Lo que debe ganar para estar en la clase alta del país

Por cada persona que está en la clase alta hay más de 33 personas pobres y vulnerables.

Avanza reunión para determinar aumento del salario mínimo

El 71% de los colombianos tiene patrimonio inferior a 10.000 dólares.

Archivo portafolio.co

POR:
Portafolio
junio 10 de 2019 - 08:57 a.m.
2019-06-10

Imagine un hogar promedio en Colombia: tres personas. Dos padres y un hijo. Suponga que, como la mayoría, los dos padres trabajan, y cada mes, entre los dos suman ingresos por 8,9 millones de pesos, con los que viven junto a su hijo. Con ese ingreso, esta familia alcanza a ser de clase alta.

Ese es el resultado de aplicar en el país los criterios sobre las clases sociales del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo. Al mirar la realidad del país con esas pautas, se encuentra que son de clase alta hogares en donde, por cada miembro, se cuenta con ingresos desde 2,9 millones de pesos mensuales.

Así las cosas, un millennial (jóvenes no mayores de 35 años) que viva solo y gane 3 millones de pesos puede considerarse afortunado.

(Lea: Colombia ha logrado aumentar su riqueza total un 302% este siglo

Los cálculos han salido a relucir recientemente, por Planeación y por el Dane, en el marco de la discusión en marcha del Plan Nacional de Desarrollo y de la presentación de la nueva canasta familiar para medir la inflación.

Esos ingresos que marcan el límite de entrada a la clase alta pueden lucir como los de personas acomodadas, pero no de ricos. Lejos de las fortunas de más de un millón de dólares que tienen cerca de 40.000 personas en Colombia, según Credit Suisse. Con esa distancia, entonces, ¿por qué bastan esos ingresos para estar en la clase alta del país?

(Lea: ¿Cuánto dinero recibiría cada colombiano si se pudiera repartir la riqueza del país?

Porque, pese a que los recursos de estas familias están muy lejos de las grandes fortunas, sus ingresos son suficientes para superar a los del 98 por ciento de la población. De hecho, ese nivel de ingresos corresponde solo a un millón de personas en el país.

Si se observa un hogar con ingresos de 4 millones de pesos mensuales, debería ser algo común en Colombia, dice Luis Carlos Reyes, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana. “Sin embargo, pertenecen a un selecto grupo del 10 por ciento más alto de los hogares en términos de ingresos”. Y si un hogar obtiene 10 millones, ya no está por encima del 90 sino de cerca del 98 por ciento del total.

(Lea: ‘El 1 % concentra el 40 % de la riqueza de Colombia’

Entre tanto, hay 12,8 millones de personas en la pobreza, el 27 por ciento de la población, con ingresos de máximo 250.000 pesos por persona. El 40 por ciento de la población, 19 millones de personas, son vulnerables, es decir, aquellos que superaron la pobreza pero corren riesgo de volver a esa condición. Los ingresos de este segmento son de entre 250.000 y 590.000 pesos por persona. En un hogar de tres integrantes, no más de 1,27 millones mensuales.

Y hay 14,7 millones de habitantes en la clase media –el 31 por ciento de la población– con ingresos de entre 590.000 pesos y 2,95 millones por cada miembro del hogar, es decir, 8,85 millones si el hogar es de 3 personas. De este nivel de ingreso en adelante, los hogares y las personas son de clase alta.

71% DE COLOMBIANOS TIENE PATRIMONIO INFERIOR A 10.000 DÓLARES


En resumen, por cada persona que está en la clase alta hay más de 33 personas pobres y vulnerables. Conforme lo revela el informe de riqueza global del 2018 de Credit Suisse, mientras que el patrimonio del 71 por ciento de los adultos en Colombia es, en promedio, inferior a 10.000 dólares, un poco más del 2 por ciento de los adultos tienen patrimonios de más de 100.000 dólares.

En otras palabras, el hecho de que con ingresos de 2,9 millones de pesos mensuales por persona se supere al 98 por ciento de la población indica cómo el grueso de la riqueza se concentra en segmentos mínimos, como consecuencia de tener uno de los niveles más altos de desigualdad en el mundo.

De acuerdo con el decano de Economía de la Universidad del Rosario, Carlos Eduardo Sepúlveda, aun midiendo después de impuestos y subsidios los ingresos de los hogares, Colombia sigue siendo uno de los países más desiguales de América Latina. “La falta de profundización en la ciencia y la tecnología, entre otros factores, pone en riesgo a las clases que han superado la pobreza o llegaron a la clase media”, dice.

Si bien es cierto que la lucha contra la desigualdad ha sido lenta, sí ha habido avances apreciables contra la pobreza en la última década, con un importante aporte de los ingresos petroleros y de minerales en general. Esos recursos han permitido a los gobiernos alimentar proyectos y planes de subsidios.

“Siempre puede pasar que los precios de las materias primas bajen y afecten el ingreso per cápita, y las personas que están en la línea de pobreza recaigan –dice Reyes–. Sin embargo, si se miran los ingresos este siglo, el PIB per cápita, y se compara frente al de los años 90, se ha triplicado, por lo que creo que si aún los precios de las materias primas bajaran más, la población no se devolvería. Solo lo haría una gran crisis social, tipo Venezuela”.

MAURICIO GALINDO Y ROLANDO LOZANO
Economía y Negocios
EL TIEMPO

Siga bajando para encontrar más contenido