Bajar los salarios y subsidiar la nómina: crece debate en la crisis

Aunque ya hay propuestas por separado, los gremios están trabajando en conjunto para presentar una sola al Gobierno.

Billetes

Según una encuesta de la Andi, si se pudiera dedicar la caja de las empresas a pagar solo nómina y empleados, estas tendrían 42 días.

ARCHIVO CEET

POR:
Valerie Cifuentes M.
abril 23 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-04-23

El panorama para los empresarios hace un mes, cuando inició la cuarentena nacional, era distinto al que empiezan a ver en la siguiente fase del confinamiento, que aunque se irán reactivando paulatinamente distintos sectores de la economía, comenzando por la construcción y la manufactura, existe el riesgo de que toque volver al aislamiento si el pico en los contagios se dispara.

(Lea: 'Situación de liquidez de las empresas hoy es más crítica')

Lo anterior, terminaría por prolongar lo que ya están viviendo distintas actividades económicas que, en el caso de Bogotá y Cundinamarca, algunas ya completan más de 35 días sin operar, ya sea porque no están entre las excepciones de la cuarentena o porque sus labores no se pueden ejecutar mediante el teletrabajo.

(Lea: Acopi propone bajar salarios hasta en un 30%)

Bajo este contexto empiezan a surgir distintas propuestas de los empresarios para ayudar a mantener el empleo y no ahogarse en deudas, por lo que más allá de créditos para pagar las nóminas con garantías del Gobierno, piden que el Ejecutivo entre a subsidiarlas.

(Lea: ¿Cómo mantener su negocio andando en tiempos de coronavirus?)

Acopi y Fenalco, gremios de las mipymes y comerciantes, respectivamente, han dejado sobre la mesa sus propuestas. El primero, dice que podría darse la disminución temporal de los salarios hasta en 30%, sin afectar a los que ganan un salario mínimo.

Además, plantea tres escenarios en los que el Gobierno podría entrar a subsidiar la nómina de los formales del país, mientras no puedan salir a operar, que según cálculos de Acopi son 9,2 millones de personas.

En el escenario uno serían $7,1 billones mensuales, en el segundo $4,9 billones y en el tercero $3 billones. En su orden, alcanzaría para cubrir en un 49%, 34% y 21% del total de los ocupados formales, respectivamente.

“Esta es nuestra propuesta, pero puede ser una parte de la iniciativa general. Tenemos que sentarnos a concertar para hacerla lo más equilibrada posible para mantener empleo tanto formal como informal, pero también conservar el tejido empresarial, ese es el reto”, dijo Rosmery Quintero, presidenta de Acopi.

Por su parte, Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, apuntó que se debe seguir el ejemplo de otros países para que el pago de nóminas sea compartido de manera tripartita entre el Gobierno, empresarios y trabajadores.

Estas propuestas surgieron luego de una reunión que tuvo el Ministro de Hacienda con el Consejo Gremial, encuentro en el que acordaron trabajar en una propuesta en conjunto para llevarle al Gobierno, tarea que desarrollarán en los próximos días.

Cabe decir que los datos de Acopi indican que en el país hay 1,6 millones de micro, pequeñas y medianas empresas formalmente inscritas, las cuales generan el 80% del empleo y aportan el 40% del PIB.

Respecto a qué otras medidas se podrían pensar en la economía colombiana para mantener el empleo, Hernando Zuleta, director del Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (Cede) de Los Andes, indicó que “una opción es que el Gobierno financie la nómina hasta por un salario mínimo para los sectores que están cerrados.

En Alemania se hizo una cosas más Mockusiana: trabajadores aceptan un recorte salarial, firmas pagan una proporción del salario y el Gobierno se encarga el resto. El asunto es que se requiere un acuerdo al interior de cada compañía para lograr esto”.

Oscar Becerra, docente de la facultad de Economía de Los Andes, agregó que “una alternativa adicional es una que ya implementó el Gobierno con la reducción del pago al sistema de pensiones, pero más allá de esta disminución, no tiene mucho más espacio que ajustar en impuestos específicos a la nómina”.

Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, afirmó que “es deseable que los acuerdos propuestos estén mediados por el diálogo social y la inclusión de un principio de ‘reserva sindical’ por el que los pactos para afrontar la crisis no sean suscritos por los trabajadores, sino a través de sindicatos, dada la asimetría (diferencias de poder de negociación) entre las partes”.

Según explicó Camilo Cuervo, abogado especialista en derecho laboral, “bajar salarios y en general modificar, eliminar y suspender beneficios laborales es completamente viable, siempre que sea de común acuerdo con los trabajadores (...) Lo difícil es que la gente lo acepte, en especial porque el Gobierno ha enviado el mensaje de que los empleadores deben seguir pagando a pesar de no tener con qué y que les va a dar la plata para hacerlo”.

Para Cuervo, subsidiar los pagos es difícil en Colombia al no ser un país rico, es mejor pensar en permitir suspensiones especiales de contrato con garantía de un auxilio solidario de al menos 50% de un salario mínimo para los trabajadores que no pueden laborar presencial o por teletrabajo. Algo así como una licencia laboral con una renta básica.

¿CÓMO ESTÁN DE LIQUIDEZ?

Según una encuesta de la Andi, si se pudiera dedicar la caja de las empresas a pagar solo nómina y empleados, estas tendrían 42 días, razón por la que es importante lograr aliviar compromisos en otros frentes. Sin embargo, las compañías solo tienen 11 días para operar si destinan la totalidad de la caja para cumplir con todas sus obligaciones: nómina, proveedores, sector financiero, contratos y Dian.

El documento resalta que la liquidez de las firmas es cada vez más crítica, pues no han recibido ingresos y los gastos siguen.

Valerie Cifuentes M.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido