Apoyo de Duque revive prima extra rechazada por gremios

El respaldo del Gobierno al proyecto de ley del senador Uribe le abriría el camino en esta legislatura. 

Infraestructura

Una de las ponencias para tercer debate del proyecto plantea bajar a 1,5 salarios mínimos el tope para pagar esta prima.

Archivo

POR:
Portafolio
enero 20 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-01-20

En un sorpresivo giro de 180 grados, el Gobierno le dio su bendición a una prima adicional para trabajadores de menores ingresos, a pesar de haberla rechazado en varias ocasiones.

(Lea: Gremios y Gobierno se oponen a la prima extra para trabajadores)

En medio de las festividades y del anuncio del aumento del salario mínimo, el presidente Iván Duque confirmó el cambio de opinión sobre este proyecto de ley, impulsado por el Centro Democrático.

(Lea: 'Prima extralegal ha frenado conversaciones sobre el salario mínimo')

“Después de haber hablado con el sector privado y los partidos, hemos tomado la decisión de hacer un ejercicio en el Congreso para que podamos sacar adelante esa prima adicional, que va a permitirnos en el 2020 llegar a un millón de pesos o más para la gran mayoría de trabajadores del país”, aseguró Duque.

(Lea: 'Prima extra que el Congreso tramita para trabajadores es un engaño')

Por su parte, consultada por este diario, la ministra de Trabajo, Alicia Arango, dijo que “el Gobierno se encuentra participando activamente en la discusión que se le está dando al proyecto en el Congreso, tanto con las bancadas como con los demás sectores interesados”.

“Ha sido un objetivo prioritario del Gobierno fortalecer los ingresos de los trabajadores, como lo demuestran los incrementos reales más altos del salario mínimo en décadas, en condiciones que permitan un mayor dinamismo por parte de los empleadores”, agregó.

TRES MESES


No obstante, ni Duque ni Arango pensaban igual hace un tiempo. De hecho, fueron unos tres meses los que le tomó al Ejecutivo cambiar de opinión frente a este proyecto, que, desde que se radicó no se veía con buenos ojos. En la Asamblea de la Andi del 2019 y sin hacer referencias directas, Duque señaló que no cedería a la tentación de apoyar propuestas que dejan aplausos, pero “dañan la economía”.

Por su parte, la Mintrabajo aseguró en septiembre pasado que: “Este proyecto ya va en tercer debate y nosotros no podemos hacer nada, pero la posición del Gobierno Nacional está más que clara”.

Sin embargo, desde el día uno, en un concepto enviado al Congreso, esta cartera le dio su visto bueno a la creación del incentivo adicional, cuyo costo se calculó en $1,8 billones (entre el sector público y privado).

RESPALDO PARCIAL

En el documento, el Ministerio de Trabajo señaló que “la prima propuesta constituye, en efecto, un beneficio directo para la población formal en el rango salarial descrito pues representa un ingreso adicional para dicha población. Es a su vez un ingreso que dada la ciudadanía a la que estaría dirigido, tendría una destinación significativa hacia el consumo de productos incluidos en la canasta familiar a la que alude el mismo proyecto”.

No obstante, le pidió al Minhacienda que decidiera si darle el visto bueno o no, por tener un impacto fiscal. En junio de 2019, esta entidad pidió revisar su conveniencia, pero seis meses, de parte del propio Duque, recibió la noticia de que la prima sí iba. En este giro, asegura un funcionario del Minhacienda, habría incidido la coyuntura del país de finales del 2019.

“El Presidente habría decidido apoyar la prima como consecuencia del paro y la tensión con los sindicatos, y en medio de la negociación del salario mínimo, mientras se pasaba la Ley de Crecimiento y se armaba el holding financiero”, explicó.

Y agregó que aún no están determinados los costos, ya que en la Cámara se proponen unos cambios. “En el trámite se verá desde cuándo y cómo se podría pagar”, detalló.
De otro lado, la posición de los gremios poco ha cambiado.

Según Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, “si a las empresas se les suma la prima a los incrementos del salario mínimo, se van a encarecer los costos laborales y los empresarios de una manera generosa podrían asumirlo, pero en el fondo es una barrera para la generación de nuevos empleos”.

Por su parte, Jorge Enrique Bedoya, presidente de la SAC, indicó que “la versión con cambios, que está en la Cámara (ver recuadro), puede hacer que la propuesta sea más factible, ya que va orientada a quienes tienen menos ingresos y está atada a que se promueva la educación de los trabajadores. No obstante, habrá que ver cuál texto es el que se aprueba”.

LAS TRES PONENCIAS

En el Congreso reposan tres ponencias para tercer debate de este proyecto, una de las cuales tendrá que ser escogida para discusión.

Entre otras, estas pretenden bajar a 1,5 salarios mínimos el tope para pagar la prima y condicionar su giro a que los empleados estén estudiando.

Estos cambios, según Bedoya, “harían más factible para los empresarios, porque como se aprobó en el Senado no es viable. En este caso, puede ser un buen incentivo para que la gente continúe sus procesos de educación y es un buen mensaje que se fije en el rango de 1,5 salarios mínimos, ya que aplica para las personas con menores ingresos”.

No obstante, con el apoyo del Gobierno, el proyecto tiene todo para ser avalado en el Legislativo.

Siga bajando para encontrar más contenido