Con inflación en 2018 de 3,18 %, aumento real del mínimo fue de 2,98 %

Incremento se calcula con IPC para ingresos bajos. Así pronostican la cifra para 2019. Conozca 4 factores que afectarán el costo de vida en el año. 

En Colombia, solo Policarpa Salavarrieta ha sido impresa en nuestros billetes ($10.000).

La inflación ha cedido terreno desde el máximo visto en julio del 2016, cuando estuvo al límite del 9 por ciento.

POR:
Portafolio
enero 06 de 2019 - 10:58 a.m.
2019-01-06

Los colombianos cerraron el 2018 con una evolución en el costo de vida del 3,18 por ciento, frente al 4,09 por ciento registrado en diciembre del 2017.

Así lo reveló el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, al tiempo que estableció que, en el año, la educación, la vivienda y el transporte impulsaron la cifra, la cual se ubicó por debajo de los pronósticos de los analistas (en promedio era de 3,20 %).

(Así cerró la inflación en Colombia durante el 2018). 

De los 9 grupos de gastos que hacen parte de esta medición, cuatro estuvieron por encima del indicador total. Ellos son: educación (6,38 %), salud (4,33 %), vivienda (4,13 %) y transporte (3,73 %). Entre tanto, la inflación de alimentos fue de 2,43 por ciento y la de diversión registró una variación negativa (-1,16 %).

Los resultados del Dane conocidos muestran que la inflación ha cedido terreno desde el máximo visto en julio del 2016, cuando estuvo al límite del 9 por ciento.

Hoy, ese indicador no solo está dentro del rango meta, sino que, además, se sitúa en la parte baja de este, es decir, a escasos 18 puntos del 3 por ciento objetivo, lo que hace pensar que este año ese nivel se tocaría.

Esto es algo que no ven tan fácil los analistas, para quienes el despertar del 2019 trajo consigo nuevas presiones y choques inflacionarios que alejarán la posibilidad de una inflación en el punto medio exacto del rango meta.

Factores como un fenómeno del Niño intenso en el inicio del 2019, los cambio de reglas en materia tributaria, el alza salarial más allá del 4 por ciento, así como una mayor depreciación del peso, harán que la inflación cambie el curso descendiente observado desde mediados del 2016 y acentuado un poco más en el último año.

En el centro de estudios económicos Anif sostienen que “las expectativas de inflación para el 2019 han continuado escalando hacia cerca del 3,5 por ciento”.

(¿Cuánto suben los arriendos en 2019?). 


Los economistas del Grupo Bancolombia, por su parte, advierten que esta terminará el presente año en 3,6 por ciento, si se tiene en cuenta el impacto de los choques previstos, aunque no se pondrá en riesgo el cumplimiento del rango meta.

Otros analistas, como los de Corficolombiana, son menos optimistas y ven una inflación cerrando el año por los lados del 3,8 por ciento, más cerca del techo del rango meta.

EL IMPACTO DEL NIÑO 

La razón de este pronóstico se basa en que la ocurrencia del fenómeno del Niño generará presiones alcistas sobre los precios de los alimentos y las tarifas de energía eléctrica en el primer semestre del año, pese a que su intensidad será inferior a la del 2015, según medidas internacionales, lo que haría que su efecto sobre los precios sea un poco más moderado.

En Bancolombia también creen que el clima no presionará fuerte a la inflación, en tanto la fuerza y la duración del Niño no sean mayores a las esperadas, pues, de lo contrario, consideran que esto le daría un impulso adicional de 63 puntos básicos a su proyección de inflación de 3,4 por ciento para 2019.

NUEVOS IMPUESTOS

Lo que sí consideran que ha generado mayores expectativas de inflación son los cambios que introdujo la Ley 1983 de 2018, o de financiamiento, como la modificación del régimen del IVA aplicado a las cervezas y gaseosas, lo cual podría afectar la formación de precios en la medida que una sexta parte del recaudo esperado provendría de esta modificación.

“Estos ítems de la canasta pasarán a ser gravados con tarifa general de 19 por ciento en todas las etapas del proceso productivo. Como consecuencia, los precios a los consumidores podrían incrementarse, teniendo en cuenta que las comercializadoras minoristas estarían sujetas a dicho tributo”, consideran los analistas de Bancolombia.

DEPRECIACIÓN DEL PESO 

Un tercer factor que presionaría la inflación al alza en el presente año es el fortalecimiento del dólar, y lo haría a través de los bienes transables, es decir, aquellos sujetos a exportación o importación.

“Creemos que el impacto sobre la inflación total sería limitado debido a la credibilidad que los agentes tienen en la autoridad monetaria”,
dicen en Corficolombiana.

Sin embargo, otros analistas sostienen que este es un riesgo importante y cuya ocurrencia es cada vez más factible.

“Si se presentaran situaciones de mayor estrés a nivel global que generen una mayor presión sobre la moneda local, el efecto inflacionario sería más considerable. Con una depreciación de 9 por ciento (del peso), ese impulso inflacionario llegaría a 21 puntos básicos (sobre su proyección), y si la variación promedio aumenta a 11 por ciento, se incrementaría hasta 34 puntos básicos”, advierten los economistas de Bancolombia.

INCREMENTO SALARIAL 

Otro de los grandes riesgos inflacionarios que ven los analistas en este año tiene que ver con el incremento del salario mínimo (6 por ciento) logrado por consenso a mediados de diciembre pasado.

Para la Anif, un incremento salarial por encima del 4 por ciento “es muy riesgoso y traerá mayores presiones de costos inflacionarios”.

Como se recuerda, el ajuste del salario mínimo es el más alto en lo que va de este siglo, pues se estima en un crecimiento real de 2,98 por ciento, si se tiene en cuenta que la inflación para ingresos bajos en 2018 (con la que se estima este aumento real) cerró en 3,02 por ciento, lo cual afectaría la fijación de precios en adelante.

“Vemos que este es un riesgo inflacionario de baja magnitud, pero que tendría efectos permanentes sobre los precios en 2019. En particular, estos efectos recaerían principalmente en los índices de alimentos y no transables, afectados por la evolución de los precios de las comidas fuera del hogar y la tarifa de los servicios domésticos”, precisan los analistas de Bancolombia.

Pero así como hay elementos que presionarán al alza, también existen factores que causarán un efecto contrario en el costo de vida de los colombianos este año.
Según los economistas del Grupo Bolívar, con la actualización de la canasta del IPC que adelanta el Dane, la cual pasará de tener 198 artículos a incluir 443, “podría haber una presión a la baja en la medida en que los alimentos reduzcan su ponderación en el índice, lo que es razonable con el aumento en el nivel de ingresos que ha tenido el país desde la última actualización (2008)”.

Redacción Economía y Negocios
EL TIEMPO

Siga bajando para encontrar más contenido