Ayanti, el proyecto VIS que integra agricultura urbana

Seis torres de vivienda en Ibagué impulsarán un modelo de economía circular.

Vivienda VIS

El proyecto contará con 1.113 unidades residenciales y 2.829 m2 de huertas orgánicas en las cubiertas.

Cortesía

POR:
Laura Lucía Becerra Elejalde
enero 08 de 2021 - 07:30 p. m.
2021-01-08

La economía circular plantea un modelo de reaprovechamiento de materias primas dentro de los ciclos productivos. Son varias las industrias que se han acogido a estos sistemas, y en Colombia está en proceso un proyecto de vivienda que se ajusta a esta propuesta, por medio de la agricultura urbana.

(Lea: Tres tipos de créditos no bajaron tasas de interés)

Ayanti es el nombre que tendrá un conjunto de viviendas de interés social (VIS) ubicadas en Ibagué. El proyecto de seis torres estará compuesto por 1.113 unidades residenciales, con la particularidad de que las cubiertas contarán con 2.829 m2 de huertas orgánicas productivas.

(Lea: Construcción de vivienda nueva aumentará 26% en 2021)

El modelo de agricultura urbana tendrá también un espacio de 400 m2 pensado para trasformar y elaborar productos con valor agregado, como pastas, salsas y encurtidos; y otra área similar para eventos y capacitaciones en torno a la agricultura urbana. Además, en los parqueaderos estarán ubicados cuartos de reciclaje y compostaje, para dar cierre al ciclo productivo.

(Lea: Subsidios y tasas favorables impulsaron el sector constructor en 2020)

“Creemos que la innovación está en entregarle a una comunidad herramientas productivas, para que sea sostenible y sustentable”, sostuvo Eduardo Correa, gerente de proyectos de Inversiones y Construcciones La Carolina, empresa detrás del Ayanti.

EL MODELO DE NEGOCIO

Un proyecto VIS con un componente de agricultura urbana no era la idea original de IC La Carolina, compañía parte del Grupo Carolina, un conglomerado de fundamento textil que nació en 1982 en la capital tolimense.

La pandemia cambió los planes. Originalmente el Grupo tenía la intención de llevar parte del sector productivo de Ibagué al municipio de Venadillo, y allí constituir un proyecto industrial que se iba a llamar Ciudad de Tela, con 65.000 m2 de fábrica. En este, siete empresarios de la región tenían la idea de construir viviendas para los trabajadores de las fábricas.

“Pensamos en una ciudad donde las personas tuvieran recorridos mínimos a su trabajo, pero con el covid ese proyecto se suspendió”, aseguró Correa.

En medio del confinamiento surgió una alternativa. La constructora consiguió en los primeros meses de la pandemia un lote en uno de los nuevos planes parciales de la ciudad, que se llama Parque Nativo, en la vía al aeropuerto de Perales.

“Decidimos mirar que es lo que las personas querían, allí el proyecto migró de una empresa textil a una empresa fundamentada en producción orgánica”, indica Correa. La constructora realizó una investigación sobre lo que la gente sentiría más cercano a desarrollar trabajo con vivienda, y encontró que más de 50% de las personas sentían predilección por negocios en torno a productos orgánicos.

También realizó un estudio técnico que determinó qué plantas que se pueden sembrar en la localización del proyecto, de modo que sean productivas. Se definieron 28 especies de hortalizas y 8 de aromáticas que se dan en la zona y son parte de la canasta básica de consumo de la ciudad.

A partir de allí se desarrolló un plan de negocio y se estimó su rentabilidad. Para garantizar su correcto funcionamiento, Ayanti operará mediante una administración independiente.

“Inicialmente pensábamos en una relación más estrecha, entregar espacios en sus casas y que los propietarios produjeran, pero en el plan de negocio lo descartamos. Ellos pueden ser clientes o no de esta empresa, o si desean ser socios activos se pueden postular”, explica el gerente del proyecto.

La idea inicial es generar 18 empleos directos, y los propietarios se pueden postular a ellos. En cuanto a las utilidades que pueda generar el negocio se han planteado diferentes alternativas, como un fondo comunitario o apoyos para la cuota de administración.

LA COMERCIALIZACIÓN

El proyecto fue lanzado a ventas el 12 de diciembre de 2020 y se encuentra comercializando la primera de las 6 torres. A partir del primer semestre de 2023 empezarán las entregas y se tiene proyectado finalicen entre el segundo semestre de 2025 y el primero de 2026.

Ayanti, cuenta con apartamentos entre 56 y 72 m2, con un valor comercial desde $117 millones. En menos de un mes de ventas el proyecto ha recibido 2.000 personas interesadas y se han cerrado 55 negocios, y hay otros 50 en proceso se cierre.

Zihuley Barragán Torres, una de los propietarios, decidió invertir en Ayanti, pues asegura que ve una oportunidad de ingreso. “Me gusta el enfoque ambiental que manejan y la oportunidad de ser un proyecto VIS que le brinda la opción de tener parqueadero a todos los apartamentos”, dijo.

Carlos González, otro propietario, destacó por su parte que “el proyecto es muy diferente a lo que uno ve en el mercado”, y que lo que más le llamo la atención fue la huerta.

Inspiración internacional

A pesar de que este es el primer modelo de economía circular de este tipo en el país, IC La Carolina tuvo presentes proyectos en otros países para lanzar Ayanti. En Paris las empresas Agripolis y Cultures en Ville están trabajando en un huerto urbano de 14.000 m2 que estará listo en 2020.

En 2010, una iniciativa vecinal en la ciudad de Nueva York logró la financiación para iniciar Brooklyn Grange Farm, un huerto urbano comunitario que tras una década tiene más de 10.000 m2 en azoteas de edificios de Brooklyn y Queens.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido