Cenicafé celebra 80 años de aportes científicos

Desarrollo de variedades resistentes a enfermedades, ahorro en  agua y prácticas de conservación del suelo, son algunos de los aportes del centro.

Fedecafé

El centro de investigaciones está ubicado en Chinchiná (Caldas).

Fedecafé

POR:
Portafolio
noviembre 12 de 2018 - 07:55 p.m.
2018-11-12

El Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé), brazo científico de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), cumple ocho décadas de trabajo ininterrumpido en favor de los caficultores colombianos, con grandes aportes en investigación científica y desarrollo tecnológico.

(Lea: Las opciones para sustituir la importación de café a Colombia)

Cifras relevantes que impactan directamente la rentabilidad del sector cafetero dan cuenta ello.

(Lea: Café: Los exportadores privados ganan terreno)

Por ejemplo, uno de los más destacados es el desarrollo de variedades resistentes a la roya, que han permitido blindar a la caficultura de una enfermedad que ha golpeado severamente a países como los de Centroamérica, con la consecuente pérdida de ingresos para sus productores.

Con este importante avance científico el sector ahorra además cerca de 525 mil millones de pesos al año al evitar costos de control de la enfermedad, y contribuye a hacer de Colombia, mayor productor de café arábigo suave lavado, un confiable proveedor mundial del grano. Hoy el área en café en Colombia está un 80% cultivada en variedades resistentes.

Después de la caracterización de por lo menos 106.000 beneficiaderos a nivel nacional, se concluyó que con la implementación del beneficio ecológico se redujo el consumo de agua en unos siete millones de metros cúbicos al año, lo que representa un ahorro para el bolsillo de los cafeteros de alrededor de 5.200 millones de pesos por año.

Otro importante logro para los caficultores colombianos con la adopción del beneficio ecológico entregado por su centro de investigaciones es la reducción de la contaminación del agua, lo que les ha permitido un ahorro de 40 mil millones de pesos al no tener que realizar el tratamiento posterior de las aguas producto del beneficio del café.

Mejores prácticas de conservación de suelo, agroforestería, manejo integrado de arvenses, monitoreo y registro de variables climáticas por más de 50 años para toma de decisiones, tecnificación del cultivo, manejo integrado de plagas y enfermedades, y reducción y tratamiento de aguas residuales, han sido otros muchos aportes del Centro.

Parte del éxito en los resultados de las investigaciones del Centro radica en que nacen de las necesidades propias de caficultores.

MÁS PROYECTOS
La roya es un enemigo implacable y está mutando constantemente para romper la resistencia de la planta. Por lo tanto, el equipo de investigadores de Cenicafé seguirá trabajando en proyectos para construir las variedades del futuro, que incorporen nuevas características como la absorción más eficiente de nutrientes, la tolerancia a la acidez del suelo, una mejor arquitectura de la planta y mayor calidad de taza.

Teniendo en cuenta que cada vez son más exigentes los requisitos para la exportación de café hacia los países consumidores, se contempla desarrollar nuevas formas de manejo de enfermedades y plagas, más amigables con el ambiente, menos costosas y que requieran menos mano de obra, complementando la batería de herramientas con la que los caficultores reducen las pérdidas causadas por enfermedades y plagas.

La modelación matemática y el uso de sensores remotos conectados a la red permitirán implementar una caficultura más precisa, con un mayor ajuste en la cantidad y oportunidad de las labores a realizar en los lotes, con énfasis en la prevención, con optimización de insumos y menores costos de producción, otro de los frentes en los que tiene puesto sus ojos Cenicafé.

Los avances en genómica, no solo de la planta de café, sino de las otras especies vegetales y de microrganismos asociados al cultivo, y responsables de los procesos de fermentación, permitirán aprovechar la información para controlar los resultados de los procesos que afectan la calidad del café en los lotes, en el beneficiadero y durante el secado.

La aplicación de la robótica y la inteligencia artificial llevarán al desarrollo de máquinas más especializadas para el cultivo del café, que hagan más eficientes las labores de campo y del beneficio, todo orientado a disminuir la dependencia de la mano de obra y reducir los costos de producción. Cenicafé incorporará más tecnologías de comunicaciones y transferencia para estrechar el contacto con el Servicio de Extensión.

Los resultados de Cenicafé son el fruto del compromiso y la dedicación de su talento humano, representado por 60 investigadores en 12 disciplinas, que cubren todo el ciclo desde la semilla hasta la taza.

Este talento, sumado al de otros profesionales, se desempeña en áreas de gestión de recursos naturales y conservación, fisiología vegetal, suelos, calidad, fitotecnia, mejoramiento genético, entomología, fitopatología, ingeniería agrícola, experimentación, agroclimatología, biometría, economía, divulgación y transferencia, y en las áreas administrativa, financiera y de tecnologías de la información.

LOS INICIOS
En 1938, la Federación creó Cenicafé con el objeto de estudiar aspectos relacionados con la producción y la calidad del café, las plagas y las enfermedades, y la conservación de los recursos naturales de la zona cafetera colombiana.

Hoy este centro de investigaciones, visto incluso como la NASA del café, es uno de los bienes públicos más apreciados por los productores, financiado por ellos mismos, que responde a las necesidades específicas de Colombia y genera soluciones ajustadas al entorno particular. Como referente mundial, es visitado constantemente por expertos, investigadores y medios de comunicación”.

Siga bajando para encontrar más contenido