Atentado a la infraestructura petrolera causa nuevo daño ambiental

Ataque al oleoducto Caño Limón-Coveñas provocó derrame de crudo en dos ríos y una quebrada.

Atentado Caño Limón - Coveñas

Equipo de Ecopetrol instala barreras de contención para detener el derrame de crudo ocasionado por atentado al oleoducto Caño Limón - Coveñas en Cubará, Boyacá

@ECOPETROL_SA

POR:
Reuters
noviembre 22 de 2018 - 12:31 p.m.
2018-11-22

Ecopetrol lanzó este jueves un plan para contener un derrame de crudo que cayó en dos ríos y una quebrada en el sector de la vereda Cañaguata, en zona rural de Cubará (Boyacá), en límites con el municipio araucano de Saravena, después de un nuevo ataque contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas.

(Lea: Ecopetrol le da un revolcón a negocio de sus refinerías)

"El ataque produjo caída de petróleo en un caño seco y posteriormente en la quebrada La Gaitana y en el ríos Róyota y Arauca. Como parte del plan de atención se protegió la bocatoma del acueducto del municipio de Arauca", dijo Ecopetrol.

Del mismo modo, la petrolera rechazó enfáticamente estas acciones "que atentan contra el medio ambiente, las comunidades y todos los colombianos".

Aunque la tubería de 773 kilómetros de longitud y con capacidad para transportar hasta 210.000 barriles diarios de crudo está fuera de operación desde el 25 de agosto, la activación de una bomba provocó el derrame de una cantidad considerable de crudo sobre la corteza vegetal de la zona, aseguró una fuente de Ecopetrol.

Las autoridades militares con jurisdicción en la región atribuyeron el ataque a guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), considerado una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

El grupo insurgente, que frecuentemente ataca el oleoducto, tiene alrededor de 2.000 combatientes y se opone a las actividades petroleras y mineras de compañías multinacionales, alegando que aprovechan los recursos naturales sin beneficiar a los colombianos.

En lo que va del 2018, el oleoducto Caño Limón-Coveñas ha sido blanco de 84 ataques, superando los 62 del año pasado, según estadísticas de Ecopetrol. La parálisis de la tubería suma 277 días este año.

Siga bajando para encontrar más contenido