Buses intermunicipales ya dejan de recibir más de $140.000 millones

Más de 450 empresas que operan en el país han dejado de mover a 1 millón de viajeros.

Transporte terrestre de pasajeros

Así luce la Terminal de Transportes del Salitre, una de las más importantes del país.

POR:
Portafolio
marzo 31 de 2020 - 11:48 p.m.
2020-03-31

Al igual que ha sucedido en el sector del transporte aéreo y en las compañías dedicadas al servicio individual (taxis) y especial, las empresas de buses intermunicipales atraviesan tiempos aciagos por cuenta del coronavirus, pues su actividad es prácticamente mínima y las diferentes terminales del país muestran un panorama desolador.

(Transporte público de ocho ciudades se alista para rodar). 

José Yesid Rodríguez, presidente de la Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Terrestre Intermunicipal (Aditt), resalta que el transporte entre municipios y departamentos “está totalmente parado” y que la situación cada día es más preocupante, pues “esta actividad vive del día a día”.

Así, las más de 450 empresas de transporte intermunicipal que operan en el país (que en su mayoría están conformadas por pequeños y medianos propietarios de buses) tratan de buscar una fórmula para capotear una temporada en la que sus registradoras entregan solo ceros. Hasta ahora, por cuenta de 20 días de restricciones, estas compañías han dejado de recibir más de $140.000 millones.

“La mayor parte del transporte está paralizada. Existen pocas rutas habilitadas en las cercanías de las ciudades para prestar servicio a las personas excluidas del Decreto 457”, cuenta Rodríguez.

Así, en el caso del centro del país, operan algunas compañías que tratan de atender la poca demanda que se origina en municipios vecinos de Bogotá como Cajicá, Chía, Zipaquirá, entre otros. “El transporte intermunicipal ha caído cerca de un 95%, esto equivale a $7.000 millones diarios que las empresas dejan de percibir en todo el país”, manifestó el Presidente de la Adiit.

Según las cuentas que tiene la Asociación de los transportadores intermunicipales, los buses que hacen rutas entre terminales en el territorio nacional han dejado de mover cerca de 500.000 usuarios al día. Entretanto, las rutas hacia las ciudades dormitorio (vecinas de las capitales) han dejado de movilizar cerca de 600.000 personas a diario.

Además de la afección que esta reducción del transporte intermunicipal puede representar para las regiones, Rodríguez señala que más de 60.000 conductores y 45.000 pequeños propietarios buscan cómo sobrevivir durante estas semanas de aislamiento.

“Con esta situación, pueden verse afectados cerca de 400.000 empleos (entre directos e indirectos. De forma directa, el número ronda las 100.000 plazas de trabajo entre conductores, personal administrativo y otros empleados de las compañías de transporte”, advierte Rodríguez.

Así, más allá de la preocupación alrededor de la preservación de los empleos en el transporte intermunicipal, los pequeños empresarios están preocupados, pues su acceso al crédito -en medio de estos tiempos de pandemia- puede ser restringido. Sin embargo, los empresarios han solicitado al Gobierno líneas crediticias para hacerle frente a la situación y, también, para aplazar los parafiscales.

Por otra parte, desde la orilla de las principales terminales de transporte, el panorama es desolador ya que el comercio cerró sus puertas y, también, los taxistas -en su mayoría- dejaron de prestar sus servicios en esos puntos.

Sin embargo, desde las terminales de buses de Medellín se hacen cerca de 20 despachos diarios y, en el caso de Bogotá, no más de 10 desde la Terminal del Norte. Entretanto, en Cali la situación es similar, pues no salen más de una docena de autobuses hacia los municipios vecinos.

600 BUSES PARADOS 

Mauricio Atuesta, gerente de Copetrán, relata que el 100% de la flota que tiene a disposición la compañía (600 buses) están estacionados en Bucaramanga por cuenta de esta emergencia.

Así, para hacerle frente a esta compleja temporada, Atuesta cuenta que se ha decidido cerrar préstamos y hacer el cobro de cartera a empresas contratistas de Copetrán que se encargan de carga seca y líquida, transporte de paquetería, e incluso, de prestar transporte intermunicipal.

Ahora, explica, la compañía busca fórmulas para poder pagar su nómina (cerca de $2.500 millones mensuales). “Difícilmente podemos proyectar esto a más de dos meses. Se sale de nuestras manos. Por eso, estamos buscando créditos en bancos para soportar la situación. Primero, cuidamos a la gente, eso nos tiene preocupados”, asegura el Gerente de Copetrán.

Por ahora, la gran mayoría de los asociados a la empresa de transporte están asumiendo los salarios de sus conductores (en total, son más de 1.500 personas).

Así, como están las cosas, en temporada de cuarentena, relata el Gerente de Copetrán, durante abril dejarán de mover cerca de 400.000 pasajeros a destinos como Cali, Medellín, Bogotá, Cartagena, Santa Marta, Cúcuta, Montería, Barranquilla, Arauca, Villavicencio, entre otros. Esto, en plata blanca, se traduce en dejar de percibir $30.000 millones.

“Una temporada como Semana Santa es clave para nosotros, pues ayuda a cubrir meses de baja demanda como febrero”, cuenta Atuesta. Sin embargo, otros negocios que tiene Copetrán -como la carga-, siguen moviéndose para llevar medicamentos y comida.

Pero por el lado del transporte de hidrocarburos, las cosas no han ido tan bien, pues se frenaron contratos con importantes compañías de combustibles como Terpel, Primax, Chevron, entre otros.

CARROCEROS, AFECTADOS

Además de otros negocios conexos al transporte intermunicipal, como las estaciones de combustible y los restaurantes, la fabricación de carrocerías para autobuses no escapa de la situación.

Armando Gutiérrez Acevedo, líder de Autobuses AGA de Colombia, cuenta que “la situación es compleja, ya que como es un sector manufacturero con un índice de mano de obra alto, la planta ha quedado inactiva desde el 20 de marzo. La situación es incierta”.

Así, cuenta el empresario boyacense, no ha podido cumplirse la entrega de autobuses a los transportistas. “Estamos despachando un bus cada dos días (12 o más unidades al mes). Sin embargo, con esto el golpe va a ser duro”, concluyó.

NO SE CANCELARÁN RUTAS 

El Decreto 482 de 2020 deja claro que las empresas habilitadas en la modalidad de pasajeros por carretera ­intermunicipal deberán prestar servicio de transporte. Sin embargo, señala la normativa, “no serán sancionadas con cancelación de las rutas por hecho disminuir servicio autorizado en menos de un cincuenta por ciento (50%) durante tiempo que dure la emergencia”. Por otra parte, señala el Decreto, las terminales de transporte no se sancionarán por el cese de “la oferta de operaciones de empresas de transporte intermunicipal”.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido