Economía

Así ha sido el golpe de la crisis en las mujeres

Empresarias, jóvenes y mujeres rurales cuentan su experiencia en la pandemia.

Mujeres

Carolina Rojas, de 38 años, es una empresaria que tuvo que dejar de trabajar en su negocio de eventos, y dedicarse a sus hijos.

María Camila González

POR:
María Camila González Olarte
abril 12 de 2021 - 07:41 p. m.
2021-04-12

Trabajadoras domésticas, amas de casa, miembros del sector salud, desempleadas, jóvenes sin trabajo ni estudio, mujeres rurales y madres independientes son algunas de las caras de las mujeres que han tenido que soportar la doble carga que les ha dejado la pandemia.

(Lea: Mujeres trabajan sin pago 5 horas más que los hombres)

Son también parte del cerca de un millón de mujeres que han perdido su trabajo durante la crisis, a quienes les ha tocado sortear sus vidas laborales con sus hijos en casa o con personas a cargo y que, además, han tenido que asumir mayores responsabilidades de cuidado por cuenta del covid-19.

(Lea: ‘Las mujeres debemos luchar para evitar la autoexclusión’)

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la brecha laboral de género se ha agudizado por la crisis, pues el 2020 cerró con una tasa de desocupación para ellas de 20,4%, mientras que para ellos fue de 12,7%. Y esas diferencias han ido en aumento, pues en febrero de 2021 el desempleo para las mujeres ascendía a 21,7%.

La decisión de dejar de buscar trabajo para quedarse en tareas domésticas se ve reflejada en que, según el Dane, en el trimestre de noviembre a enero había 15,6 millones de personas que entraron a la inactividad o dejaron de buscar trabajo, de las cuales 10,2 millones son mujeres y 6,5 millones de ellas se dedican alhogar.

Y es que por temor a un pico de contagios, los colegios en todo el país se cerraron desde marzo y solo hasta este año las instituciones educativas oficiales se abrirán de forma presencial de forma paulatina, lo que podría liberar la carga para las madres que han tenido que renunciar a sus actividades para acompañar a sus hijos con las responsabilidades académicas. Sin embargo, los colegios privados tienen la libertad de elegir si vuelven o no a la presencialidad, y con qué condiciones.

Sumado a las nuevas responsabilidades domésticas derivadas del cierre de los colegios, a las mujeres también les ha pegado más fuerte la pérdida de empleo, pues los sectores que más se han visto damnificados por las restricciones han sido los que contratan en una buena parte a trabajadoras.

Y si se mira el efecto de la pandemia por zonas del país, las rurales siguen acentuando las desigualdades que ya eran visibles antes de la llegada del coronavirus al país. Tanto así, que los niveles de pobreza para las mujeres del campo son mayores, así como las tasas de desempleo y de informalidad.

Ahora, el reto que le queda al país es recuperar los avances de más de una década, como lo dijo recientemente la Cepal, que perdieron las mujeres en la región y en el país.
*Para saber más, visite en la página web de El Tiempo el reportaje ‘Ellas, al borde del abismo por la pandemia’.

CAROLINA ROJAS
Madre y empresaria

Carolina Rojas, de 38 años, una madre que tenía su emprendimiento de eventos académicos hace un par de años dejó de recibir ingresos por parte de esa organización, y tuvo que dedicar una buena tajada de su tiempo para poder apoyar a sus hijos en las clases virtuales y las responsabilidades de la casa, mientras su esposo trabajaba.


NIRBANA CASTILLO
Joven estudiante

A Nirbana Clareth Castilla, de 18 años, habitante del corregimiento de Sincerín, ubicado a 1 hora de Cartagena en Bolívar, le ha tocado saltar varios obstáculos para poder entrar y mantenerse en la universidad: el de las tradiciones familiares, el de su comunidad y ahora el de mayores responsabilidades domésticas que le trajo la crisis por covid-19.

LAURA BECERRA
Mujer rural

Laura Becerra, con 24 años, es administradora de empresas y junto con su mamá y hermana han tenido que doblar sus jornadas de trabajo para poder pagar la deuda que les dejó montar un restaurante en el pueblo, y que tuvieron que cerrar unos meses después del comienzo de la pandemia. Con eso, sus jornadas diarias son de más de 12 horas.

NATALIA PERDOMO
Pediatra

“He tenido dos aislamientos por sospecha y me he tenido que encerrar mientras salen las pruebas, y ambas me han dado negativas. Esa presión ha sido grande. Pero llegó un mo- mento en el que tuve que de- cir que no podía con todo”, dice Natalia Perdomo, de 39 años, quien tuvo que lidiar con un proceso de divorcio, su vida laboral y su rol de madre durante la pandemia.


EL PLAN DE REACTIVACIÓN

Pese al panorama complicado para las mujeres, el plan de reactivación que lanzó el Gobierno nacional, llamado ‘Compromiso por Colombia’, y que busca crear al menos 2 millones de empleos en los próximos años entre directos e indirectos, está concentrado en sectores que contratan tradicional- mente a hombres, como es el caso de la construcción, la infraestructura y el transporte.

Ante la incógnita de las medidas que tomará el Gobierno para mitigar el impacto de la pandemia en las mujeres, Gheidy Gallo, consejera presidencial para la equidad de la Mujer explicó que ya se han lanzado algunas estrategias transversales para impulsar la equidad.

Visite el reportaje multimedia completo en este link. 

María Camila González Olarte
Twitter: @CamilaGolarte
marola@eltiempo.com

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido