‘Cada euro que UE invierte en mipymes, se transforma en 7 de ventas’

Francisco García, director de cooperación internacional de la UE, afirmó que el presupuesto para sus planes en el país se aumentará en €60 millones.

Francisco García, director de cooperación internacional de la UE en Colombia.

Francisco García, director de cooperación internacional de la UE en Colombia.

Abel Cárdenas

POR:
Portafolio
febrero 21 de 2019 - 11:07 p.m.
2019-02-21

Para la Unión Europea (UE), Colombia es el país de Latinoamérica en el que más interés tiene de desarrollar sus planes de cooperación internacional, tanto centrados en el proceso de paz, como en lograr un mayor desarrollo económico en las zonas más desfavorecidas del territorio.

Y estos planes están dando resultados. De acuerdo con Francisco García, director de cooperación internacional de la UE en Colombia, junto con la formalización y creación de cientos de empresas, cada euro que invierte en las mipymes, se traduce en siete de facturación de estas.

¿Qué tan importante es Colombia para la cooperación de la UE?

En América Latina yo diría que es el país más importante para nuestra cooperación y nuestras relaciones políticas. Junto con Venezuela, son los que más atención reciben de la UE en la región.

¿En qué áreas trabajan principalmente?

Claramente hay un apoyo político muy fuerte al proceso y la consolidación de la paz. También tenemos una relación comercial muy fuerte con Colombia, lo que se muestra en aspectos como que la exportación de productos agrícolas ha crecido 56% con el TLC.

Y por último, hay un programa de cooperación que apoya políticas públicas para el cierre de brechas y desigualdades, para ayudar a la sociedad civil y el fondo europeo para la paz.

¿Qué planes desarrollan para impulsar el campo?

Hacemos desarrollo rural con el Ministerio de Agricultura con formalización de tierras, así como asistencia técnica a campesinos, o negocios verdes con el Ministerio de Ambiente. Por último también trabajamos con las mipymes con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Estos planes intentan elevar el desarrollo económico en las zonas más pobres de Colombia y cerrar desigualdades, y eso es hacer paz.

¿Cómo han visto el proceso de paz como observadores externos?

Todos los procesos de solución de conflictos en el mundo tienen problemas y avances, se dan tres pasos para delante y uno atrás, pero el secreto es que cada día se esté un poco mejor que el anterior, y creo que sí se están dando avances.

Además, el proceso está lleno de historias de desarrollo económico; por ejemplo en el Cauca los indígenas Nasa Çxhãçxha tienen un convenio con nosotros y en año y medio han conseguido exportar un contenedor de café a Alemania y otro a Australia, en un sitio en el que solo existía la guerra. Sí se está cambiando la vida de la gente.

¿En estos planes también se incluye la sustitución de cultivos ilícitos?

Ahí no tenemos un apoyo directo, eso lo hace más Estados Unidos. Pero lo que sí hemos hecho es que, con los 125 millones de euros disponibles, el Gobierno nos pidió concentrarnos en Nariño, Putumayo, Caquetá y Guaviare para este tema, y aunque la UE no lo hace directamente, vamos de la mano con otras instituciones para desarrollar proyectos para sustituir esos cultivos por cacao o iniciativas de turismo.

De hecho, trabajamos con familias que han dejado la coca y que ahora están en productos como la panela, y viven más tranquilos, tienen una esperanza de futuro al estar en las economías legales.

¿Qué instrumentos tienen entonces para impulsar el desarrollo económico?

Hay varios bloques grandes. El primero es el fondo para la paz que hace proyectos de desarrollo económico. El otro gran instrumento es la cooperación bilateral y ahí el 80% de lo que hacemos es apoyos presupuestales a políticas que creemos que son útiles; se cofinancia una política a cambio de resultados. Tenemos dos planes con MinAgricultura para formalización de tierras, vivienda, asistencia técnica o acceso a crédito, etc. Otro es con MinAmbiente para apoyar desarrollo local sostenible, sobre todo con Parques Nacionales.

¿Cuál ha sido el impacto de los negocios verdes?

Por ejemplo llevamos más de 600 pymes de negocios verdes apoyadas, desde el señor que usa los neumáticos para desarrollar compuestos para asfaltar carreteras, hasta el que usa los restos de las podas del café para hacer unos pellets que sustituyan el carbón para las calderas, él tiene pedidos por siete veces su capacidad de producción; también la señora que con hojas de banano hace unas bolsas para empacar vino, ese tipo de negocios.

Se han creado más de 6.500 empleos y venden entre todas más de 33 millones de euros. De hecho, cada euro que invierte la UE se transforma en siete euros de facturación para mipymes del país.

¿Y cómo han funcionado los proyectos de la formalización?

Tenemos un plan muy importante con el MinCIT para la formalización de empresas. El año pasado teníamos 453 compañías que no existían y ahora son formales, con su registro de industria, y pagan impuestos y la seguridad social de sus trabajadores. También hay 456 empresas formadas en términos de desarrollo local. Otro de los puntos es la creación de microfranquicias, las cuales han beneficiado a 509 familias, al crear 170 negocios sostenibles. Todo esto intenta apoyar el crecimiento económico de las partes más pobres y hemos cumplido el 95% de los objetivos.

¿Qué nuevos proyectos vienen para este año?

Por una parte en estos proyectos presupuestales hemos incrementado nuestro aporte y el programa de desarrollo rural se va a ampliar en casi 20 millones de euros; el plan de desarrollo local subirá 10 millones de euros y para el año que viene el plan con el MinCIT subirá otros 10 millones de euros, lo que hace un total de 40 millones de incremento más 20 millones en el fondo, por lo que se llega a 60 millones de euros. Y, a final de año, vamos a firmar los nuevos programas con la sociedad civil que serán otros 9 millones de euros.

¿El proteccionismo tiene impacto en cooperación?

Esas políticas van totalmente en contra de la cooperación internacional; si hay algo en lo que creemos por genética es en el mundo multilateral, y lo defendemos políticamente con todo lo que está a nuestro alcance.

¿Qué se está haciendo con Venezuela?

Con Venezuela de momento estamos trabajando mucho con la ayuda humanitaria. Pero el problema es cómo la migración venezolana afectará a todas las políticas públicas, desde salud hasta xenofobia, y ver hasta cuándo los países van a aguantar este flujo. Los apoyos van más en cómo ayudar a las políticas para absorber la situación.

Siga bajando para encontrar más contenido