Covid-19: efecto en el desempleo no se recogería en marzo

Se empezaría a sentir en los datos de abril y mayo.

Coronavirus Colombia

Vale decir que este jueves el Dane publicará las cifras del mercado laboral a marzo. 

EL TIEMPO

POR:
Valerie cifuentes m
abril 29 de 2020 - 11:36 p. m.
2020-04-29

Por la pandemia del coronavirus, uno de los indicadores que más reflejarían el impacto de esta crisis es el desempleo, cifra que antes de dicha coyuntura ya venía registrando altas tasas en el país. Vale recordar que en 2019 cerró en 10,5%, y en febrero fue de 12,2% en el total nacional.

(Recesión y más desempleo, las previsiones para la economía colombiana). 

A pesar de que mantener el empleo ha sido uno de los frentes en los que viene trabajando el Gobierno Nacional durante esta crisis que enfrenta el país, los esfuerzos no bastarían para evitar gran pérdida de trabajos.

Vale decir que este jueves el Dane publicará las cifras del mercado laboral a marzo, las cuales según expertos no alcanzarán a reunir un efecto completo de la covid-19, sino que se empezará a conocer con mayor claridad en los informes de abril y mayo.

Para Juan Carlos Guataquí, experto en temas laborales, “por consideraciones de estacionalidad, la tasa de desempleo (TD) de marzo debe compararse con la de marzo del año inmediatamente anterior, la cual fue de 10,8%. Es posible que el dato muestre un incremento importante, pero no superior al 13%”.

(Mintrabajo estima que este año se perderían al menos 70.000 empleos). 

Lo anterior, según Guataquí, debido a aspectos como que “para marzo la actividad económica alcanzó a tener al menos 15 días de relativa dinámica (solo hasta el 17 de marzo se decretó la emergencia económica y la primera medida de aislamiento para mayores de 70 años), y el primer efecto en el desempleo se daría sobre los trabajadores por cuenta propia urbanos (no están protegidos por la legislación l y dependen de la dinámica de la actividad económica) y luego para los profesionales independientes”.

Así las cosas, añade que solo para finales de abril y mayo se verá notoriamente el efecto sobre el desempleo de los trabajadores asalariados.

En línea con lo ya descrito, Oscar Becerra, profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de Los Andes, afirma que “la tasa de desempleo de marzo no se debería ver tan afectada por las medidas de aislamiento, así que probablemente seguirá en el orden del 12% o 13%. El efecto de las medidas para prevenir el contagio y la situación económica internacional sobre el indicador van a ser mucho más fuertes de abril en adelante”.

Pero, ¿qué consecuencias puede traernos tener tasas altas previo a la pandemia? Según explicó Guataquí, el problema no es solo venir con tasas altas, es enfrentar la pandemia con un sistema de protección social que no tenía efectivamente mecanismos para un elevado componente de los ocupados, “y estos son los trabajadores por cuenta propia, cuyos ingresos son inestables y estaban totalmente dependientes de la actividad económica, y sufren de una alta informalidad, si la definimos como aportes a salud y pensión”.

Para Becerra, “una tasa de desempleo de 10% significa que uno de cada 10 personas que están dispuestas a trabajar no tienen trabajo. Lo cual se traduce en menores ingresos y gasto para los hogares y un menor nivel de gasto general”.

En caso de que la tasa de desempleo este año aumentara hacia niveles de 18% o 20% como ya se ha venido estimando en los escenarios menos optimistas, Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, comentó que esto “puede significar una fuerte presión hacia la informalidad de trabajadores en búsqueda de ingresos vitales y una afectación de la capacidad de consumo que deriva del tránsito a la informalidad”, dato que también ya es alto, mayor al 60%.

De acuerdo con Becerra, llegar a esos niveles de 20% significaría “que nuestra economía entraría en una contracción muy profunda. La última vez que llegamos a esos niveles de desempleo fue luego de la crisis de 1999. Lo más grave es que, una vez llegamos a esa cifra, la desocupación presenta inercia: es difícil volver los estándares en la materia anteriores a la crisis (que ya eran altos)”.

De otro lado, vale mencionar que en días pasados el ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, dijo que en un escenario optimista durante todo el año, debido a la crisis y con una caída del PIB de 0,3%, en el país se perderían entre 70.000 y 100.000 empleos, dato que para los expertos será más amplio.

Según Guataquí, ese dato es poco plausible, pues “para febrero de 2020 el país, de acuerdo al Dane, tenía 22’005.790 ocupados y 3’044.988 desempleados. Si suponemos dicho escenario máximo (3’144.988 desempleados), suponiendo (un supuesto algo extremo) que la población económicamente activa no varía, ello implicaría una tasa de apenas 12,55% cuando dicha cifra para febrero ya se encontraba en el 12,2%”.

Para Cesar Ferrari, docente de la Javeriana, “la pérdida de empleo de abril va a ser terrible. Va a arrastrar la tasa que ya venía al alza. Además, el sector informal pasa de la categoría de subempleado a desempleado”. 

PANORAMA EN EL MUNDO 

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “la caída constante de las horas de trabajo a nivel mundial a causa del brote de Covid-19 significa que 1.600 millones de trabajadores de la economía informal, esto es, casi la mitad de la población activa mundial, corre peligro inminente de ver desaparecer sus fuentes de sustento”.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido