Cuarentenas, entre la salud y la reactivación económica

Mientras empresarios piden reaperturas, en algunas ciudades anuncian más cierres. Varios expertos exponen sus fórmulas.

Comerciantes de San Victorino

Comerciantes de San Victorino, en Bogotá, salieron a las calles a protestar por las medidas de confinamiento en la ciudad.

Archivo particular

POR:
Portafolio
agosto 21 de 2020 - 10:01 p. m.
2020-08-21

Luego de cinco meses de cuarentenas, que se han extendido por todo el país y se han hecho más estrictas en las ciudades más afectadas como Bogotá, economistas y un epidemiólogo ponen sobre la mesa si la mejor salida para reactivar la economía y cuidar la salud son los cierres totales o, más bien, una reapertura inteligente.

(Reactivación económica: ¿cuándo comenzará a verse?). 

Si bien la decisión de una cuarentena nacional logró que el país aplazara el pico de contagios y tuviera tiempo para preparar el sistema de salud para atender la emergencia, cinco meses después esa medida no puede ser indefinida, según expertos.

(Un mes después del 20 de julio, así va la reactivación económica). 


Carlos Sepúlveda, decano de la facultad de economía de la U. Rosario, argumentó que esa no puede ser la única salida, teniendo en cuenta los costos que ha tenido esta decisión sobre la economía y los empleos. “La cuarentena no puede ser la estrategia central para contener el virus”, agregó.

Con una caída en el PIB de 15,7% en el segundo trimestre del año y una tasa de desempleo en junio de 19,8%, comerciantes y empresarios han salido a protestar a las calles y a pedir que no haya más cierres, como pasó recientemente en Bogotá.

(Gobierno presentó hoja de ruta para la reactivación económica). 


Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco, ha dicho en varias ocasiones que se tiene que pensar en otras alternativas. “Las ilusiones de recuperación de los comerciantes se han desvanecido debido a los constantes cierres, cuarentenas, toques de queda y demás restricciones de alcaldes y gobernadores. Esas cuarentenas están mandadas a recoger, hay que mirar medidas más inteligentes”, resaltó recientemente el dirigente gremial.

Como es natural, cuando se cierran las actividades económicas o se le pide a las personas quedarse en su casa, hay un efecto directo sobre la economía. Martha Elena Delgado, directora de análisis macroeconómico y sectorial de Fedesarrollo, manifestó que los constantes cierres y el estado de la actividad productiva llevan a que ese centro de estudios se incline más a que el PIB se contraiga un 7,9% al cierre de este año, y no un 6%.

De hecho, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) hizo un análisis del impacto que tenían las cuarentenas sobre la economía y encontró que Bogotá ha sido una de las más golpeadas.

“Una de las principales conclusiones de este documento, que se basa en la información pública y oficial, es que la estrategia de la Administración Distrital de Bogotá para la contención del virus ha tenido el mayor costo económico en el país sin que los resultados en salud sean favorables. Todo lo contrario, junto con Barranquilla, Bogotá fue la ciudad con mayor aceleración de contagios y muertes durante julio. La diferencia radica en que los resultados de los indicadores económicos son mucho peores para Bogotá. Esto es particularmente grave debido a la importancia económica de la ciudad en términos de empleos y PIB”, resalta el análisis que hizo Anif.

En ese sentido, Andrés Álvarez, profesor asociado a la Universidad de los Andes, alertó que las cuarentenas también están dejando graves estragos en, por ejemplo, el aumento de todos los tipos de pobreza. “Hay que buscar mecanismos precisos de cómo hacerlo de la mejor forma, hacer reaperturas inteligentes y ver sector por sector cuáles son las mejores salidas”, dijo.

¿SIN CUARENTENAS?


Debido a que la pandemia por coronavirus no solo es fuente de preocupaciones por sus efectos sobre la salud pública, sino por sus impactos en la economía y todo lo que eso significa para empresarios, ciudadanos y los más vulnerables, la pregunta que queda es cuál es la mejor salida para reactivar la economía y cuidar la salud.

Ante el interrogante, el epidemiólogo Carlos Enrique Trillos, profesor de la de la Universidad del Rosario, explicó que los cierres totales no pueden ser indefinidos. “Se deben considerar y articular factores de salud, sociales y económicos. Con el tiempo, las cuarentenas generalizadas pueden ser contraproducentes y generar diversos problemas: de salud mental, desempleo, reducción de la productividad y otros impactos negativos sanitarios, a nivel social y económicos”.

Incluso, según se ve en el ejercicio que hizo Anif recientemente, no necesariamente las cuarentenas han sido las ideales para reducir los contagios. Por eso, proponen que este tipo de estrategias se deberían dejar en un segundo plano. Entre las estrategias que ponen sobre la mesa está continuar con el fortalecimiento del sistema de salud, sobre todo en la capacidad instalada de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), aislar y hacer seguimiento a los casos positivos, los sospechosos y sus contactos. Y para el caso de Bogotá plantean que se haga un monitoreo a nivel de Unidad de Planeamiento Zonal (UPZ), en vez de hacerlo con las localidades completas.

Finalmente, Marcela Eslava, decana de economía de la Universidad de los Andes, hizo un llamado y dijo que “es hora de pensar en un desconfinamiento, porque no podemos seguir poniendo en el congelador la contención del enorme daño social y económico, y porque lo que se ha venido aprendiendo sobre el virus abre puertas para ejecutar esas estrategias de manera más segura”, apuntó.

EL AUTOCUIDADO Y LA RESPONSABILIDAD CIUDADANA


Además de pensar en estrategias por parte de alcaldías y gobernaciones para contener la pandemia, los expertos también resaltan la necesidad de que haya estrategias de cultura ciudadana y autocuidado para contener el virus.

En su documento de análisis, Anif resalta que esa puede ser una de las alternativas a los cierres. “Se deben mejorar las estrategias de cultura ciudadana sobre la importancia de medidas de higiene y el uso del tapabocas”.

Por su parte, Eslava subrayó que se sabe “que hay beneficios del uso adecuado de la mascarilla y el lavado de manos; que un evento multitudinario puede convertirse en un foco de contagio, y que las órdenes de confinamiento pierden efectividad y se desgastan cuando se prolongan. Esto invita a trasladar el foco de aislamientos decretados a la formación de una cultura ciudadana del autocuidado, no fundada en el miedo, sino en la información”, concluyó la decana.

María Camila González Olarte
Twitter: @CamilaGolarte

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido