Comercio exterior aún tiene mucho trámite: Analdex

Impulsar la tecnología en las empresas y facilitar los procesos, son las prioridades para el sector.

Exportaciones del país caerían 29 % en 2015

Colombia debe escalar en productividad y simplicidad.

Archivo

POR:
Portafolio
abril 10 de 2019 - 10:15 p.m.
2019-04-10

“Esperamos que el Gobierno tenga un papel cada vez menos relevante como jalonador de la economía colombiana”. Con esta frase, Javier Díaz Molina, presidente de Analdex, destacó ayer durante el Foro Nacional de Importadores realizado por dicha asociación, la importancia de la simplificación en los procesos para importar y exportar en Colombia, como método para potenciar la economía en los diferentes sectores productivos del país y reducir, poco a poco, el rol estatal en esta.

Hoy, por ejemplo, los tiempos de despacho para las importaciones que arriban al país son, en promedio, de 9,6 días por vía marítima y 10,4 días a través de la vía aérea, según datos de la Dian. Mientras que, de otro lado, las cifras de la misma entidad señalan que para el caso de las exportaciones los despachos tardan 6,5 días en barco y 1,5 días en avión.

(Lea: Condicionantes de las balanzas comerciales de la Alianza del Pacífico

Precisamente, agilizar estos registros con todos los procedimientos que conllevan, es uno de los puntos a los que el hombre a cargo de la Asociación Nacional de Comercio Exterior apuntó, mencionando que una de las soluciones a la mano de los empresarios nacionales es apelar a la declaración anticipada -en el caso de las importaciones-, que agilizaría el proceso y reduciría los costos. Pero a pesar de tales beneficios, siete de cada diez empresarios manifestaron no utilizar esta opción por desconocer de qué se trata.

Otra de los temas sobre el que Díaz Molina manifestó preocupación, es el bajo nivel de productividad en el país, del cual afirmó, causa un rezago con respecto a otros regiones del mundo. Díaz resaltó también, que ante la coyuntura de incertidumbre internacional, la solución no es disminuir las importaciones, sino trabajar en diversificar y crecer en exportaciones, apuntándole a más mercados y enfocándose más en “fortalecer instituciones como la Dian” antes que en subir aranceles. Pero más allá del panorama que en líneas generales reta a Colombia a escalar en productividad y simplicidad, a los empresarios, que son quienes viven ‘en carne y hueso’ lo que sucede en el mercado nacional e internacional, les preocupan las regulaciones, la incertidumbre política, y la poca disponibilidad de habilidades técnicas para vincular a sus compañías, entre otros factores, de acuerdo con PwC.

(Lea: Los planes de la CAN para elevar las exportaciones

LA ESTRATEGIA


Para alcanzar estos retos, los distintos caminos parecen llevar a un gran destino: la digitalización. Esto no quiere decir que sea la única forma en que se propone a los industriales dar el salto competitivo, pero la baja aplicación tecnológica es un factor decisivo a la hora de analizar el rezago comercial frente a otros países. Apuntando en esta dirección, Marco Llinás, vicepresidente de competitividad y valor compartido de la Cámara de Comercio de Bogotá, profundizó en los beneficios del internet de las cosas, el blockchain y el Big Data para importadores y exportadores colombianos, como método para agilizar los procesos y trabajar bajo estándares de seguridad en las empresas.

Pero estas tecnologías aún no terminan de interiorizar en las compañías nacionales, puesto que solo tienen una penetración de apenas 5%, según Llinás. Ya desde el punto de vista logístico, los retos pasan por impulsar acciones como la ejecución de obras que mejoren la infraestructura vial, fluvial, férrea, portuaria y aeroportuaria, promover los combustibles alternativos y trabajar en la movilidad de carga urbana, entre otros puntos de trabajo, según propone Analdex.

La conclusión del evento de importadores, puede ser descrita en dos frases: “El reto es vincular más empresas en el tema de comercio internacional”, de Javier Díaz y “tenemos una cantidad de trámites innecesarios”, “hoy todo apunta a la simplificación de los procesos para reducir costos”, mencionadas por el director de Comercio exterior del MinCIT, Luis Fernando Fuentes. Para que la industria pueda ‘jalonar’ la economía, por encima del papel estatal, un contexto de procesos sencillos, impulsados por la tecnología y aplicables a las operaciones de las compañías y a la logística, parece ser el camino, por lo menos, en el gremio exportador.

Siga bajando para encontrar más contenido