Economía

Bananeros, en alerta por baja de precios internacionales

El presidente de Augura dice que hay un ‘boom’ de sellos de sostenibilidad en el mercado de banano y un rezago en la política de precios justos.

Emerson Aguirre Medina

Emerson Aguirre Medina, presidente de la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura).

POR:
Portafolio
diciembre 21 de 2020 - 09:30 p. m.
2020-12-21

Urabá, la zona bananera más importante del país, donde se cultivan 35.000 hectáreas de la fruta, avanza en su estrategia de incursionar en la exportación de productos con valor agregado. Algunas comercializadoras están interesadas en procesar el producto de la región, para dedicarse a exportar harina de banano verde para repostería. También hay proyectos de puré de banano.

(Lea: Colombia exportará banano a China)

Emerson Aguirre Medina, presidente de la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura), habló con Portafolio sobre los planes de este sector que, en el 2021 aspira a llegar, por primera vez, a los 1.000 millones de dólares en exportaciones anuales.

(Lea; Buen balance del país en exportaciones de banano)

¿Cómo le fue al sector bananero en 2020?

Esperamos cerrar este año con exportaciones de entre 800 y 900, millones de dólares, es decir, lo mismo del 2019. El 2020 ha sido el año más atípico para el sector bananero. La llegada del hongo fusarium R-4 a un área reducida de La Guajira, en 2019, incrementó los costos de producción.

A ello se sumó el hecho de que en marzo, la pandemia del coronavirus nos obligó a hacer inversiones en bioseguridad. En conclusión, los costos han venido aumentando incluyendo los logísticos para la exportación de la fruta. Todo esto nos tocó hacerlo para conservar los contratos de los compradores en el exterior.

¿Cómo le fue este año a la demanda mundial de banano?

Las exportaciones del 2020 serán similares a las 2019, pero fue un año difícil. El 95 por ciento de la producción es para exportación y solo el 5 por ciento se destina al mercado nacional. Un europeo consume 14 kilos de banano al año y un colombiano entre 3,5 y 4 kilos al año.

¿En qué va el proyecto de construir el puerto Antioquia?

Ese es uno de los retos del 2021. Planeamos iniciar la construcción de este puerto. Tenemos garantizada una carga inicial de dos millones de toneladas de banano. Aparte de ello, buscamos diversificar la producción de otras materias primas en la zona que serán movilizadas por este puerto, incluido un buen volumen de importaciones.

¿Está controlado el Fusarium R-4 en Colombia?

Sí, está plenamente controlado. De la mano con el ICA y de los productores, la enfermedad la tenemos aislada en 10 fincas de La Guajira que suman 198 hectáreas. Este trabajo lo estamos haciendo a través de cuatro círculos de control.

¿Cuáles son las prioridades del sector para el 2021?

Estamos avanzado en negociaciones con la cadena de supermercados Aldi de Alemania, líder en descuentos, que ya anunció la reducción de precios de compra a sus proveedores para el 2023.

Además, hay una oleada de sellos internacionales de sostenibilidad que tienen su costo, y sobre los que estamos de acuerdo, pero esa estrategia debe incluir también el pago justo por los productos.

Ellos anuncian primas de sostenibilidad, pero ninguno de los supermercados está dispuestos a pagarla.

También nos toca trabajar en una nueva negociación de pliegos que iniciaremos a mitad de año con Sintrainagro.

¿Cuáles son las expectativas de exportación en el 2021?

Nuestra meta es exportar US$1.000 millones. Esto lo lograremos a través de mejores prácticas en producción, manejo del clima, mejora en información a los productores y la consolidación de nuestras ventas a mercados como China, Corea del Sur, Japón y Turquía.

¿Cuáles son los temas que preocupan a los bananeros colombianos?

Realmente son tres. El primero insistir en la construcción de un distrito de riego y drenaje para la zona de Urabá.

Esto es estrictamente necesario para aumentar la productividad. Segundo, el acompañamiento de las Fuerzas Militares para impedir la contaminación del producto por parte de grupos ilegales dedicados a la producción de narcóticos. Tercero, pese a la escasez de recursos del Estado, necesitamos que el ICA disponga del presupuesto para apoyar el control del Fusarium R-4.

El distrito de riego se podría construir mediante alianza público privada porque el Estado no cuenta con recursos para ello. ¿Hay algún plan al respecto?

Lo que queremos es un proyecto superambicioso que habilitaría unas 30.000 hectáreas adicionales para la producción de banano y otros cultivos. Así ampliaríamos la frontera agrícola.

Sí hemos pensado en una alianza público privada para sacar adelante esta iniciativa, incluso contando con la cooperación internacional.

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido