Déficit comercial de EE.UU. bajó con China

No obstante, el saldo de los intercambios de bienes y servicios con el resto del mundo aumento 1,6%.

Comercio exterior

Las exportaciones tradicionales terminarían el 2016 con una reducción de US$6.500 millones según el Gobierno.

Archivo Portafolio

POR:
AFP
octubre 04 de 2019 - 10:59 a.m.
2019-10-04

El déficit comercial de Estados Unidos aumentó más que lo previsto en agosto, pero las importaciones desde China volvieron a caer por el efecto de la guerra arancelaria, indicó el viernes el Departamento de Comercio.

(Lea: Whisky, aceitunas y queso, los objetivos de aranceles de Trump)

El saldo de los intercambios de bienes y servicios de Estados Unidos con el resto del mundo se situó en -54.890 millones de dólares, un aumento de 1,6% respecto al mes anterior.

(Lea: Las heridas que se han causado EE. UU. y China en la guerra comercial)

En agosto, las exportaciones estadounidenses aumentaron 0,2%, a 207.900 millones de dólares, pero las importaciones han crecido con más velocidad: 0,5%, a 262.800 millones de dólares, profundizando el déficit mensual. Los analistas esperaban un déficit menor, de -54.400 millones de dólares.

(Lea: Las heridas que se han causado EE. UU. y China en la guerra comercial)

Para los tres primeros trimestres, el déficit comercial de Estados Unidos con el resto del mundo continuó creciendo (+7,1%). Como hecho notable, los intercambios de bienes con China, país contra el que el presidente Donald Trump libra una guerra comercial hace un año y medio, se han reducido fuertemente.

(Lea: OMC rebaja pronóstico de crecimiento para el comercio mundial)

Desde enero, el déficit de bienes disminuyó 11,7% con las importaciones registrando una baja de 12,55% y las exportaciones con una caída de 15%. Solo en agosto, el déficit con China se redujo 2,46%.

En una inédita pulseada comercial, Washington y Pekín se han impuesto recíprocamente aranceles sobre intercambios por cientos de miles de millones dólares, lo que ha producido una disminución del comercio entre las dos primeras potencias económicas mundiales.

Esta política comercial inflexible ha erosionado la confianza de los consumidores en Estados Unidos, donde además las empresas se muestran vacilantes a realizar inversiones. El crecimiento económico se ralentizó hasta 2% en el segundo trimestre y 3,1% en el primero. La industria manufacturera, primera víctima de la guerra comercial, entró en recesión

Siga bajando para encontrar más contenido