Aumenta la preocupación de la costa Caribe sin turismo

En departamentos como San Andrés esta actividad representa la mitad de la economía. Informalidad, la otra cara del sector.

Turismo

El Centro de Pensamiento Turístico de Colombia estimó que 150.000 empleos directos se encuentran en riesgo.

EFE

POR:
María Camila Pérez Godoy
abril 23 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-04-23

La costa Caribe colombiana es el reflejo del impacto que la covid-19 ha ocasionado en muchas personas y economías en el país. Departamentos que cuentan con una gran dependencia del sector turístico se encuentran muy golpeados, no solo por la coyuntura, sino por el panorama inciertos.

(Lea: En Latinoamérica los empresarios son más pesimistas sobre la economía)

Uno de los casos más preocupantes es el de San Andrés. “El turismo desplazó a la agricultura y a la pesca, llevándonos a una dependencia absoluta del turismo. Nadie imaginó esta situación, ni si quiera en el escenario más pesimista”, afirmó Sebastián Ospina, secretario de Turismo de la isla.

(Lea: Críticas y apoyos en el turismo a propuesta de eliminar días festivos)

Y es que esta actividad representa más de la mitad de la economía local, generando cerca de 6.000 empleos formales, que se convierten en 10.000, si se tienen en consideración los estimados por la informalidad.

(Lea: El turismo mundial tendría pérdidas por US$302 mil millones)

Barranquilla, por su parte, registra que hay 1.430 compañías vinculadas al sector turístico, que representan el 3% del rubro empresarial de la ciudad. Tales empresas, cuentan con un total de 14.526 empleados, de acuerdo con el Sistema de Información Turística del departamento (Situr). Cabe resaltar que para época de carnaval los indicadores del sector turístico se disparan en esta ciudad.

“Este año el Carnaval recibió más de 19 mil visitantes tanto nacionales como internacionales vía aeropuerto, y un total de 53.496 personas que se movilizaron por vía terrestre", destaca Kathy López, jefe de la Oficina de Turismo.

EMPRESAS EN QUIEBRA

Sin excepción, los negocios turísticos de la Costa se han visto seriamente impactados con la realidad del coronavirus. Uno de los ejemplos es el caso de los alojamientos que cubren un espectro de afectación que va desde grandes empresas hoteleras hasta pequeños propietarios de inmuebles que brindan servicios de alquiler por temporadas.

“Todas las plataformas donde tenemos nuestros apartamentos ahora mismo están bloqueadas, no están trabajando. Eso nos ha llevado a la decisión, muy triste porque han sido inmobiliarias de 12 y 14 años, de tener que hacer entrega a los propietarios de los apartamentos y casas de los que se pagan canon de arriendo”, destaca Martha Lucía Arteta, administradora de la inmobiliaria Kamarsol en Cartagena.

Además, es enfática en afirmar que las ayudas que brinda el Gobierno no son viables para ellos en estas circunstancias. “El Gobierno nos plantea la solución de endeudarnos y sería irresponsable de parte de cualquier empresario o microempresario de contraer deudas a sabiendas de que no hay un límite de finalización de crisis”, agregó.

En Bolívar, aunque aún no se tienen datos consolidados sobre la afectación, la situación preocupa a la Gobernación que ya tiene definidos unos lineamientos para el aislamiento y la reactivación del turismo cuando la emergencia termine.

El plan de 12 puntos se encuentra en la segunda fase de recolección de datos. Con él se busca generar estrategias de apadrinamientos y acompañamientos a distintos segmentos del turismo.

EL PANORAMA INCIERTO

Santa Marta, y en general todo el Magdalena que alberga importantes lugares para el turismo como el Parque Nacional Natural Tayrona, y la Sierra Nevada, es otro de los puntos más afectados por la coyuntura.

La secretaria de desarrollo económico de la ciudad, Isis Navarro, resaltó que la participación del turismo en el empleo de Santa Marta es el 8,3%.

Sin embargo, al igual que en el caso de San Andrés, la funcionaria destaca los datos del Centro Turístico de Colombia que revelan que el nivel de informalidad en Santa Marta alcanza el 70,5%.

Con 331 habitaciones y cerca de 400 empleados el hotel Zuana Suites Resort de Santa Marta, es uno de los grandes establecimientos de alojamiento que se encuentran con operaciones suspendidas por las restricciones en torno a la covid-19.

“Esta crisis ha representado muchos retos. A todos nos tomó por sorpresa la dimensión de esta pandemia y por ende todas las decisiones se han tomado en la medida que se va teniendo de información y bajo los lineamientos de los gobiernos nacional y local”, comenta Daniel Cabrales, gerente del Hotel.

A pesar de que aún cuentan con algo de liquidez para mantener la nómina, y los costos de los procedimientos de mantenimiento, el Zuana, como muchos otros, depende de la evolución de la pandemia para determinar su futuro.

María Camila Pérez Godoy

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido