'Las gigantes oportunidades con China', Mincomercio

El titular de la cartera, José Manuel Restrepo, asegura que más de 3.000 productos nacionales tendrían demanda en ese mercado.

José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, Industria y Turismo

José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, Industria y Turismo.

Cortesía MinCIT

POR:
Portafolio
julio 22 de 2019 - 12:24 p.m.
2019-07-22

Por estos días, el presidente de la República, Iván Duque, y varios de los integrantes de su gabinete alistan su equipaje para viajar a China, la segunda mayor economía del planeta (después de Estados Unidos) y, también, el segundo destino más importante de las exportaciones colombianas.

Esta visita oficial del Jefe de Estado y de su equipo es, sin duda, una clara oportunidad para fortalecer las relaciones bilaterales y, por supuesto, una enorme ventana de posibilidades por cuenta de un mercado potencial de 1.400 millones de consumidores quienes en promedio tienen un PIB per cápita corriente anual que supera los US$9.600.

Este no es un dato menor para una economía que crece a tasas que rondan el 7% y que se constituye como el más grande exportador del planeta con US$2,5 billones cada año.

Hasta hace apenas una década, Colombia destinaba a China apenas el 1,1% de sus exportaciones. Pero en lo corrido de los últimos años las ventas externas de nuestro país al gigante asiático ganaron terreno y hoy equivalen al 9,7% del total nacional gracias a la demanda no solo de productos minero – energéticos, sino de otros bienes colombianos que han comenzado a abrirse paso en medio de un cambiante mercado chino marcado por un poder adquisitivo cada vez mayor.

Es claro que el Gobierno tiene el reto de que las exportaciones no minero – energéticas a China sean cada vez mayores. Así, la visita del Jefe de Estado a Shanghái y a Beijing será clave para acercar al mercado chino productos nacionales como el aguacate Hass, la carne bovina y porcina, bienes fabricados en cuero, confecciones (como ropa de control), entre otros.

Lo que muestran los análisis hechos por el Gobierno colombiano es que más de 3.000 productos nacionales tendrían demanda en el mercado del gigante asiático. Entre estos, por ejemplo, están el café, el cemento, las grasas animales y vegetales, revestimientos para suelos y, también, otros materiales para construcción como los morteros y los hormigones.

En segundo lugar, los encuentros que tendrá el Presidente de la República y algunos integrantes de su equipo de Gobierno con empresarios chinos, con el primer ministro chino, Li Kequiang, y con el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, se constituyen como una oportunidad clave para promocionar a nuestro país como un destino atractivo para invertir y en el que sectores como la infraestructura, la construcción, las industrias creativas, el turismo, la agroindustria, los químicos, las energías renovables, entre otros, le abren las puertas a la iniciativa privada bajo atractivas condiciones de seguridad jurídica.

No debe perderse de vista que China es el segundo inversionista asiático en Colombia después de Japón. Y aunque entre 2002 y 2018 el gigante asiático trajo a Colombia cerca de US$238,8 millones en inversión, el espacio que tiene para arribar con nuevos capitales es cada vez mayor ya que –como lo mencioné- sectores como las industrias creativas y culturales y la implementación de tecnologías asociadas a la Cuarta Revolución Industrial tienen un gran potencial que, además, permitirá facilitar el intercambio de conocimiento y la cooperación con China.

Por otra parte, los empresarios chinos deben conocer que el gobierno del presidente Duque ha volcado gran parte de sus esfuerzos a poner en marcha incentivos que atraigan grandes proyectos de inversión extranjera como, por ejemplo, los estímulos a iniciativas que superen los US$330 millones, la prórroga a las zonas francas como instrumentos de desarrollo regional y la creación de estrategias red carpet que se han encargado de reunir herramientas tributarias, institucionales, regulatorias, financieras y jurídicas.

Colombia tiene ante sus ojos un gran reto para aumentar sus exportaciones de bienes y servicios al mundo entero. Y sin duda, China se constituye como una oportunidad gigante para emprender un cambio transformacional en el comercio exterior de nuestro país en medio de una era que ya despegó: la Cuarta Revolución Industrial.

*Por José Manuel Restrepo Abondano, ministro de Comercio, Industria y Turismo

Siga bajando para encontrar más contenido