Cerca del 40% de las tiendas de barrio están cerradas

Pese a que la demanda de alimentos, víveres y productos de aseo es una oportunidad, tienen dificultades para operar.

Tiendas

Muchas tiendas de barrio tienen que acomodar su forma de operar a las nuevas condiciones de bioseguridad que impone la presencial del coronavirus.

Archivo particular

POR:
Portafolio
abril 29 de 2020 - 12:25 a.m.
2020-04-29

Aunque se ha dicho que el momento que vive el comercio es una oportunidad importante para el fortalecimiento de las tiendas de barrio, la realidad es que muchas no están aprovechando esa mayor demanda de alimentos, víveres y productos de aseo personal y del hogar que ha impuesto la cuarentena.

(24% de los comerciantes de Bogotá han considerado cerrar sus negocios). 

Se estima que, hoy por hoy, el 40% de unas 268.000 están cerradas, según las bases de datos de Fenaltiendas, el programa especializado de este sector en la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco.

El miedo de abrir es uno de los frenos para que operen. Se estima que en condiciones normales una tienda recibe 150 personas al día, por lo que el temor de contagio es latente entre los dueños de estos pequeños comercios, dice el director de Fenaltiendas, Juan Ernesto Parra. Otro fenómeno es el de los pequeños comerciantes mayores de 70 años que pasan por dificultades por las directrices de cuarentena estricta a esta población por su vulnerabilidad frente a la pandemia.

“El imaginario de que la tienda está en el garaje de la casa no es tan cierto. Ellos alquilan locales, luego la problemática que enfrentan en el tema de los arriendos es compleja. También tienen dificultades para el desplazamiento a sus negocios por las restricciones de movilidad y la dificultad que tienen ante las autoridades para demostrar que van a atender un establecimiento que sí está habilitado para comercializar productos esenciales”, asegura Parra.

En ese sentido, el gremio busca que el Gobierno avale documentos como el RUT para facilitar la movilidad de estos pequeños empresarios independientes.

Otra situación que se presenta es que a estas alturas muchos tenderos tienen los inventarios vencidos y tienen que coordinar con sus proveedores como reabastecerse para empezar a funcionar, luego de tener listos los protocolos de bioseguridad para el dueño del establecimiento y los clientes.

El punto de partida en las nuevas condiciones, es atender las recomendaciones y procesos que siguió el comercio cuando empezó la cuarentena.
También es clave mantener bien los precios, reubicar y reorganizar la tienda para generar los espacios suficientes para que las personas puedan entrar y mantener las distancias. Si el negocio es pequeños se les recomienda ubicar una mesa en la puerta y atender a la distancia para que la gente haga fila afuera. Igualmente se recomienda un espacio a fuera del local para recepción y limpieza de la mercancía.

La promoción de la tecnología en varios frentes es clave, dice el director de Fenaltiendas. Habilitar herramientas para que reciban pagos por datáfonos y se evite el intercambio de billetes y monedas, es una de ellas. Con el fin de sacar adelante el sector en la coyuntura, Fenalco, en alianza con Coca-Cola, Postobón y Pepsico, empresas de la industria de bebidas y alimentos, lanzó la campaña Mi Tienda Abierta, Mi Tienda Segura.

Se trata de una iniciativa que invita a la reactivación del canal tradicional, por medio de acciones que den tranquilidad a los comerciantes y mitiguen sus temores ante la emergencia ocasionada por el coronavirus.

Bajo este panorama, con Mi Tienda Abierta, Mi Tienda Segura, se busca, además, promover y facilitar elementos y protocolos, así como medidas de protección y cuidado que impacten positivamente a los tenderos para garantizar su salud y la seguridad alimentaria de sus clientes. Asimismo, la campaña incentiva a la ciudadanía para que estos comercios de barrio y comunidades sean la fuente de abastecimiento de los hogares, y disminuir así desplazamientos innecesarios.

“Teniendo en cuenta que el 48% de la adquisición de alimentos y bebidas en Colombia se realiza a través de las tiendas de barrio, garantizar el funcionamiento y operatividad del canal tradicional es fundamental y estratégico para mantener el abastecimiento responsable del país”
, afirmó Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco.

Por último, las empresas participantes en esta iniciativa hicieron un llamado a otras para que se unan teniendo en cuenta la importancia de estos establecimientos para la economía del país.

DEJAR DE OPERAR, OPCIÓN PARA LOS COMERCIANTES 

El 31% de los comerciantes, excluyendo aquellos que se dedican a la categoría de alimentos, afirma que tendrá que cerrar sus negocios, mientras que un 38% de los ellos ya han consultado con sus asesores jurídicos las opciones legales para cerrar el negocio y/o para acogerse a la Ley de Insolvencia, que permite a los deudores en dificultades renegociar sus obligaciones con sus acreedores para continuar operando y evitar su quiebra.

Así lo muestra un estudio que reveló ayer Fenalco sobre lo que piensan sus agremiados, luego de que se decidiera prolongar la cuarentena hasta el 11 de mayo.

La encuesta recoge la opinión telefónica y virtual de 411 comerciantes de todo el país entre el 22 y el 26 de abril.

Los principales sectores consultados son: vestuario, calzado, joyería, papelería, ferreterías, droguerías, provisión agrícola, automotor, repuestos, viveros, restaurantes, licoreras, misceláneas y artículos eléctricos. El 32% dice que no sabe cómo enfrentará el pago de nóminas que vencen el 30 de abril.

“El mensaje que queremos transmitirle al Gobierno y a la opinión es que para poder conservar el empleo necesitamos conservar la empresa y , francamente, los resultados que arroja esta encuesta no dejan de ser preocupantes, especialmente en ciudades distintas a las de mayor tamaño”, dijo el gremio al analizar la encuesta a los comerciantes en el país.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido