Economía

Así fue el comportamiento y cierre del dólar en 2020

Por primera vez en la historia, la divisa llegó a $4.000 y durante el año no volvió a su cotización de enero ($3.250). ¿Qué marcó su tendencia?

Dólar en Colombia

El precio del dólar se negocia este miércoles con tendencia a la baja.

Archivo Portafolio

POR:
Portafolio
diciembre 31 de 2020 - 01:25 p. m.
2020-12-31

En la historia de la humanidad, el 2020 quedará como un año atípico, lleno de récords y primeras veces. El mercado cambiario no es ajeno a esa realidad y cierra un año de alta volatilidad que llevó al dólar a alcanzar los $4.000, precio nunca antes visto, y a ganar $155 respecto a la TRM del 31 de diciembre de 2019, que fue de $3.277. (TRM para hoy es de $3,432). 

(¿Por qué volvió la tendencia alcista del dólar en Colombia?). 

De hecho, enero fue el mes en el que el dólar tuvo su cotización más baja cuando llegó a ubicarse en $3.250. Sin embargo, este nivel se elevó rápidamente y en apenas unos meses conoció los $4.000 pesos. Su piso más estable a lo largo del año fue alrededor de los $3.600.

Según Alexander Ríos Posada, analista económico de Inverxia by estratégica, el 2020 fue uno de los años más volátiles registrados en el mercado colombiano desde el periodo 2014 -2016, cuando la caída de los precios internacionales del petróleo marcó una senda devaluativa en la divisa local.

(Quién gana y quién pierde con el desplome del dólar). 

Esta vez, a modo de retrospectiva, hubo nuevamente choques importantes en los precios del petróleo, pero esta vez fue tan solo un factor secundario para explicar el comportamiento del dólar a lo largo de este 2020.

¿QUÉ PASÓ?

Para enero los factores de incertidumbre comenzaban a crecer a nivel global debido a un virus desconocido que se extendía rápidamente por China, uno de los principales mercados financieros globales y actor determinante en la demanda mundial.

Esto generó los primeros movimientos devaluativos en las monedas emergentes. En los fondos de inversión, inversionistas profesionales y del común con perfil más conservador, comenzaron a retirar su capital de economías con cierto grado de riesgo como la colombiana.

(El peso, divisa más revaluada tras la elección de Biden). 

Sin embargo, no fue sino hasta finales de febrero, cuando la declaratoria de pandemia era inminente, que se registraron los mayores niveles de volatilidad alcista del dólar en el mercado colombiano. Esto explicado por dos motivos principalmente: la salida de capitales buscando refugio en dólares, y el aumento de la incertidumbre en los mercados financieros ante los posibles impactos del virus en las economías.

En las dos primeras semanas de marzo, el dólar en Colombia – y en general los activos financieros a nivel mundial – sufrió fuertes choques de volatilidad, pasando de $3.450 a $4.215 en su cotización en este periodo y alcanzando así su máximo histórico de cotización.

Para este entonces, las cotizaciones de las bolsas a nivel global, especialmente el Colcap, caían estrepitosamente, volviendo a niveles de cotización del 2015 - y 2009 en el peor de los casos- para la BVC.

Por su parte, la cotización de los contratos futuros del petróleo se encaminaba a la baja fuertemente, llegando incluso a registrar cotizaciones negativas, algo histórico para el mercado.

Activos como el oro, los tesoros americanos y en especial el Dólar como moneda, eran demandados con celeridad en detrimento de otros activos de mayor riesgo como las acciones y otros títulos, en especial aquellos denominados en monedas como el peso colombiano, el cual en su momento, llegó a ubicarse entre las cinco monedas más devaluadas del 2020.

Para abril, mayo y junio, la incertidumbre sede terreno, el índice VIX de volatilidad para el mercado norteamericano comienza su retroceso y con ello el apetito por inversiones de riesgo comienza a retornar entre los inversionistas internacionales.

Un factor determinante para este cambio de percepción vino de la mano de los fuertes estímulos económicos a nivel global para la reactivación de las economías, especialmente por parte de la FED y el saliente presidente Donald Trump, quien promulgó un estímulo fiscal semejante al del 2008 para la reactivación de EE.UU.

Para este entonces, el dólar en Colombia comienza su senda bajista desde los empinados $4.200.

Títulos de renta fija públicos, especialmente castigados por la salida de capitales a finales de febrero, recuperan su atractivo y con ello comienza a llegar nuevamente las divisas al mercado colombiano. Los objetivos bajaron paulatinamente la cotización de la divisa a los $3.750 pesos promedio para los siguientes meses.

Solo las noticias de una posible vacuna, los progresivos levantamientos de las cuarentenas, nuevos máximos históricos en la bolsa norteamericana y la lenta, pero bien encaminada recuperación del empleo y la demanda a nivel mundial, reactivaron el apetito por el riesgo en mercados de mayor riesgo como el colombiano.

Finalmente para noviembre, el dólar en Colombia logra una ruptura de los $3.700 pesos y comienza su senda bajista hacia los actuales $3.400, lo que deja para este cierre de año una devaluación acumulada tan solo del 4.84% para el 2020, lo que significa una impresionante recuperación desde una devaluación cercana al 30% en su peor momento.

¿QUÉ NOS ESPERA?

El camino para una recuperación total del impacto de virus aún es largo. La recuperación en la tasa de empleo y consumo tendrá un efecto positivo pero lento en la economía real y ante esto los mercados financieros, especialmente los activos de riesgo como las acciones locales, han comenzado un proceso importante de valorización lo que ha permitido una recuperación del peso colombiano, bajando la cotización del dólar en el mercado local. Sin embargo, la incertidumbre continúa respecto a los efectos de largo plazo de la vacuna y, por supuesto, el riesgo latente de nuevos brotes del virus.

Temas de nuestra economía como una nueva reforma tributaria y pensional, junto con elementos de calificación crediticia y sostenibilidad fiscal, ponen en entredicho la continuación del movimiento bajista del dólar, ante esto un panorama de cotización entre los $3.200 y los $3.500 pesos para este 2021 parece razonable, sin dejar de lado los riesgos inherentes al dólar internacional y un posible sobrecalentamiento del mercado accionario norteamericano.

PRONÓSTICO

Para Inverxia by estratégica, la divisa tiene claro su rango de negociación de corto plazo entre los $3.350 y los $3.500 de mantenerse la tendencia bajista.

De acelerarse la comercialización a nivel global de la vacuna y sus buenos resultados se abre un panorama bajo los $3.300. De reactivarse la incertidumbre, los $3.500 pesos volverán a ser los objetivos alcistas más cercanos para el corto plazo.

PORTAFOLIO.CO

Destacados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido