Ayuda a la nómina, ¿suficiente para proteger el empleo formal?

Si bien el subsidio ha impactado a 3,2 millones de personas, los expertos dicen que deberían venir con un plan adicional.

Manufactura

El Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef) hizo su primera transferencia en mayo.

AFP

POR:
@CamilaGolarte
agosto 26 de 2020 - 10:00 p. m.
2020-08-26

Los más de 4,8 millones de trabajadores que han perdido su empleo entre abril y junio por cuenta de la pandemia del coronavirus son la cara de visible de los efectos de la crisis, por lo que, entre otras cosas, el Gobierno implementó una medida para subsidiar un porcentaje de la nómina y que, según empresarios, líderes y expertos, debería venir con un paquete para salvar los puestos de trabajo formales, que han demostrado su fragilidad en estos meses.

(Lea: El 33% de subsidios a nómina fue a micro y pequeñas firmas)

Y es que el Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef) hizo su primera transferencia en mayo, y aprobó el subsidio a 100.227 empleadores en ese mes, lo que representó recursos por $855.000 millones. Esos giros beneficiaron a 2,4 millones de personas, según la Unidad de Gestión Pensional y Parafiscales (UNGPP).

(Lea: Así funciona la ayuda económica para Pymes respaldada por el FNG)

Sin embargo, algunos economistas y el Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana cuestionaron que los primeros desembolsos no se hicieron desde abril, mes en el que la economía tocó fondo y se perdieron, según el Dane, 5,3 millones de puestos de trabajo.

(Lea: Alerta por situación laboral de mujeres, jóvenes e informales)

El Observatorio hizo un análisis de las actas de las reuniones del Comité de Administración del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome) y encontró que la idea de subsidiar la nómina se había puesto sobre la mesa desde abril, pero se descartó.

“Sobre el ‘apoyo a las nóminas’ se habló en las tres primeras reuniones del comité. En la primera de estas, que tuvo lugar el 30 de abril, la dirección de Política Macroeconómica y el Viceministerio Técnico de Hacienda pusieron a consideración del comité ‘un ejercicio preliminar’ en torno al tema”, detalla el informe de la Javeriana.

Y fue hasta el 5 de abril que le dieron luz verde al Paef, que buscaría pagar alrededor de $350.000 por trabajador por tres meses a empresas que hayan tenido una reducción del 20% de sus ingresos. Ese monto “es apenas el 40% de un salario mínimo, una suma insuficiente para subsidiar una nómina formal, y para llegar al tope de $2 billones al mes el subsidio tendría que haberse dado a casi todos los trabajadores formales del país”, dice la Javeriana.

Mauricio Cabrera, consultor y columnista de este diario, también llamó la atención sobre la llegada tarde de los subsidios para evitar la destrucción de empleos. “Según los estimativos oficiales se esperaba que las empresas solicitaran el subsidio para seis millones de trabajadores, por lo que tendría un costo de unos $2 billones mensuales.

La realidad resultó muy diferente: en junio solo recibieron el subsidio 2’437.187 trabajadores, y se dio un número similar en el mes de julio, de manera que el valor girado fue de solo $860.000 millones, es decir, solamente el 40% de los recursos presupuestados”, dijo Cabrera en una de sus columnas.

Si bien el programa pudo haber llegado antes, empresarios consultados por este diario manifestaron que las ayudas les han servido para evitar despedir empleados, pero siguen teniendo una reducción considerable de sus ingresos.

Ese es el caso de Ricardo Polanía, gerente de Unmedio S.A.S en Facatativá. “Nos aprobaron el subsidio a la nómina y hasta el momento nos han pagado dos meses, y me acaba de llegar el mensaje de que está listo para el desembolso del tercer mes. Sin embargo, mis ventas entre enero y junio han caído más del 78%”.

Algo similar le ha ocurrido a Luis Fernando Sánchez, gerente y propietario de Librería y Papelería Popular de Villavicencio, quien ya ha recibido dos pagos de subsidio a la nómina y espera otros dos.

Beatriz Rodríguez, gerente de El Fuerte Militar, agregó que ya ha recibido tres meses de ayudas y que el Gobierno “debería extender esos subsidios para poder ayudarnos a aguantar el difícil momento, pues además esta crisis está demorada y la recuperación va a ser lenta”.

PLAN DE SALVAMENTO

Ante la situación de las empresas, Bruce Mac Master, presidente de la Andi, le dijo a este diario en días pasados que es urgente que el Gobierno lance un plan de salvamento a las empresas, más allá de las medidas del Paef, el PAP o los créditos que se han otorgado, que han servido para mitigar los efectos de la pandemia en el corto plazo.

Por su parte, Iván Jaramillo, del Observatorio Laboral de la U. Rosario, manifestó que si bien el Paef se piensa extender hasta diciembre de este año, “es deseable incluir políticas activas y pasivas para evitar el tránsito a la informalidad de quienes pierden el trabajo en el periodo de crisis, con rutas preferenciales para jóvenes, mujeres, personas con discapacidad y grupos vulnerables”.

Maribel Castillo, directora de la carrera de economía de la Universidad Javeriana de Cali, expresó que en ese sentido todo programa de apoyo al empleo y al tejido empresarial en este momento es necesario, pero “el monto está muy enfocado en trabajadores de ingresos cercanos al salario mínimo, dejando por fuera parte de la clase media que está siendo tan afectada por la crisis del covid-19”.

Por eso, Castillo coincide con la propuesta de Mac Master y dice que “me parece más ambiciosa la fórmula de la Andi de generar un portafolio de apoyo al tejido empresarial, con el compromiso de generar empleo usando bancos de base como Bancóldex, Finagro y Banco Agrario, todo esto bajo una opción de política monetaria expansiva”, dijo la economista, quien añadió que también es clave que la reactivación del empleo venga con un enfoque de género, debido a que las mujeres han sido de las más golpeadas por el desempleo.

LA EXPERIENCIA INTERNACIONAL

Frente a la situación en el país, vale la pena mencionar algunas de las medidas que se han adoptado en esta materia en el resto del mundo, especialmente en Europa, región que ha sido más ambiciosa en su apoyo para no destruir empleos.

Por ejemplo, en Alemania se implementó el ‘Kurzarbeit’, plan que se extendió ayer hasta diciembre de 2021 y que consiste en que el Estado asume entre el 60% y el 87% del salario del trabajador que deja de pagar la empresa por la reducción de la jornada. De hecho, se estima que el 25% de los trabajadores en la Unión Europea cuenta con un apoyo similar para evitar la destrucción de empleos.

En EE. UU., la fórmula de apoyo es un subsidio de desempleo mensual de unos US$600.

Redacción Portafolio
Twitter: @CamilaGolarte

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido