Boeing reduce 95% su beneficio

Con una caída de 67% en las entregas de aviones comerciales, las ventas sufren una caída de 20,5%.

Boeing

AFP

POR:
Portafolio
octubre 23 de 2019 - 08:00 p.m.
2019-10-23

Un año después del accidente de un 737 MAX 8 en Indonesia y de otro en Etiopía hace siete meses, Boeing sigue con su flota de ese modelo en tierra y, aunque prevé su retorno a final de año, este miércoles reveló cómo le lastra esta crisis -un 95 % menos de beneficios-, a la que se suma la guerra comercial con China.

(Lea: Boeing sufre un nuevo golpe y su crisis empeora)

La aeronáutica estadounidense, radicada en Chicago (EE. UU.), anunció que su beneficio acumulado en los primeros nueve meses de 2019 se ha reducido un 95 % interanual, hasta 374 millones de dólares, mientras que su facturación en ese mismo periodo ha bajado un 19 %, hasta 58.648 millones.

(Lea: ‘Al 2030, en América Latina se necesitarán 123.000 pilotos’)

La firma “ha desarrollado actualizaciones de software y de formación para el 737 MAX y continúa trabajando con la FAA” (Administración Federal de Aviación, en inglés) y otros reguladores internacionales para obtener su recertificación, con “progresos firmes”, según Dennis Muilenburg.

(Lea: Estados Unidos pide explicaciones a Boeing por ocultar información)

En una conferencia telefónica, Muilenburg, que ahora solamente ostenta el cargo de consejero delegado porque se le retiraron las atribuciones de presidente ejecutivo la semana pasada, reiteró que su “mejor estimación” es que las autoridades aprobarán el 737 MAX mejorado en el último trimestre del año.

“Pero son la FAA y los otros reguladores quienes determinarán las fechas y condiciones en cada jurisdicción”, repitió reconociendo que puede haber cambios y que las aerolíneas han situado generalmente a principios de 2020 el retorno del avión, algo que no obstante considera alineado con los cálculos de la empresa.

Boeing, que además de paralizar esas naves rebajó su producción a 42 unidades mensuales, mantiene la intención de aumentar gradualmente el ritmo hasta 57 a finales de 2020, contando con que la vuelta al espacio aéreo sea en este último trimestre, tras lo que espera entregar la mayoría del inventario en el próximo año.

Pese a todo, el recorte en la producción de los 737 MAX le va a suponer unos costos adicionales de 900 millones de dólares, según informó ayer, que se sumarían a un montante que ya había anticipado previamente, de 2.700 millones.

Muilenburg, que admitió que a Boeing le está “llevando un poco más de tiempo de lo planeado” obtener la aprobación de las autoridades sobre el sistema de control (MCAS) actualizado del 737 MAX, señaló que este incluye “tres capas de protección” y que la semana pasada se realizó una prueba de vuelo (dry-run).

En cuanto al tercer trimestre del ejercicio fiscal, entre julio y septiembre, Boeing ha reducido un 51 % sus ganancias, hasta los 1.167 millones de dólares, con un beneficio por acción de 2,05 dólares, y ha visto bajar un 21 % sus ingresos, hasta 19.980 millones.

Siga bajando para encontrar más contenido