Economía

Construcción VIS caería 80% por eliminación de incentivos

Camacol estima una contracción de 130.000 a 26.000 unidades por cambios en el IVA a insumos y en la renta en la tributaria. 

Vivienda

Archivo

POR:
Laura Lucía Becerra Elejalde
abril 26 de 2021 - 08:30 p. m.
2021-04-26

La vivienda de interés social (VIS) es uno de los renglones de la economía que viene liderando la reactivación económica. Desde octubre las ventas de vivienda nueva, y en el segmento en particular, han venido registrando récords históricos mensuales, y para el primer trimestre del año arrancó la construcción de 38.140 unidades, de las cuales 24.879 son VIS.

(Lea: ‘Tenemos las tasas más bajas para créditos de vivienda’)

Por ello, el fin de dos incentivos tributarios para el sector a través del proyecto de ‘ley de Solidad Sostenible’, la nueva reforma tributaria del Gobierno, despertaron las críticas entre los constructores.

(Lea: Los 5 barrios de Bogotá para invertir en vivienda durante 2021)

El primer punto que se eliminaría con la reforma es el Artículo 235-2, numeral 4, del Estatuto Tributario, que establece entre las actividades exentas del impuesto de renta a “predios destinados al desarrollo de proyectos de vivienda de interés social o de vivienda de interés prioritario” y la utilidad en la primera enajenación de este tipo de viviendas.

También contempla como exentos a “los rendimientos financieros provenientes de créditos para la adquisición de vivienda de interés social y/o de interés prioritario”.

El proyecto de la reforma tributaria también eliminaría el beneficio contenido en el Artículo. 850, parágrafo 2 del Estatuto, que contempla que los constructores tienen derecho a la devolución o compensación del IVA “pagado en la adquisición de materiales para la construcción de vivienda de interés social y prioritaria”.

A partir de allí, la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), el gremio de los edificadores, estima que si se eliminan estos incentivos habría una contracción de 80% en volumen anual de oferta de VIS, que en la actualidad está en 130.000 unidades y caería a un estimado de 26.000.

“Si bien hay un comité de expertos que dio unas recomendaciones como eliminar todas las exenciones y los beneficios en temas de IVA, el carácter meritorio de la vivienda de interés social es indudable. Llevamos tres décadas en el desarrollo de un modelo de acceso a la vivienda social de los colombianos, este modelo se tiene que mantener.

Lo que radicaron elimina la posibilidad de promover e impulsar nuevos proyectos de vivienda de interés social”, aseguró Sandra Forero, presidente de Camacol.

Desde el ministerio de Vivienda, el viceministro de Vivienda, Carlos Ruiz, reiteró a este medio que este Gobierno no solo se ha enfocado en “impulsar una política integral de vivienda”, sino que “siempre ha estado listo para dialogar con toda la cadena de valor”, para poner en marcha las estrategias más acertadas para que en el último año se haya mantenido dinámico el sector y se haya impulsado su reactivación.

“Estamos abiertos al análisis de los detalles que en este momento generan inquietudes en el gremio constructor. La meta es seguir en la ruta de los buenos resultados que todo el país conoce y consolidar la recuperación económica a través de los 200.000 subsidios para la compra de vivienda VIS y No VIS”, dijo el Viceministro.

POSIBLES IMPACTOS

Desde Camacol se analizaron los impactos que traería eliminar estos dos incentivos para el sector, y según Forero, entre otras de las implicaciones estaría en riesgo “el acceso de 100.000 hogares a la vivienda social por año, más de 310.000 personas”, por la contracción del mercado.

En cuanto a los empleos, Camacol asegura que habría 441.000 puestos comprometidos, pues la construcción de vivienda social genera 551.295 empleos. Forero aseguró también que habría $13 billones anuales comprometidos, equivalentes a 1,2 puntos del PIB, que afectarían la inversión en la economía nacional. “En 2010 hablábamos de $3 de cada $100 de inversión en la economía provenían de la vivienda de interés social, hoy hablamos de $8 de cada $100”, mencionó la líder gremial.

Además, el gremio calcula que la demanda de insumos de los 36 subsectores productivos encadenados con la construcción se contraería $6,5 billones al año, de $8 a $1,5 billones.

E incluso, Camacol estima un impacto negativo en las finanzas públicas municipales, pues según el gremio, la vivienda social construida en la última década le aporta anualmente $717.000 millones en impuesto predial a los municipios, y “caería el recaudo municipal en $370.000 millones anuales”.

LOS CONSTRUCTORES

A la discusión se sumaron algunos empresarios del sector, quienes también mostraron su descontento.

“Estamos muy preocupados con el borrador que salió en estos días. Uno de los temas más relevantes y más delicados es que le están poniendo IVA a la Vivienda de Interés Social y le están quitando la exención de renta. Es grave ya que es uno de los mercados que más está dando empleo y contribuyendo con la reactivación”, subrayó Luis Aurelio Díaz, presidente del Grupo Empresarial Oikos.

Por su parte, presidente de IC Constructora, Rafael Álvarez, aseguró que “el sector está alarmado por las previsiones contenidas dentro del proyecto de ley. La eliminación de la devolución de IVA afecta la posibilidad de hacer vivienda de interés social, y teniendo en cuenta que son proyectos de muy baja rentabilidad, la exención de renta es la que facilita que se puedan desarrollar estos proyectos”.

Laura Lucía Becerra Elejalde
En Twitter: @LauraB_Elejalde

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido