Descache en cifras de importaciones del 2017 develan más contrabando

Descuadre está entre las compras externas y las exportaciones de otras naciones hacia Colombia. Costo fiscal de esta distorsión es de $4,2 billones.

Contrabando

El país tiene altas cifras de contrabando abierto y técnico.

Cortesía Dian

POR:
Portafolio
noviembre 25 de 2018 - 08:12 p.m.
2018-11-25

Las importaciones de Colombia en el 2017 llegaron a US$43.977 millones FOB –sin incluir valor de seguro y fletes–, cifra que le dio un importante respiro al déficit comercial, pero esconde detrás una fuerte alza en el contrabando técnico y abierto.

De hecho, según la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), al revisar las declaraciones de compras externas y las exportaciones de cada país hacia Colombia –cifras que, en teoría, deberían coincidir–, se encontró que el año pasado hubo un descache de US$4.658 millones, es decir, unos $14 billones.

(Por contrabando se ha incautado más de medio billón de pesos este año). 

Este resultado lo encontró la entidad tributaria, tras estudiar gran parte de las declaraciones del año pasado, y fue publicado en el ‘Informe de la estimación de la distorsión en el valor de las importaciones colombianas año 2017’.

CONTRABANDO, AL ALZA

En el reporte, la Dian concluyó que estos resultados pudieron explicarse, en parte, por “el aumento en el tamaño de la muestra y el incremento en la tarifa general del IVA, la cual se encontraba en 16% para el 2016, pasando a ser de 19% para el 2017”.

Incluso, tras revisar cada informe de importación –y aplicando el método de exportación espejo– se concluyó que las cifras pudieron haber sido más altas, “si no se hubiese incluido en la base local el valor de las importaciones procedentes de las zonas francas, relacionadas con la muestra, utilizando el criterio del país de origen”, concluyeron Adriana Beltrán, Carolina Parra y Pastor Sierra, los investigadores de la Dian que hicieron el estudio.

Sin embargo, el ‘descache’ entre unos números y otros (que no es nuevo y sucede todos los años) da una radiografía del incremento que tuvieron el 2017 los productos que entraron al país sin pagar impuestos, tanto por contrabando abierto como técnico, siendo este último el mayor dolor de cabeza del sector.

En total de las importaciones, el primero está calculado en alrededor de US$1.030 millones FOB, presentando un incremento de 24% frente al 2016, en tanto que el segundo se estimó en US$4.484 millones FOB, y tuvo un alza de 4,76% frente al 2016.

Para Javier Díaz, presidente de Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), “lo que se ve en este informe es que las exportaciones de un país determinado hacia Colombia no coinciden con las importaciones del país, y podrían, en parte, no estar considerando los seguros y fletes”.

(El director del Dane explica el descache del censo). 


Sin embargo, agregó que las distorsiones también dan muestra de que al hacer el cruce de datos, “la Dian encontró una buena proporción de operaciones subfacturadas y hay claramente operaciones que buscan evadir el pago de aranceles y los derechos de importación, ya que ponen precios mucho más bajos a los que realmente tienen, lo que indica que hacen contrabando técnico, que es uno de los mayores problemas que tiene el Colombia”.

ELEVADO COSTO FISCAL 

Las cifras de productos que entran al país mal registrados o sin registrar –y de paso sin pagar impuestos– son de tal magnitud, que incluso su costo fiscal corresponde a una tercera parte de lo que el Gobierno quiere recaudar con la ley de financiamiento.

En los cálculos hechos, la Dian determinó que si esos bienes hubieran entrado al país con todos los papeles en regla, el Estado habría recibido $4,2 billones el año pasado, de los cuales $1,1 billones se dejaron de recaudar por arancel y $3,1 billones por impuesto al valor agregado (IVA).

Si se mira por países, China, Panamá y Estados Unidos tienen una participación de casi el 50%, en tanto que si se detalla por productos, el escalafón lo lideran los capítulos relacionados –en gran parte– con autopartes de vehículos, combustibles minerales y partes de máquinas o aparatos.

Todo lo anterior le genera al país un ‘hueco’ tributario de más de $4 billones, que podría, por ejemplo, cubrir parte del déficit del sector educación, y se convierte en un reto para el Gobierno, como concluyó el presidente de Analdex.

“El informe muestra que se necesita reforzar la capacidad de la Dian para poder controlar ese tipo de casos, y creo que contar con tener sistema informático sigue siendo necesidad vital. Por ejemplo en Chile tienen big data y al llegar las importaciones pueden cruzar los datos al instante, ver qué no se declara bien y rápidamente valorar y reliquidar esos derechos que se dejan de causar”, concluyó Díaz.

‘REGULACIÓN NO SOLUCIONA LOS PROBLEMAS DE LOS USUARIOS’

La Dian expidió hace unos días la regulación aduanera completa, con el fin de darles seguridad jurídica a los involucrados en el comercio nacional e internacional, pero según el presidente de Analdex, Javier Díaz, a este compendio aún le faltan varias cosas.

“Estamos pendientes de poder mirar con la Dian esta regulación, porque creemos que resuelve solo sus problemas, pero no está teniendo en cuenta los líos de los usuarios”. La norma actual se encuentra escalonada y crea un caos en el sector ya que no se detalla qué esta vigente y qué no, y por esto se expidió la compilación de la regulación aduanera del país, sin embargo, para el directivo gremial “todo esto habrá que revisarlo, porque, insisto, no tiene en cuenta el día a día de los usuarios”. 

Siga bajando para encontrar más contenido