Economía

Comerciantes de Bogotá rechazan las nuevas restricciones

Este jueves, con bloqueos y manifestaciones, reaccionaron a las nuevas medidas que restringen la movilidad a 1,5 millones de ciudadanos en nueve UPZ.

Comerciantes de San Victorino

Mauricio Moreno

POR:
Portafolio
enero 29 de 2021 - 08:12 a. m.
2021-01-29

Las reacciones ante la cuarentena por Unidades de Planeamiento Zonal (UPZ) que regirá entre el 30 de enero y el 12 de febrero, afectando a 1,5 millones de personas, no se hicieron esperar y comenzaron la noche del 28, cuando se anunció la medida.

Uno de los sectores cuyos comerciantes se mostraron más reacios a la norma fueron los de la UPZ Tibabuyes, de la localidad de Suba, quienes este jueves salieron de forma masiva a las calles a protestar luego de conocer la noticia de una nueva fase de cuarentena estricta

Además, se generaron otros focos de manifestaciones durante el día:

Las protestas:

8:03 p.m.:
Se dispersan nuevas protestas en Fontibón

La empresa TransMilenio reportó otro plantón en la carrera 100 con calle 19, que obligó a desviar las rutas alimentadores. Sin embargo, hacia las 8 p.m, se recuperó el paso vehicular.

7:44 p.m.: Protestas en Suba

Las autoridades reportan otra concentración de manifestantes en la avenida Ciudad de Cali con transversal 91.

"Para los vehículos que transitan por la av. Cali al norte, se les sugiere tomar por la calle 80 al oriente hasta la av. Boyacá al norte y retomar por la av. Suba", indicó la Secretaría de Movilidad.


6 p.m.: Dos manifestaciones

De acuerdo con la alcaldía, hacia las 6 de la tarde, son dos puntos donde hay dificultades viales por manifestaciones. Uno de ellos es la avenida Ciudad de Cali con calle 139, en Suba. Allí las autoridades tuvieron que intervenir para habilitar el paso vehicular.

El otro punto es la carrera 100 con calle 22, en Fontibón. Aquí, un equipo de diálogo del Distrito logró concertar una mesa de diálogo, por lo que se pudo levantar el bloqueo.

¿Qué reclaman?

“Queremos trabajar. Nos declaramos en desobediencia civil, tenemos que abrir los locales. Si no se llega a algún acuerdo, el sábado vamos a abrir nuestros locales”, dijo uno de los comerciantes que participaban en el plantón.

“No estamos dispuestos a una cuarentena más porque estamos cumpliendo con todas las medidas”, dijo otra comerciante del barrio Villa María.

Y no fueron solo los trabajadores del comercio formal, también los informales manifestaron que casi dos semanas de encierro los lleva a pasar necesidades debido a la imposibilidad de sostener a sus familias. Dijeron que, a pesar de las medidas, no van a parar su actividad económica. “Nosotros no pagamos arriendo de local, pero sí arriendo para vivir, alimentamos a nuestros hijos y también necesitamos poder salir a vender nuestros productos”.

Esta misma situación se vivió en otros sectores de la ciudad. En la UPZ Los Cedros, las opiniones están dividas. Mientras unos están de acuerdo con las restricciones para que por fin bajen los niveles de contagio, otros pelean por la necesidad de abrir sus negocios. “Creo que está bien que restrinjan la movilidad de los residentes, pero también que controlen la mendicidad porque muchas de estas personas andan por las calles pidiendo dinero sin tener ningún tipo de cuidado. No usan tapabocas”.

Otros abogan por poder abrir sus negocios. “Yo trabajo en la zona, tengo una modistería, y esto afecta mucho nuestros ingresos. ¿Cuándo nos vienen a explicar qué ayudas vamos a recibir?”, dijo la dueña del lugar.

Asimismo, hay inconformidad en la UPZ 48 Timiza. “Esta medida es absurda, la cuarentena la ha vivido es el comercio, no se les está dando un alivio en el arriendo, en los servicios, tampoco se les está ayudando con el pago a los empleados y pues los propietarios de las casas y los locales les siguen cobrando el arriendo. Estas personas están prácticamente en quiebra”, dijo Armando Vergara, residente y líder de la zona.

Según explicó, en este sector ya han quebrado varios billares, tabernas, peluquerías y remates de cachivaches. “Lo que tenían ahorrado ya se lo gastaron”. Este jueves también se presentaron desórdenes en la avenida Ciudad de Cali con calle 139. Los lavadores de carros cerraron vías y protestaron.

Gremios

Juan Esteban Orrego, presidente de Fenalco, también le pidió al gobierno distrital que elimine o flexibilice algunas restricciones que han venido afectando fuertemente al comercio formal. “En realidad, mantener el pico y cédula y la limitación de movilidad los fines de semana es una doble restricción innecesaria que solo causa graves perjuicios a la economía y el empleo”.

Así mismo, la Federación de Comerciantes y representantes de otros gremios le solicitaron a la alcaldesa de Bogotá que, en caso de mantener la restricción de movilidad nocturna o toque de queda, esta se inicie cerca de la medianoche, de tal manera que el comercio formal, restaurantes y otros establecimientos puedan desarrollar sus actividades productivas.

El gremio también hizo énfasis en que se debe aplicar un riguroso control tanto al comercio informal como a la ciudadanía en las calles. Orrego insistió en que el pico y cédula se haga cumplir en las actividades de comercio informal.

Por su parte, Camilo Ospina, presidente de Asobares, dijo que las medidas adoptadas por Claudia López son un avance para volver a la reactivación que se tuvo hasta las primeras semanas de diciembre.

“Esas dos horas adicionales de levantamiento de toque de queda, entre 8 y 10 de la noche, son un avance que consideramos importante.

Sin embargo, creemos que la medida debería ser entre 12 de la noche y las 6 de la mañana. Seguiremos trabajando para la reactivación del comercio formal nocturno y que no todas las medidas se focalicen en las noches y en los fines de semana”.

Pese a esta situación, la Administración Distrital ha insistido en que la cuarentena por UPZ es necesaria para bajar el número y la velocidad de los contagios. El secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, dijo que el toque de queda, por ejemplo, es necesario para evitar que heridos por otro tipo de accidentes terminen colapsando los servicios de urgencias. “No hay que olvidar que seguimos en alerta roja en la red hospitalaria”. Los números explican por qué se adoptan estas medidas.

El 29,3 por ciento de los casos reportados en Colombia de covid-19 están en Bogotá. En la ciudad se han presentado 602.584 casos, de los cuales 3.591 fueron confirmados el 27 de enero de 2021.

Las localidades con mayor reporte de casos positivos son: Suba, con 15 por ciento de los casos (83.003); seguida por Kennedy, con 13,5 por ciento (74.260); Engativá, con 11,5 por ciento (63.265); Bosa, con 7,8 por ciento (42.944) y Usaquén, con 7,1 por ciento (39.285). Estas cinco localidades aportan el 54,9 por ciento de los casos.

CAROL MALAVER / EL TIEMPO

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido