Consumo de hogares, clave para el PIB en
el segundo semestre

Fedesarrollo todavía espera que la economía crezca un 3,3% en el 2019. Información y comunicaciones, el sector de mayor evolución.

Consumo

Será clave que todos los sectores se ubicarían en terreno positivo, tanto en la oferta como en la demanda.

Kantar

POR:
Portafolio
julio 25 de 2019 - 09:48 p.m.
2019-07-25

La demanda interna, que no es más que un termómetro del consumo, es la principal carta que tendrá Colombia para que la economía repunte en el segundo semestre y crezca por encima del 3%.

El camino está allanado para que el producto interno bruto (PIB) del país sobrepase esta barrera, pero dependerá, por el lado de la oferta, del mejor comportamiento de sectores como minas e información y comunicaciones, pero también del consumo de los hogares, si se mira por el lado de la demanda.

(Los millenials están creciendo y ya no consumen igual). 

De hecho, según el más reciente informe de prospectiva de Fedesarrollo, publicado este jueves, se mantuvieron “inalteradas nuestras expectativas de crecimiento del PIB en 3,3% para 2019, lo que implica un mayor dinamismo de la economía colombiana en lo que resta del año”.

Y aunque la previsión continúa, dentro de la misma hubo cambios importantes. Por ejemplo, se revisaron a la baja crecimiento del sector construcción, actividades profesionales y científicas, y administración pública, “en línea con unas expectativas de menor ritmo de actividad económica del subsector de edificaciones y un menor nivel de gasto público frente a la edición de abril”.

En contraste, Fedesarrollo encontró que a otros sectores –minería; electricidad, gas y agua; información y comunicaciones; y actividades financieras– les está yendo mejor de lo inicialmente esperado.

LOS MEJORES 

Información y comunicaciones, actividades financieras y de seguros y profesionales, científicas y técnicas serían los abanderados del PIB en el 2019, de acuerdo con sus previsiones.

El primero crecería 4,8%, “explicado principalmente por mejores perspectivas frente a una mayor cobertura de internet de banda ancha y conectividad en el país”. Esto, en gran medida, por cuenta de la aprobación de la ley de modernización de las TIC en el Congreso y el hecho de que comenzará a implementarse en el segundo semestre del 2019.

Por el lado de las finanzas y las aseguradoras, Fedesarrollo prevé que crezcan 4,6% este año, “gracias a nuestras expectativas de mejores dinámicas en el consumo de los hogares y en obras civiles, lo cual esperamos que contribuya positivamente al crecimiento de las carteras de consumo y comercial”. De igual forma, será clave en este rubro la recuperación de la disposición de los colombianos de comprar una casa o apartamento, lo cual tiene un efecto directo sobre la toma de créditos hipotecarios. La esperanza en este frente está puesta en el segundo semestre, si se tiene presente que, según Camacol, entre enero y junio hubo una caída en las ventas de viviendas nuevas de más de 4%.

De acuerdo con el gremio constructor, esto se debió, en buena parte, a las nuevas normas tributarias, particularmente al recientemente creado impuesto al consumo de 2% para la comercialización de inmuebles de más de $918 millones, cuya reglamentación tardó varios meses por parte del Ministerio de Hacienda.

Para dicha cartera, este tributo es particularmente importante en términos de ingresos fiscales, ya que, según sus cuentas, prevén recaudar cerca de $2 billones este año, pero de acuerdo con las cifras consolidadas por la Dian, el recaudo por este gravamen –con corte a mayo– iba en unos $40.000 millones, es decir, el 2% de lo esperado.

Fedesarrollo ubica en tercer lugar a las actividades profesionales, científicas y técnicas, que proyecta crezcan 4% en el 2019.

LOS PEORES

Del otro lado de la moneda quedarían la construcción y el sector agropecuario. El primero se revisó a la baja, de 3% a 1,8%, por cuenta de “las menores expectativas de crecimiento del subsector de edificaciones, a su vez explicado por los riesgos asociados al bajo desempeño de la comercialización de proyectos, el menor ritmo de rotación de inventarios, y mayores dificultades de acceso al crédito de vivienda”, según Fedesarrollo.

Agregan que “las iniciativas del Gobierno para estimular la oferta de vivienda en los segmentos de bajo precio mediante sus programas ‘Semilleros de propietarios’ y ‘Casa digna, vida digna’, sumadas al fortalecimiento de la demanda interna, y la tendencia de recuperación del sector de edificaciones, impulsarían el crecimiento del sector hacia un ritmo de 3,1% en el 2020”.

Por su parte, el PIB del agro se expandiría 2,3%, cifra que si bien es mejor a la del 2018, se mantiene como una de las más bajas de todos los sectores. Según el centro de estudios, “el cultivo de café registraría un crecimiento anual de 1,6% y se ubicaría en 13,8 millones de sacos, dadas las dificultades relacionadas a la cotización del grano en el mercado internacional”, en tanto prevén que las actividades pecuarias mejoren, por cuenta de los avances en transformación productiva.

En cualquier caso, será clave que todos los sectores se ubicarían en terreno positivo, tanto en la oferta como en la demanda. En esta última será vital el consumo privado (de los hogares) y en menor medida el público (de Gobierno), que podría tener un leve freno, por cuenta de las elecciones de octubre.

Siga bajando para encontrar más contenido