‘Colombia es muy atractivo para invertir en este momento’

El empresario español, Juan Antonio Samaranch, explica cómo los fondos de inversión más importantes de Asia tienen al país en la mira. 

Juan Antonio Samaranch, socio fundador de GBS Finance

Juan Antonio Samaranch, socio fundador de GBS Finance, durante la entrevista con Portafolio.

Néstor Gómez/EL TIEMPO

POR:
Portafolio
marzo 13 de 2019 - 11:01 p.m.
2019-03-13

Colombia está entrando en el radar de un grupo de ‘pesos pesados’ en materia de inversión. Esta vez, el interés proviene de un grupo de fondos, en su mayoría de Singapur, Corea del Sur, Emiratos Árabes y China.

Estos inversionistas institucionales, que gestionan portafolios que rondan los US$1,8 billones, tienen vocación de largo plazo y están en la búsqueda de diversificar sus activos y geografías.

Aunque algunos ya tienen presencia en otros países de Latinoamérica, ahora están conociendo de primera mano las oportunidades que ofrece el mercado colombiano y que sean acordes con sus estrategias.

(Fondos de Asia y Norteamérica le apuntan al país).

Sobre este tema, Juan Antonio Samaranch, socio fundador de GBS Finance –la banca de inversión que gestiona los acercamientos–, habló con Portafolio.

¿Cómo se logra que nueve de los más importantes fondos de inversión en Asia lleguen a Colombia?

Es un tema en el que influyen mucho las relaciones personales y la credibilidad construida durante una larga carrera profesional.

En GBS Finance hemos tratado con todos ellos y, conociendo la existencia de esta mesa redonda de fondos soberanos, hablamos con sus organizadores. Después de visitar Sri Lanka el año pasado, ellos tenían ya previsto venir a América Latina, a un compromiso en Chile, pero insistimos que queríamos explicarles de primera mano la realidad que conocemos de Colombia. Ellos se van con una impresión distinta a la que llegaron, incluso más positiva de la que traían.

¿Qué busca un fondo de estos al venir a un país que no conoce mucho?

Buscan rentabilidades adecuadas y proyectos a largo plazo que sean de mucho volumen de inversión. No olvidemos que no son especuladores y tienen que gestionar el ahorro de millones de personas de los territorios de donde vienen.

Por ser de largo plazo, la infraestructura encaja con lo que ellos requieren. En otros países ya están hechas las grandes obras, y en Colombia hay oportunidad

COMPARTIR EN TWITTER

Entonces, buscan inversiones razonables, estabilidad jurídica, una interlocución personal de calidad en el país de calidad y la posibilidad de que, a largo plazo, puedan mantenerse estas inversiones. En la visita, han preguntado de todo, pero una las cosas más satisfactorias ha sido ver que en todas las reuniones, eso que buscaban (calidad humana de la gestión de este país) les ha quedado mucho más que garantizado.

¿Por qué les interesaría seguir acá en Colombia?

Ellos tienen grandes volúmenes de dinero que invertir y la infraestructura es un negocio a muy largo plazo, que encaja con lo que requieren. En España, por ejemplo, están hechas las autopistas, puertos, aeropuertos, trenes, pero acá no y todavía hay mucha oportunidad de hacer las grandes obras. Colombia tiene cosas importantes a su favor: es uno de los pocos países que nunca ha hecho default en su deuda, tiene un crecimiento estable y tiene cambios políticos que afectan marginalmente a la economía. Es un país muy atractivo para invertir en este momento.

¿Cuál fue el nivel de relacionamiento que tuvieron?

Empezamos con un almuerzo con el Ministro de Comercio, y luego tuvimos presentaciones por parte del banco central, del Ministerio de Hacienda y de algunas de las mayores empresas públicas (como ISA y Ecopetrol). Finalmente, sostuvimos una cena en Palacio con el presidente Iván Duque, donde nos impresionó mucho su conocimiento sobre economía y con su hoja de ruta muy clara. El Gobierno no ha ahorrado esfuerzos para explicar con detalle lo que este país puede ofrecer.

¿Qué tanta presencia tienen en la región y en qué países tienen más experiencia?

Acá hablamos de entidades enormes y cada una afronta el atacar la inversión en el continente de una manera distinta; pero vale destacar países como Brasil, Chile y México.
Colombia no está mal, pero queda mucho por hacer; la marca del país ha sufrido por muchos años por temas de seguridad, de narcos y de muy mala publicidad, y se está buscando dejar atrás todo esto.

¿Qué vendría ahora?

Hemos tenido presentaciones por parte de responsables de infraestructuras, sobre cuáles son los siguientes US$30.000 millones que se van a invertir en el país, y ha quedado muy claro que las obras que puedan ser sostenibles desde lo financiero, no tienen por qué ser financiadas por el Estado, y se va a abrir la puerta a que sean financiadas privadamente. Por lo tanto, se viene un cruce de información, que generará en los próximos meses un incremento en la posibilidad de inversión extranjera de los grandes fondos internacionales en Colombia.

Otros inversionistas se han quejado por los ‘proyectos en tubería’ en el país, ¿tienen ese temor?

No, en las presentaciones hay de todo: Puertos, autopistas, vías fluviales, aeropuertos, energías renovables... Hay mucho que hacer y una voluntad muy firme de hacerlo, por lo que no hemos sentido en ningún momento que acá habrá falta de oportunidades.

Ahora viene un cruce de infor- mación que generará en los próximos meses un incremento en la posibilidad de inversión extranjera
en el país

COMPARTIR EN TWITTER

Además, esto es algo que se retroalimenta: buenas oportunidades traen buenos inversores, que en su éxito traen más gente y así se entra en un círculo virtuoso. En un ambiente que da seguridad jurídica, como la de este país, con una administración que da sensación de propósito y plan claro de actuación a largo plazo, creo que es inevitable lo que va a venir, que es un crecimiento de la inversión extranjera institucional.

¿Hablamos de ventanas de cuánto tiempo?

Hay de todo, porque son distintas las inversiones que puede hacer un fondo como Colony en empresas de tamaño medio o familiares para desarrollarlas internacionalmente, a intentar financiar una infraestructura de millones de dólares. En cualquier caso, hubo una conversación muy interesante entre la gente de Dubái, el jefe de la mesa redonda, y el presidente Duque, donde se le reconoció que no habían oído a ningún jefe de Estado hablar de la economía naranja.

¿Se va optimista?

Me voy muy contento, porque creo que hemos abierto una vía que tiene muchas posibilidades, y me siento muy orgulloso que, dentro de la modestia de GBS, hayamos podido aportarle algo a Colombia, que nos recibió con los brazos abiertos, cuando abrimos hace cuatro años. Es muy satisfactorio llegar y ofrecer, y no estar pidiendo.

Ricardo Ávila Pinto
Director de Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido