Ejercen presión en Europa a Glencore para salir de Cerrejón

Industria del carbón busca dejar de extraer la materia prima, pero la compañía se mantiene en que no abandonará sus negocios mientras haya demanda.

Cerrejón

La producción se situaría en unas 26 millones de toneladas en los próximos cinco años.

EFE

POR:
Bloomberg
febrero 18 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-02-18

El argumento económico en contra del carbón en Europa tiene demasiado peso, incluso para Glencore Plc.

(Lea: Colombia podría enviar más carbón a la India)

El mayor exportador de carbón del mundo redujo el valor de su negocio colombiano, que principalmente vende a Europa, en casi US$1.000 millones a medida que se adapta al difícil mercado. También planea suspender la extracción de carbón en el país en los próximos 15 años.

(Lea: ‘Seguiremos usando petróleo y gas natural durante muchos años’)

El anuncio es otro ejemplo de cómo el cambio climático y la disminución de la demanda de carbón en Europa están comenzando a generar giros en la industria energética mundial.

(Lea: Van siete años con el sector minero en desaceleración)

Un exceso de gas natural, junto con un invierno más suave y mayores costes por las emisiones de carbono, han inclinado la economía de la generación de electricidad lejos del carbón y más hacia el uso del gas.

Los inversores están sumando más presión a los impactos del cambio climático, y el año pasado Glencore acordó limitar la producción de carbón. Pero son los aspectos económicos los que están demostrando ser decisivos.

“En el mercado del carbón del Atlántico no veo una gran recuperación”, dijo el responsable de la compañía, Ivan Glasenberg, el martes. “Está claro que la cantidad de carbón que se consume en el Atlántico esta disminuyendo”.

No obstante, Glencore mantiene su compromiso con su negocio de carbón altamente rentable.

Las minas australianas de la multinacional son algunas de las mejores del mundo y alimentan directamente a Asia. Durante la gestión de Glasenberg, la organización ha sido una firme defensora del combustible al decir que es esencial para proporcionar energía asequible y fiable en los países en desarrollo.

El gigante de las materias primas apunta que la demanda seguirá creciendo más años a medida que países como China, Vietnam e India continúan abriendo nuevas centrales eléctricas del commoditie. “El mundo aún necesita carbón”, dijo Glasenberg ayer.

“Seguiremos en el negocio mientras el mundo requiera esta energía de menor precio”.
El colapso de la demanda europea de carbón no es solo un dolor de cabeza para Glencore.

BHP Group, la mayor minera mundial, quiere salir del negocio. Uno de sus activos es Cerrejón, una mina en Colombia que posee junto con Glencore y Anglo American Plc. En el mercado actual, hay pocos compradores naturales.

Anglo también planea salir de la extracción de carbón térmico en los próximos años. La firma podría haber perdido la oportunidad de obtener el mejor precio para su negocio, dijo el responsable Mark Cutifani a principios de este mes.

Por ahora, Glencore no tiene planes de seguir el ejemplo de sus competidores y abandonar el carbón, ni siquiera en las minas colombianas en dificultades.
“Mientras continúen generando un rendimiento, continuaremos agotando esos recursos”, aseguró su director financiero, Steven Kalmin.

CERREJÓN

En el 2019, la compañía exportó 26,3 millones de toneladas de carbón térmico, destinado principalmente a países del Mediterráneo. Este volumen representó 34% de las exportaciones colombianas de carbón y 3% del mercado mundial. Cerrejón cuenta con más de 11.000 personas, entre empleados directos e indirectos.

Recomendados

  • ECONOMIA
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • OPINIÓN
Siga bajando para encontrar más contenido