Bancos están anticipándose a posible deterioro de créditos

Las prórrogas mantienen la cartera sana, pero las entidades hacen altas provisiones ante eventuales pérdidas por la crisis.

Billetes

PIB del país continúo su tendencia al alza.

El Tiempo

POR:
Portafolio
agosto 17 de 2020 - 08:00 p. m.
2020-08-17

Un campanazo de alerta dio Bancolombia, el banco más grande del país, hace dos semanas, al anunciar una pérdida de $73.297 millones en el segundo trimestre del año, justamente y como lo reveló el Dane el viernes pasado, el peor periodo económico de la historia reciente con una caída del producto interno bruto del 15,7% y marcado por las políticas que cerraron casi en su totalidad el aparato productivo por la covid-19.

(LEA: Lo que debe saber sobre prórrogas de sus deudas con sistema financiero)

No obstante, la entidad dijo que la utilidad acumulada del primer semestre del año fue de $263.000 millones, 85,2% menos que en el primer semestre de 2019.

(Lea: Consejos para tener un buen puntaje de crédito)

Bancolombia dijo que ese mal resultado entre marzo y junio sucedió luego de aumentar sus provisiones, es decir, el dinero que las entidades deben guardar en caso de que los clientes no paguen los créditos, además de recibir menos ingresos por comisiones de servicios.

José Humberto Acosta, vicepresidente financiero de Bancolombia le dijo a este diario que esos factores generaron un deterioro, pues en igual lapso de 2019 el banco ganó $936.189 millones y en el primer trimestre de este año, $335.884 millones.

El directivo aseguró que los cargos por provisiones ascendieron a $2,4 billones, recursos que son 198% superiores a las del segundo trimestre de 2019. Y comentó que esas provisiones estuvieron explicadas en $1,2 por la covid-19 y los otros $1,2 billones por el deterioro de la cartera.

Explicó que tener que aumentar las provisiones no es un asunto solamente de Bancolombia, sino un hecho sistémico ante la crisis.

EN PREPARACIÓN

Por su parte, el superintendente financiero, Jorge Castaño, dijo que la banca se ha venido preparando ante un eventual choque del crédito por la crisis. El funcionario dijo que la dinámica de los desembolsos, aunque positiva, se hizo más lenta frente a meses previos a la pandemia como febrero ($40,1 billones), al alcanzar en mayo $18,8 billones.

Por el lado de la oferta algunos establecimientos de crédito modificaron sus estrategias de crecimiento internas y sus políticas de apetito al riesgo, “mientras que, del lado de la demanda, tanto hogares como empresas se han mostrado más cautelosos a la hora de adquirir nuevas deudas ante la incertidumbre de reactivación”, dijo.

Además, consideró que el indicador de calidad de cartera en mayo se ubicó en 4,1%, nivel que refleja la “contención del deterioro por la aplicación de los períodos de gracia y el deterioro natural del saldo de cartera sobre el cual no se aplicó ninguna medida. Por su parte, las provisiones totales han crecido 7,4% en términos reales hasta alcanzar los $32,9 billones, monto superior al registrado en febrero ($31,2 billones).

‘CRECERÁ LA CARTERA VENCIDA’

De todas maneras Asobancaria reconoce “que cuando se empiecen a vencer los periodos de gracia y las prórrogas se observará un aumento significativo en la cartera vencida”; sin embargo, resaltó las medidas llevadas a cabo por algunas entidades financieras en cuanto a la generación de provisiones adicionales para protegerse.

Además, el gremio financiero resaltó que la Superintendencia expidiera una norma que establece que las entidades deben constituir una provisión general de intereses, sobre los intereses que se causan por la vida del crédito pero no recaudados durante los periodos de gracia y las prórrogas.

También resaltó otra regulación que establece la necesidad de constituir provisiones adicionales para anticipar el riesgo de incumplimiento de los portafolios y podrán constituir, durante 2020 y 2021, una provisión general adicional como mecanismo de cobertura, la cual se entenderá como una provisión prudencial.

MEDIDA SANA

Para el académico Edgar Jiménez, del Laboratorio Financiero de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, por ahora “lo que están haciendo las entidades financieras es responsable al provisionar con una probabilidad de pérdida relativamente alta y si en el futuro se cumple esa previsión no se van a afectar los estados financieros”.

No obstante, dijo que dada la alta estimación de deterioro de cartera, “parte de las provisiones que se están constituyendo podrían no ser necesarias y cuando la situación se normalice los recursos adicionales podrían desacumularse”.

Finalmente, Acosta considera que la liquidez y la solvencia son las grandes fortalezas de Bancolombia y junto a la digitalidad, los más de 2 millones de clientes nuevos y el modelo de provisiones, le permitirá a la entidad afrontar lo que se viene por la pandemia.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido