Economía de Estados Unidos, en riesgo por ola de protestas

A medida que se extienden las movilizaciones, a causa de la muerte de un afroamericano a manos de un policía blanco, el impacto en el PIB sería mayor.

Protestas Estados Unidos

Más de 100 ciudades de Estados Unidos han registrado protestas contra el abuso policial.

AFP

POR:
Portafolio
junio 02 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-06-02

La ola de indignación en Estados Unidos se mantiene más de una semana después de que George Floyd, un ciudadano afroamericano, murió a manos de un policía blanco en un arresto, lo que está generando para muchos el mayor estallido social por temas raciales desde 1968, tras la muerte de Martin Luther King.

(Lea: Economía de EE. UU. cayó 5 % en el primer trimestre de 2020)

Pero más allá de este episodio, muchos expertos empiezan a lanzar alertas por el impacto económico que podría tener no solo por los disturbios y destrozos ocasionados, sino también por el golpe que las protestas podrían generar en las reaperturas de los distintos estados por los nuevos toques de queda y por una posible ralentización de la recuperación a causa de las manifestaciones.

(Lea: Coronavirus disparó el desempleo en Estados Unidos a 14,7%)

De hecho, las protestas no han hecho más que aumentar, luego de que el presidente, Donald Trump, puso sobre la mesa la posibilidad de ejecutar la ley de insurrección para desplegar al ejército en las calles, lo que avivó aún más la situación en el país.

(Lea: El mundo se alista para el golpe en el segundo trimestre)

Cabe recordar que el PIB de Estados Unidos ya se encuentra en contracción, tras presentar una caída de 5% en el primer trimestre (revisada al alza en el segundo cálculo), y con la perspectiva de un desplome de más de 10% en términos anualizados entre abril y junio de este año.

Aún no se ha reportado a cuánto podrían ascender las pérdidas por daños, las cuales han sido consideradas de millones de dólares por las autoridades, pero esto, junto con los toques de queda impuestos por varios estados para controlar los disturbios generarán, como afirman los expertos, un nuevo golpe para la economía de Estados Unidos.

Gayle Allard, economista del IE Business School, apunta que “desde luego que afectará la economía. Estas protestas aumentan el miedo e incertidumbre en el país, que es el motivo principal de la contracción. De esta forma, si duran poco, no se notará mucho. Pero si persiste otra semana o dos, sí se verá reflejado en los datos del PIB”.

Y el problema es que el impacto no solo será macroeconómico, sino que si las personas ya tenían miedo de salir de casa por la pandemia, ahora se incrementarán las razones.

“Desafortunadamente, creo que las protestas, pero más específicamente el saqueo y la destrucción, harán que sea más improbable que muchas personas quieran salir a comprar y consumir mientras se mantengan altercados. Esto afectará a las pequeñas tiendas y restaurantes, que ya han sido severamente afectados por el aislamiento, con menos probabilidades de sobrevivir. También, prolongará la recesión y hará que cualquier recuperación sea más débil y tome mucho más tiempo”, apunta Edward Stuart, profesor emérito de economía de la Universidad Northeastern Illinois.

Por supuesto, las reaperturas en las que se encuentran algunos estados podrían sufrir importantes retrasos. Según Jorge Restrepo, profesor de Economía de la Universidad Javeriana, “más que en el corto plazo, el golpe se puede sentir en el mediano en función de lo que se demore en restablecer la calma y siga esta lógica de confrontación de Trump, pues puede llevar a un escalamiento que retrasaría de forma importante la recuperación económica. También creo que esto tendrá un impacto político de cara a las elecciones y aumenta la división social”.

ABUSO POLICIAL

Las críticas al abuso policial en Estados Unidos, especialmente por temas relacionados con el racismo, han sido una constante en la historia del país por sucesos similares a los que produjeron la muerte de Floyd el lunes 25 de mayo.

No obstante, se espera que esta nueva ola de protestas sea la más fuerte de las últimas décadas, tanto así que ha dejado el coronavirus en un segundo plano en estos momentos, a pesar del fuerte impacto económico que tiene en el país.

Y es que más allá de los saqueos y los disturbios que se están presentando, la principal razón detrás de las movilizaciones que tienen lugar en más de 100 ciudades de Estados Unidos es, como apunta el analista político Robert Valencia, es el hastío de una gran parte de la sociedad hacia el abuso policial en el país y el fuerte racismo que todavía hoy existe.

“Esta situación hace más difícil el distanciamiento social y por supuesto incrementa los temores a que pueda acelerar una nueva ola de coronavirus en ciudades como Nueva York. No obstante, nadie está pensando en la pandemia en este momento, este esta supone una crisis enorme por el grosero asesinato de Floyd y la respuesta de Trump. Hay un hastío generalizado con el abuso policial. Por supuesto hay negocios cerrando y tiendas con tablas en las ventanas, pero lo importante es resaltar la demanda por una justicia racial y un fin definitivo de las prácticas abusivas de la policía a nivel nacional”, apunta el experto.

Las manifestaciones pacíficas en este sentido han logrado el apoyo de la mayoría de países del mundo, e incluso han impulsado réplicas similares en otras partes, como la que se registró ayer en Francia, también como crítica a la violencia policial.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido