Cierre de clubes afecta a más de 10.000 empleos en el país

Con el cese de actividades sociales y deportivas, estos lugares pierden afiliados, uno de los rubros más grande de ingresos.

Billetes

Las pérdidas acumuladas a la fecha rondan los $755 millones.

El Tiempo

POR:
María Camila Pérez Godo
julio 14 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-07-14

La semana pasada, la Asociación Colombiana de Clubes Sociales y Deportivos (Asocolclubes), que representa a afiliados en 15 ciudades del país, alertó sobre la situación de estos espacios, que han visto una reducción casi total de sus ingresos por la pandemia.

(Lea:  Consejos para conseguir trabajo durante la pandemia)

En la comunicación se solicita al Gobierno Nacional evaluar la posibilidad de apertura de los establecimientos, teniendo en consideración la afectación que el cierre ha tenido sobre las cerca de 10.000 personas que trabajan en el sector.

(Lea: Mujeres jóvenes son las más golpeadas por el desempleo)

“Los clubes que existen en el país apoyan a múltiples fundaciones (el 60% a fundaciones sociales en educación y salud), y mueven cerca de $600.000 millones al año. Además, los perjuicios son para toda la cadena de suministros, pues se ha dejado de comercializar con proveedores”, aseguró Rafael Blanco Alviar, presidente de la agremiación.

(Lea: Colombia lidera la pérdida de empleo en los países de la Ocde)

La falta de liquidez de las compañías obedece por un lado a las reducciones en las mensualidades que se han tenido que generar como apoyo a los socios y, por el otro, lo que se dejó de recibir por servicios de alimentos, deporte, alojamiento, y realización de eventos, entre otros.

“Las instituciones están trabajando en el desarrollo de protocolos de bioseguridad, que sumados a las amplias instalaciones facilitan tener todas las medidas de precaución para la protección de empleados y de las más de 40.000 familias que usualmente asisten a estas organizaciones”, afirma Blanco.

Es por esto que, además de la apertura, entre las peticiones del gremio se encuentran el ajuste al calendario para el pago de tributos y que las cuotas mensuales que los socios pagan a los clubes estén exentas de IVA, mientras estos no estén funcionando.

AFECTACIÓN

“La situación actual de nuestro club es bastante complicada por cuenta del cierre de nuestras instalaciones y servicios a nuestros socios; esto nos ha llevado a una disminución de los ingresos de más del 57%”, afirma Orlando Bustillo Pareja, presidente de la junta directiva de Club Cartagena.

De acuerdo con el empresario, la situación los ha obligado a reducir las cuotas de los afiliados para que los socios puedan seguir apoyándolos, pero la aún lejana posibilidad de abrir los ubica en una situación muy complicada.

“Los pasivos corrientes, sumado al tema tributario, cuando no hay a la fecha alivio financiero, nos va llevando a tomar decisiones cada día más drásticas en busca de la estabilidad financiera y patrimonial”, destaca Bustillo.

Y es que las cuotas de sostenimiento (57%), los eventos alimentos y bebidas (37%) y la parte de servicios (6%) eran antes de marzo los renglones que más aportaban a los ingresos del club, pero en la actualidad estos provienen exclusivamente de las cuotas de sostenimiento. Como este, el Club Campestre el Rancho en Bogotá cerró sus puertas desde el 17 de marzo y desde ese momento ha tenido que tomar difíciles decisiones para mantenerse.

“La segunda quincena de marzo la pagamos sin ningún ajuste. Desde el mes de abril, con la solidaridad de la gran mayoría de trabajadores, firmamos mutuos acuerdos para la disminución temporal de los salarios. Sin embargo, un mes después tristemente los contratos de un grupo de trabajadores tuvieron que ser suspendidos”, destacó Luis Eduardo García Rodríguez, presidente de la junta directiva del Club.

En abril, la compañía realizó un descuento a las mensualidades de los socios del 25%, en mayo y junio el 30% y en julio del 15%. No obstante, esta condición representa un gran esfuerzo si se tiene en cuenta que los costos fijos con cercanos a los $17.000 anuales.

Finalmente, Jorge Gómez, presidente del Club Campestre de Bucaramanga, asegura que 210 socios, el 19% del total, se ha retirado a causa de la situación generada por el coronavirus. Los que permanecen recibieron un descuento en el aporte mensual del 38%.

“El club se encuentra abierto exclusivamente para los socios, prestando servicios a caminantes, tenistas, golfistas y salón de belleza. Los otros, como alimentos y bebidas, restaurantes, gimnasio, piscinas, hotelería y eventos están suspendidos”, anota el empresario.

Las pérdidas acumuladas a la fecha rondan los $755 millones y, partiendo de la base de que en septiembre la operación del club se active exclusivamente para afiliados, estas ascenderían a los $1.800 millones.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido