Costos de arriendo de oficinas aumentarían de aquí al 2022

La entrada de nuevos actores empresariales y la ausencia de proyectos construidos con esta clase de espacios, explicarían este incremento.

Oficinas

La producción de oficinas en 2019 se concentró en áreas descentralizadas de la ciudad, lo que evidencia restricciones de zonificación.

Cortesía / CBRE

POR:
Anderson Urrego
febrero 26 de 2020 - 10:22 p. m.
2020-02-26

Debido a un descenso en la producción de nuevas áreas de oficinas, y teniendo en cuenta que la demanda del sector en el país se mantendría dinámica gracias a la entrada de nuevas empresas y actores corporativos, los precios de estas aumentarían de manera acelerada, sobrepasando los $100.000 el metro cuadrado por mes.

(La ocupación de oficinas aumentó 92% en Bogotá). 

Así lo afirmó Jean-Baptiste Wettling, gerente de la firma Jones Lang LaSalle (JLL), dedicada a la proveeduría de servicios de administración de bienes raíces e inversión.

Según el directivo, Colombia ha evidenciado un alza en los precios de arriendo de estos inmuebles debido a la devaluación del peso colombiano, de casi un 50% a principios del último lustro. “Pasamos de ser un mercado muy costoso, el segundo después de Brasil, a uno muy barato, por lo que se pasó de US$40 a US$20 por mes, cuando las oficinas premium en América Latina están a US$30”.

Al tener una oferta de oficinas con bajo costo, y al estar aún en una economía inmobiliaria “pesificada”, se produjo la entrada de BPOs, modelos coworking, Call Centers y compañías tecnológicas, cuya penetración en el mercado no era prevista para 2019 hace cinco años. Esto causaría una mayor dificultad a la hora de conseguir espacios de más de 1.000 m2, mencionó.

Lo anterior hizo que los edificos de altas especificaciones fueran copados por estas compañías, haciendo que la oferta actual sea de menores características. “No llegaban a colocarse porque habían productos mejores, pero ahora lo harán debido a la baja disponibilidad”.

(Oficinas de lujo, nueve proyectos llegan a Bogotá). 


En adición, argumentó que la vacancia se reducirá en los próximos 24 meses debido a la entrada imprevista al mercado de las firmas mencionadas, lo que causará el aumento de los precios, ya que 2020 es, acorde a sus palabras, un año de “estructuración de proyectos”; por lo tanto, la producción será “sumamente baja”.

Por su parte, la tasa de vacancia el año pasado cerró en 10,3%, lo que hasta el momento no otorga poder de negociación ni a propietarios ni a arrendatarios. “Es un mercado muy sano”, agregó. Sin embargo, se prevé que las rentas aumenten de un 5% a 10% por año.


Anderson Urrego
Portafolio

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido