aumentó el empleo”.

Además, el experto plantea que la administración Duque tiene un inconveniente fiscal y es que debe controlar el gasto público, lo cual ha impactado el frente laboral. “Por ejemplo, todos los programas misionales del Ministerio de Trabajo se ha reducido, debido a la falta de financiación”, explicó.

Clavijo, en tanto, coincidió con Cabal en la necesidad de tramitar una reforma que flexibilice el mercado laboral. “Esta debe ser la línea de acción, pues nuestros estudios indican que la reducción de los costos no laborales podrían generar cerca de 1,8 millones de nuevos puestos e incorporar unos tres millones de trabajadores a la formalidad”, dijo.

“No obstante, vale la pena advertir que las intenciones legislativas, que piensan otorgar más primas o continuar encareciendo el mínimo por encima de lo que permite la productividad laboral, obrarían en sentido contrario al destruir más puestos de trabajo”, concluyó.

MIGRACIÓN VENEZOLANA 

Según el director del Dane, los resultados de agosto confirman los análisis presentados en semanas previas: “Todas las tasas de las personas que responden negativamente al módulo de migración (es decir, llevan más de un año en el país) están por debajo de las tasa de desempleo de la ciudad”. Esto quiere decir que el efecto de la migración del país vecino es marginal, tal y como lo han confirmado otras fuentes. Lo mismo dijo Jaramillo, quien anotó que “acá no se puede culpar a los venezolanos, porque son 1,4 millones de persona contra 23 millones que tenemos ocupadas, lo que niega una relación directa de que ellos puedan ser los culpables del desempleo”.

Siga bajando para encontrar más contenido