Casi 7 millones de personas en alerta por riesgos naturales

Un estudio del Departamento Nacional de Planeación revela que cientos de municipios no cuentan con las capacidades para contrarrestarlos.

Inundaciones

Las principales amenazas que se presentan en el territorio nacional: inundaciones lentas, movimientos en masa y flujos torrenciales, que en general impactan a buena parte del territorio.

Juan Manuel Vargas

POR:
Portafolio
febrero 06 de 2019 - 09:25 p. m.
2019-02-06

En Colombia aproximadamente una de cada diez personas está en ‘alerta máxima’ de ser afectada por cuenta de riesgos naturales y esto prendió la alertas del Gobierno Nacional y de los entes territoriales.

A esta conclusión llegaron el Departamento Nacional de Planeación (DNP), el Banco Mundial y la agencia Global Facility for Disaster Reduction and Recovery, que encontraron que el 13% de la población colombiana es vulnerable socialmente y está expuesta a las condiciones más críticas de amenazas hidrometeorológicas.

Esto incluye las principales amenazas que se presentan en el territorio nacional: inundaciones lentas, movimientos en masa y flujos torrenciales, que en general impactan a buena parte del territorio.

(Lea: Protegiendo el futuro de América Latina y el Caribe ante los riesgos

De hecho, según el informe, firmado por la directora de Planeación, Gloria Amparo Alonso, “En Colombia los fenómenos hidrometeorológicos se caracterizan por generar afectaciones que se concentran en los niveles municipales, y aunque los daños y pérdidas no ocupan grandes extensiones territoriales, dada su alta recurrencia, en términos acumulativos pueden representar pérdidas que retrasan el desarrollo económico, social y ambiental del país”.

Según cálculos de las entidades, en los últimos 20 años se han presentado más de 13.000 eventos de desastres, y se estima que 2.800 viviendas son destruidas en promedio al año. Además, 160 personas pierden la vida en el mismo periodo, razón por la cual el DNP entregó este informe a los mandatarios locales, con el fin de “identificar las particularidades de cada territorio frente a sus condiciones de riesgo (…) y orientar prioridades de política pública de forma diferenciada según las capacidades de cada entidad territorial”, reza el reporte.

(Lea: Los desastres naturales no son imprevisibles

EL RANQUIN

La principal particularidad del Índice Municipal de Riesgo de Desastres tiene que ver con el escalafón de los municipios que están más propensos a ser afectados por fenómenos hidrometeorológicos y que, sumado a lo anterior, no tienen la capacidad institucional para mitigarlos o combatirlos.

En el top 10 quedaron estos: Murindó y Cácota (Antioquia); El Tarra, Lourdes y San Calixto (Norte de Santander); Quípama (Boyacá); San José de Palmar (Chocó); El Peñón y Hatillo de Loba (Bolívar) y Paime (Cundinamarca).

Estos lugares lideraron el listado por cuenta de la baja o nula capacidad que tienen para gestionar sus riesgos, y dan cuenta de que, hay cientos de ciudades y pueblos que no tienen ni siquiera cuerpos de atención de emergencias.

Incluso, una de las conclusiones del reporte es que apenas 16 de cada 100 municipios del país “tienen creado el Comité Municipal de Gestión de Riesgo de Desastres y han adoptado el Plan Municipal de Gestión de Riesgo de Desastres o la Estrategia de Manejo de Respuesta a Emergencias”.

Este panorama llevó a que el Banco Mundial instara a las autoridades territoriales a tener en cuenta el reporte de este índice, con el fin de “fomentar en sus prácticas el uso de herramientas técnicas en la toma de decisiones, para contribuir a la construcción de un país con criterios de seguridad frente al riesgo de desastres”, dice el documento.

Este debate también se prevé que se dé durante las discusiones del Plan Nacional de Desarrollo 2018 - 2022 del gobierno de Iván Duque.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido